Buscar

La UpM aprueba hoy sus estatutos y lanza la capitalidad mediterránea de Barcelona

EFE
3/03/2010 - 15:04

Barcelona, 3 mar (EFE).- La Unión por el Mediterráneo (UpM), organismo que agrupa a 43 países de ambas riberas, tiene previsto aprobar hoy sus estatutos, después de un pacto diplomático para repartirse los seis cargos del secretariado de un organismo que institucionaliza la capitalidad mediterránea de Barcelona.

Un ejemplo gráfico del apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y del Gobierno catalán a la sede de la UpM es que mañana, en el acto que pondrá en marcha oficialmente la institución, ubicada en el Palau de Pedralbes, guardias urbanos y agentes de los Mossos d'Esquadra serán los encargados de izar las 43 banderas de los Estados miembros de la UpM, según fuentes de la Generalitat.

En el acto intervendrán el secretario general de la UpM, el jordano Ahmed Jalaf Masade, nombrado por un mandato de tres años el pasado 27 de enero, además del ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, sus homólogos francés, Bernard Kouchner, y egipcio, Ahmed Aboul Gheit, así como el secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa.

También tomará la palabra el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y será el presidente catalán, José Montilla, el encargado de concluir los parlamentos, según ha informado la Generalitat.

La ciudad de Barcelona fue designada sede del secretariado permanente de la Unión por el Mediterráneo en la conferencia que celebraron en noviembre de 2008 en Marsella los ministros de Asuntos Exteriores de los 43 países que integran la organización.

Ha tenido que pasar más de un año para que la UpM sea una realidad e inicie mañana una nueva etapa, sobre todo porque los países que forman parte ya han llegado a un acuerdo para repartirse los seis puestos de los secretarios generales adjuntos, provenientes de Grecia, Italia, Malta, Turquía, Israel y Palestina.

Finalmente, Chipre habría dado su visto bueno a Turquía, asegurándose, según fuentes diplomáticas, que este país no vetaría a su vez a Chipre si, en el futuro, debe de hacerse cargo de una de las seis secretarías adjuntas.

Estos seis diplomáticos serán los encargados de sacar adelante los seis proyectos prioritarios de la UpM, identificados en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en París: la descontaminación del Mediterráneo, las autopistas terrestres y marítimas, la protección civil, las energías alternativas y la elaboración de una Plan Solar Mediterráneo, la creación de la Universidad Euromediterránea y el desarrollo empresarial en la región.

Para que todo arranque bien, el Gobierno español y la Generalitat han cedido el uso de una parte del emblemático Palau de Pedralbes, concretamente 2.470 metros cuadrados para las 60 personas que se prevé que trabajarán allí en el futuro.

En las obras, realizadas por el Ejecutivo catalán, se han tenido en cuenta las medidas de seguridad propias de una delegación diplomática, por lo que se ha instalado un muro perimetral bajo la supervisión de los Mossos d'Esquadra.

Con la idea de recoger el espíritu del Proceso Barcelona, Cataluña y Barcelona quieren convertir la ciudad catalana en la capital mediterránea, un objetivo estratégico que esperan que, entre otras cosas, revierta en la apertura de más legaciones diplomáticas e instituciones euromediterráneas, como ya sucede con las Cámaras de Comercio y la Cruz Roja.

Antes de que mañana se ponga en marcha el organismo, la UpM celebra esta tarde una importante reunión para aprobar inicialmente sus estatutos y ver si también se puede desbloquear su presupuesto, un 50% del cual lo proporciona la UE y el otro 50% es sufragado directamente por los 43 países miembros de la UpM.

Contenido patrocinado

Otras noticias