Política

25M.- Arenas dice tener entre 30 y 35 nombres en su cabeza de posibles miembros de su Gobierno, incluidos independientes

Desgrana las medidas que aprobará en sus seis primeros Consejos de Gobierno y las diez grandes reformas destinadas a crear empleo

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP-A, Javier Arenas, ha confesado este martes tener entre 30 y 35 nombres en su cabeza de personas que podrían formar parte de su futuro gobierno, en el que caso de que se convierta en el próximo presidente de la Junta de Andalucía, tras la celebración de las autonómicas del 25 de marzo, unos nombres entre los que también figuran independientes.

Así se ha pronunciado el líder de los 'populares' andaluces en un coloquio celebrado en el Foro Antares, momentos después de pronunciar una conferencia en la que ha desgranado cuáles serían las grandes reformas que llevaría a cabo un gobierno del PP en Andalucía, todas ellas centradas en un objetivo común: la creación de empleo.

Arenas, que ha sido presentado por la presidenta del Parlamento vasco, Arancha Quiroga, quien ha destacado de su persona la capacidad de trabajo y de diálogo, ha explicado que la condición 'sine qua non' que pondrá a las personas a quienes proponga formar parte de su gobierno, un gobierno reducido con diez u once consejerías, será trabajar "seis días a la semana".

"Tendrán que dedicarse en cuerpo y alma", ha apuntado el líder de los 'populares' andaluces, quien ha insistido en que su gobierno será "el más austero y más reformista" de la historia de Andalucía. Sobre los nombres de sus posibles consejeros, ha bromeado al asegurar que los tiene apuntados en un cuaderno verde y no azul, como el que tenía el expresidente del Gobierno José María Aznar.

El máximo dirigente del PP andaluz, aunque no ha desvelado ninguno de los nombres de sus futuros consejeros, sí que ha desgranado cuáles serían las medidas que se aprobarían en los seis primeros Consejos de Gobierno que presidiera. Según ha apuntado, en el primero se suprimirían el 50 por ciento de los altos cargos; y en el segundo se reduciría la administración periférica.

En el tercero, se suprimiría el Impuesto de Sucesiones y Donaciones; en el cuarto se aprobaría una reforma de la educación; en el quinto, se pondría en marcha un plan de atención individualizada para las mujeres maltradas, y en el sexto, se derogarían los 'decretazos' en relación al sector público, "teniendo ya un proyecto alternativo de reorientación del sector público".

VE "PERFECTAMENTE POSIBLE" UNA MAYORÍA ABSOLUTA

Arenas, que ha asegurado que una mayoría amplia de su partido es "perfectamente posible" en estos momentos, ha querido, no obstante, ser cauto y afirmar que aún no hay nada ganado y que el PSOE-A es un partido "fuerte", pese a que atraviesa unos momentos "complejos", fruto de una importante crisis interna, tras la dimisión del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera.

En el caso de que su partido gobierne en Andalucía en la próxima legislatura, el presidente del PP-A ha dicho que tendrán "mucho cuidado", argumentando que les ha costado mucho lograr un respaldo amplio de la ciudadanía, por lo que no se permitirán "frivolidades ni veleidades". "Aunque tengamos 55 diputados, no me comportaré como un presidente con mayoría absoluta", ha subrayado.

Tras mostrarse convencido de que la velocidad del cambio en Andalucía es mayor que la que hubo a nivel nacional, ha advertido en la presente legislatura de una "desafección" en la ciudadanía respecto al PSOE-A. En su opinión, ello ha tenido mucho que ver con los 30 años de gobiernos socialistas, con la negación de la crisis económica y con la forma de abordarla.

"Si se hubieran hecho bien las cosas en Andalucía, el PP no estaría hoy en condiciones de ganar", ha señalado Arenas, quien también ha subrayado el hecho de que la salida de Andalucía de Manuel Chaves, quien dejó la Presidencia de la Junta para formar parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, marcó "un antes y un después" en la política andaluza.

DIEZ GRANDES REFORMAS

El presidente del PP-A, durante una extensa intervención, dividida en cuatro bloques: empleo; reformas; presupuestos y regeneración democrática; ha anunciado que serán diez las grandes reformas que un "gobierno del cambio" ponga en marcha en Andalucía. Forman parte de este paquete decir la verdad y un gran pacto por el empleo que signifique reformas dialogadas y graduales, y que incluya un calendario de pago a los proveedores.

La reforma de la Administración, de la educación y de la sanidad, un pacto por la Justicia y un acuerdo sobre la reordenación del territorio en Andalucía son otras de las reformas que llevaría a cabo un gobierno del PP, quien también podría en marcha una reforma fiscal, un nuevo modelo de financiación autonómica y la modificación del Reglamento de la Cámara para que una mayoría absoluta no pueda vetar la celebración de comisiones de investigación.

La última de las reformas que plantearán los 'populares' será en materia de regeneración democrática. En este sentido, se propondrá una ley de limitación de mandatos para el presidente de la Junta, en ocho años, y se garantizará también por ley que las elecciones andaluzas se celebren de manera separada a otros comicios.

Arenas ha lamentado que Andalucía se encuentre en la etapa de "mayor desigualdad social" de la historia de la democracia, tras pasar en los últimos cuatro años de una tasa de paro del 15 por ciento al 31 y de tener 135.000 familias sin ingresos a 400.000. A su juicio, lo que más daño a hecho a la comunidad ha sido la negación, que ha conducido al inmovilismo.

En materia presupuestaria, ha considerado que las cuentas públicas no pueden ser "papel mojado" y sufrir "más de mil modificaciones" desde que se aprueban en la Cámara andaluza. Según ha apuntado, en los últimos cuatro años, se han disminuido en 7.800 millones los capítulos de inversiones y aumentado los de gasto corriente en más de 3.800 millones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin