Buscar

La ONG Cultura y Paz dice que España y la UE son "culpables" y pide la retirada del embajador

EFE
31/05/2010 - 15:08

Madrid, 31 may (EFE).- El presidente de la ONG Cultura, Paz y Solidaridad, Manuel Espinar, ha dicho que el Gobierno y la UE son "culpables" por lo que ha ocurrido hoy en la flota de ayuda humanitaria que se dirigía a Gaza, asaltada por el ejército israelí, y ha pedido la retirada el embajador español en Israel.

Espinar, padre de uno de los cooperantes españoles que iba en la flotilla, ha asegurado que se había pedido protección a España, como presidente de turno de la UE, y a la propia Unión Europea, pero no hubo respuesta, ha asegurado.

El representante de la Delegación palestina en España, Raoul Alimalqui, ha condenado la operación militar, que ha atribuido directamente al ministro de Defensa israelí; ha considerado que Europa no puede seguir consintiendo violaciones de derechos humanos y ha pedido una decisión "fuerte" para que Israel no siga siendo "premiada" en las relaciones internacionales de España y la UE.

"Israel se atreve con los mismos crímenes porque no encuentra respuesta firme de la comunidad internacional", ha apostillado.

En rueda de prensa, Espinar ha asegurado que se dirigió al Ministerio de Asuntos Exteriores español para pedirle una "mediación" de la UE para que un organismo internacional "supervisara" los barcos antes de que zarparan, pues navegarían sin voluntad de ocultar nada.

"Nunca tuvimos respuesta", ha enfatizado. "Cuando los gobiernos y la sociedad internacionales nos abandonan, nosotros tenemos que tomar nuestras responsabilidades", ha señalado.

Ha agregado que ahora vendrá una campaña de intoxicación, de "mentiras", porque la flota no llevaba armas, ni sus pasajeros son fundamentalistas, cuando los "crímenes" son de Israel, "amparados" por Occidente" y sus responsables "no serán sentados ante los tribunales".

A pesar de todo, ha precisado Espinar, él pensaba que la flotilla no iba a ser atacada, pues cómo se iban a atrever si eran barcos civiles de ayuda humanitaria, algunos con bandera de Turquía, un país de la OTAN.

Sobre las víctimas, ha señalado que seguro que entre ellas hay algún europeo, y ha reivindicado las muertes de iraquíes y palestinos en 62 años de "ocupación" y de "crimen organizado" de Israel.

Ha señalado que el contacto con la flotilla se mantenía por internet y teléfonos de satélite hasta el momento de ser asaltada.

Ha relatado que el capitán fue avisado por las autoridades israelíes de que los barcos serían "atacados" si se situaban a menos de 60 millas de la costa, y que la flotilla se mantenía anoche a 90 millas, en aguas internacionales, aunque ya se veían las luces de los buques israelíes.

Las comunicaciones se interrumpieron a las 3.55 horas y el último mensaje de su hijo, Manuel Tapial, recibido por Facebook, decía: "¡Ya vienen, ya entran!"

Ha indicado que los pasajeros serán llevados "detenidos" a un puerto de Israel, donde está preparada "una cárcel" para ellos.

Según Espinar, nos encontramos en la "tercera Guerra Mundial", en la que el sionismo, apoyado por el imperialismo, no para de guerrear, pero esto "no es una guerra de religiones".

También ha lamentado que Occidente no dedique tanta atención a los derechos humanos en Oriente Próximo como en Cuba.

En la flotilla, organizada por una fundación humanitaria turca, viajaban tres españoles: el citado Manuel Tapial y Laura Arau, miembros de la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad, y el periodista David Segarra, del canal venezolano Telesur, que se encuentran bien según el Gobierno español.

Para esta tarde hay convocadas sendas concentraciones delante del Ministerio de Exteriores, en Madrid, y del consulado de Israel en Barcelona, y actos similares en otras ciudades.