Buscar

Llamazares considera una "contradicción con la ciencia" la existencia de capillas en la universidad

25/03/2011 - 20:02

"Tenemos asignaturas pendientes en lo que respecta a la separación entre Iglesia y Estado"

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El diputado de IU Gaspar Llamazares ha considerado este viernes que la presencia de capillas en las universidades públicas está "en contradicción con la ciencia" y demuestra que aún quedan "asignaturas pendientes" para la separación entre Iglesia y Estado.

Así se ha pronunciado Llamazares durante un acto laicista convocado por representantes del mundo de la cultura, colectivos feministas y homosexuales y miembros de la comunidad universitaria al hilo de las reacciones a la protesta en la capilla del campus de Somosaguas en la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Para el diputado de IU, los estudiantes que llevaron a cabo lo que se ha calificado como una 'performance' contra las presencia de la Iglesia Católica en la universidad pública han puesto en evidencia lo que, según Llamazares, mucha gente no sabía, "que todavía hay capillas en las universidades en contradicción con la ciencia", así como la existencia de "una derecha ultramontana que considera esta 'performance' poco menos que un sacrilegio".

Además de acusar a la derecha de "criminalizar" a los estudiantes que protagonizaron la protesta, algunos de los cuales irrumpieron en la capilla desnudos de cintura para arriba, ha criticado que el entramado institucional "todavía considera un acto de estas características como un acto sujeto al reproche penal". A su juicio, "en ningún caso" estos hechos deberían tener "reproche penal".

Llamazares ha trasladado su "apoyo" y "solidaridad", al tiempo que se ha comprometido a "seguir avanzando en la aconfesionalidad del Estado" y a que "la libertad de expresión tenga lugar a todos los niveles".

En declaraciones a los periodistas antes de su intervención, Llamazares ha considerado que la existencia de capillas en las universidades y los hospitales públicos demuestra que todavía "tenemos asignaturas pendientes con respecto a la separación entre Iglesia y Estado".

Tras señalar que, a su juicio, ha habido "una reacción totalmente exagerada de los poderes públicos" y que tanto la detención de los responsables como la acusación de la Fiscalía contra estos han sido "a todas luces excesivas", ha admitido que "puede haber reproche ético y reproche estético", pero que "desde luego no puede haber reproche penal". "Una 'performance' que a alguna persona le puede ofender no puede ser objeto de cárcel en una ningún caso en una sociedad democrática", ha agregado.