Política

Zapatero pregunta en Sevilla si van a dejar "que gane la derecha en la tierra de Felipe González"

Sevilla, 16 may (EFE).- El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha avisado hoy en Sevilla de que el PP de Aznar y Rajoy no tendrá límites si llega al poder, ha pedido que no se les recompense por poner zancadillas a España y ha preguntado a los sevillanos: "Vais a dejar que gane la derecha en la tierra de Felipe González".

En Sevilla, una de las plazas más importantes que se juegan los socialistas el 22-M y que podría pasar a manos del PP en las elecciones del domingo, según las encuestas, Zapatero ha apelado enérgicamente al voto progresista como la única forma de "poner el freno y parar a esta derecha tan de derechas".

Una derecha -ha recalcado- que "no ha tenido límites para buscar la caída del Gobierno aunque cayera la economía", que no ha tenido límites para usar el terrorismo en las elecciones y que no tiene límites "para hablar como hablan" de la inmigración.

Si no tienen ningún límite "estando en la oposición como están, imaginad dónde estarán los límites si llegan al poder", ha advertido a los asistentes, unos 3.000, según la organización, a quienes ha recordado que el Gobierno de Aznar "no tuvo ningún límite".

Ha ironizado a este respecto sobre "el gran centrista" que es Aznar y ha juzgado que "después de tanto centrarse, ha dado tantas vueltas que ha perdido el sentido de donde está, buscando el centro".

Tras varios mítines sin aludir el terrorismo, Zapatero ha vuelto a sacar la lucha contra ETA a colación para arremeter contra la utilización electoralista que hace de ella el PP cada vez que hay una campaña.

Incluso ahora, cuando su Gobierno es el que ha conseguido acorralar más a ETA, ha sostenido, detener a más etarras y llevarles a la situación más difícil de su historia, "cerca del final".

Más allá de esta cuestión, ha vuelto a criticar al PP catalán por decir que los inmigrantes traen enfermedades a España que ya estaban erradicadas, y ha asegurado que los socialistas no van a consentir afirmaciones como esa porque es "repugnante".

Al aire libre, en el parque público de Miraflores, remozado con ayudas del Plan E, Zapatero ha acusado al PP de Aznar y Rajoy de "poner zancadillas a España" y de querer a cambio como "recompensa" gobernar en todas las comunidades y ayuntamientos.

Por ello, ha pedido el voto a todos los progresistas para que opten por los candidatos del PSOE "si se sienten de izquierdas" y "si no quieren tener a una derecha que es la derecha más a la derecha de Europa".

Junto al candidato socialista a la Alcaldía, Juan Espadas, y al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, Zapatero ha comenzado avisando a los asistentes de que iba a "hablar claro" sobre el PP y sobre las "zancadillas" que pone para intentar torpedear la recuperación, para ver si así cae el Gobierno y Rajoy llega a la Moncloa.

Así, de forma enérgica y elevando el tono de voz, ha proclamado que "quien puede frenar esa deslealtad es el PSOE el próximo domingo yendo a votar mayoritariamente".

Y tras precisar que no estaba pidiendo el voto para él, ha puesto el acento en que, sin embargo, lo pedía "con más ganas que nunca" y "con todo el ahínco" para los candidatos socialistas porque creen en los servicios públicos, defienden las políticas sociales, escuchan a la gente, hacen que los barrios se dignifiquen y trabajan por aquellos que no tienen de todo.

Frente a ellos, ha situado al PP, que "ahora están completamente henchidos, parece que han crecido", ha ironizado, en alusión a las encuestas que pronostican buenos resultados para el partido de Rajoy.

Del PP también ha criticado su lema, "Centrados en ti", para constatar a continuación que "ni se centraron, ni se centran, ni se centrarán, porque son más de derechas que ninguna derecha europea".

"Nosotros somos los que estamos centrados -ha apostillado-, en el mismo sitio y los que podemos decir alto y claro lo que somos, que somos socialistas".

Aunque ha dicho que no quería hablar de las autonómicas andaluzas, porque "no tocan", sí ha vaticinado a Griñán que va a ganar a Javier Arenas.

Durante su intervención no han faltado guiños a las mujeres, a quienes ha pedido expresamente el voto para seguir avanzando en igualdad, y ha opinado que allí donde hay una fémina "las cosas funcionan mejor".

Una veintena de personas ha protestado en el mitin y ha reclamado viviendas de protección oficial.

A ellos se ha dirigido Zapatero para asegurarles que el PSOE es un partido que admite las críticas, que escucha a la gente y que sabe rectificar, porque cuando se gobierna a veces se cometen errores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin