Política

Puig cambia la prioridad de los Mossos: la guerrilla urbana "con instinto criminal", objetivo número 1

El consejero de Interior de la Generalitat catalana, Felip Puig, advierte de que la guerrilla urbana que actúa "con instinto criminal" para socavar el sistema democrático pasa a ser la prioridad del sistema de seguridad de Cataluña y que impulsará medidas legales, judiciales y policiales para cortar de raíz el fenómeno.

En una rueda de prensa junto al director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha anunciado este viernes la creación de un grupo de trabajo para encontrar soluciones y impulsar medidas legales y judiciales que ayuden a neutralizar la actuación de grupos violentos que cada vez están más equipados y mejor organizados, y que han dado un salto cualitativo con los disturbios durante la huelga.

Ha indicado que estos grupos criminales "son más y son más violentos, y están más decididos a intentar socavar las raíces de nuestro estado democrático", además de que actúan con otras personas que se añaden a los disturbios de manera lúdica.

Puig ha subrayado que la violencia desplegada durante la jornada de "huelga salvaje" es la más radical vivida en Cataluña en los últimos años, y ha pedido una respuesta de toda la sociedad, por parte de todas las instituciones.

A su juicio, los vándalos quisieron convertir Barcelona en "la rosa del fuego", llegando a quemar 300 contenedores, además de que ha indicado que también hubo incidentes en Vic, Mataró, Terrassa, Sabadell (Barcelona), Reus, Tarragona y Girona.

La violencia "eclosiona con dureza"

A su entender, se trata de un fenómeno que no es una anécdota, sino de un problema que hasta ahora estaba más latente y que en esta huelga "eclosionó con dureza".

El consejero ha insistido en que este problema ahora está intentando "cronificarse en el escenario político e institucional dando una mala imagen del país".

Según Puig, lo ocurrido durante la jornada de huelga es que bajo la dirección de los 300 vándalos identificados de siempre, 1.000 ó 2.000 ciudadanos "se han apuntado al lado de la ilegalidad y la violencia urbana" amparándose a una manifestación multitudinaria.

Ha advertido de que tras los graves disturbios, ante una cifra de 80 atendidos por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), ya no vale excusarse en el "yo solo pasaba por aquí" porque cuando hay violencia contra la policía no se puede participar ni ampararla.

Ha insistido en que ante los graves incidentes la policía tenía que ser "muy contundente" porque si no las consecuencias hubieran podido ser mucho peores.

Mejores estrategias

Puig ha asegurado que trabajarán en mejorar las estrategias porque no quieren que Barcelona y Cataluña sea "teatro preferente" para estos grupos, que actúan con cierta impunidad, después de que por primera vez los Mossos utilizaran gases lacrimógenos para dispersar.

Preguntado sobre si la policía se vio desbordada por los acontecimientos, Puig les ha defendido, ha calificado el dispositivo de "satisfactorio", aunque ha admitido que el cuerpo necesita de más mossos, recordando que en junio saldrán 600 agentes de la escuela aunque todavía está paralizada una eventual convocatoria para este año.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin