Política

El Bicing tendrá diferentes abonos en función del número de viajes

Barcelona, 20 mar (EFE).- El servicio de alquiler público de bicicletas de Barcelona, Bicing, tendrá el próximo año diversas modalidades de abonos temporales con una tarificación diferente en función del numero de viajes que hagan los usuarios.

La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens, ha explicado que el nuevo sistema de abono al Bicing permitirá pagar por trimestres y lo ha comparado con las tarifas de Internet.

Así, como sucede con los contratos de Internet, en el servicio de Bicing se podrán contratar un número determinado de viajes y los que superen la cifra contratada se pagarán a parte.

La teniente de alcalde ha explicado que el estudio de tarificación por usos del Bicing apunta que es "más equitativo y justo" que el coste del servicio se soporte con un sistema en que se pague según el uso, ya que un mayo uso supone un mayor coste.

Aún así, Recasens ha descartado tanto que haya un billete individual como que se suprima el actual abono anual, por el que los usuarios del Bicing pagan este año una "tarifa plana" de 45 euros, precio que ha asegurado que no bajará.

Sònia Recasens ha hecho este anuncio en una comparecencia para ofrecer un balance del servicio municipal del Bicing, que cumple su quinto aniversario, y en la que también ha explicado algunos detalles sobre la incorporación de publicidad al servicio a través del patrocinio, prevista para este mismo año.

La teniente de alcalde ha eludido revelar quien puede ser el patrocinador comercial del Bicing y qué porcentaje del coste del servicio supondrá la aportación de esta marca y ha explicado que junto a ella el Bicing ofrecerá espacio gratis para promocionarse a instituciones y entidades sociales.

En la plaza Sant Miquel de Barcelona, la teniente de alcalde ha mostrado a los medios donde se colocará la publicidad en las bicicletas y en las estaciones y las mejoras en el sistema de frenos, guardabarros y neumáticos que se están incorporado a los vehículos.

También ha explicado que se pintará el suelo de las estaciones del color corporativo del patrocinador, que tampoco ha querido revelar.

Del balance de cinco años de funcionamiento, la teniente de alcalde ha destacado las cifras que indican que el servicio está "consolidado": 6.000 bicicletas, 420 estaciones, 122.281 abonados y casi 15 millones de usos anuales, con una cifra récord de 47.200 usos diarios este invierno.

Recasens ha insistido en que, a pesar de esta consolidación, es necesario un punto de inflexión en el modelo porque el coste continua siendo insostenible y el incremento del uso "no se acompaña en la incidencia del coste".

En 2011, el coste del sistema fue de 15,4 millones de euros, con un déficit de 12 millones para el Ayuntamiento de Barcelona, ya que los ingresos de los abonados fueron 3,5 millones.

Esto significa que el ayuntamiento paga el 77 % de este transporte público, cuando el objetivo es que la administración aporte el 50 %, como ocurre en el resto de sistemas de transporte.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin