Política

3 muertos en nuevos choques entre la policía y los manifestantes en la Cachemira india

Nueva Delhi, 18 sep (EFE).- Al menos tres personas han muerto y otras 19 han resultado heridas, dos de ellas en estado crítico, en los nuevos enfrentamientos entre Policía y manifestantes registrados en las últimas horas en varios puntos de la Cachemira india, informaron hoy fuentes oficiales.

Un joven murió y otros cuatro resultaron heridos por disparos de la Policía cuando salían de una mezquita en el distrito de Baramulla, donde se había levantado temporalmente el toque de queda.

Los lugareños mantienen que no hubo provocación, mientras que las fuerzas de seguridad aseguran que el grupo intentó bloquear una carretera, según recoge la agencia india PTI.

En la localidad de Anantnag, miles de residentes salieron por la mañana a protestar a las calles portando el cadáver de un menor de diez años, que fue recuperado hoy del río Jhelum, y desafiaron así el toque de queda impuesto en la zona seis días atrás, según fuentes oficiales, citadas por PTI.

Las fuerzas de seguridad trataron de dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos, pero cuando la gente empezó a apedrear la casa de un político local e intentó incendiarla, abrieron fuego contra el grupo.

Al menos 15 personas resultaron heridas en el tiroteo, de las que una falleció posteriormente a causa de las heridas, mientras que otras dos se encuentran en estado crítico, según la agencia IANS.

El cuerpo hallado en el río era el de Maroof Ahmad Nath, quien se tiró al agua el pasado lunes para salvarse de la paliza que las fuerzas del orden estaban propinando a varios manifestantes.

Otro joven, Fayaz Ahmed Naiko, quien resultó herido en los disturbios ocurridos ayer en la localidad de Bemina, también falleció hoy en el hospital.

En Cachemira, la única región india de mayoría musulmana, hay desplegados cientos de miles de efectivos del Ejército y otros cuerpos de seguridad, con vistas a proteger la frontera con Pakistán y controlar a la actividad de los insurgentes locales.

Las protestas de civiles, constantes desde junio pasado, tienen como principales motivos la independencia y la retirada de las fuerzas de seguridad indias de Cachemira.

Al menos 97 personas han perdido la vida en los últimos meses, 17 de ellas el pasado lunes, que fue la jornada más violenta desde la escalada de los disturbios en la Cachemira administrada por la India.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, que esta semana se reunió con representantes de todos los partidos para buscar una solución a la crisis, declaró estar dispuesto al diálogo y apeló a la calma.

El Gobierno baraja la posibilidad de modificar una ley que da poderes especiales a las fuerzas de seguridad en Cachemira y otros estados conflictivos, pero por el momento aún no ha tomado ninguna decisión al respecto y tan sólo ha acordado enviar una delegación multipartita a la zona.

Desde Pakistán, el ministro de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, quien en los últimos días ha condenado en reiteradas ocasiones la "violencia" de las fuerzas indias, pidió hoy a Nueva Delhi que "cumpla con sus compromisos internacionales" y "se adhiera a los estándares aceptados de derechos humanos", según un comunicado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin