Buscar

Incertidumbre en la Unión Europea por las elecciones griegas del domingo

EFE
13/06/2012 - 14:46

Redacción internacional, 13 jun (EFE).- Las elecciones griegas del próximo domingo y la influencia que tendrá su resultado en el futuro del euro siguen creando incertidumbre en los Estados miembros de la Unión Europea (UE).

La Comisión Europea volvió a negar hoy los rumores de que se esté preparando un supuesto plan para la salida de Grecia de la eurozona y reafirmó su deseo de que el país continúe con el euro.

Ante el pleno del Parlamento Europeo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recalcó hoy que quiere que Grecia siga siendo parte de la zona del euro, siempre y cuando cumpla los compromisos contraídos con sus socios europeos.

Si Grecia cumplirá o no, o si querrá o no renegociar el memorándum de austeridad y plantear un nuevo plan de crecimiento, constituyen parte de la incertidumbre electoral.

"Grecia debe quedarse en la zona del euro, asumiendo que respeta sus compromisos", señaló Durao Barroso en el debate que celebró hoy el Parlamento Europeo sobre la cumbre de los días 28 y 29 de junio.

Pero en Atenas, el líder de la conservadora Nueva Democracia (ND) griega, Andonis Samarás, manifestó hoy que si gana las elecciones su intención es modificar el acuerdo de austeridad con la Unión Europea y aprovechar el ambiente creado con la ayuda a la banca española.

"Queremos cambiar el memorándum para crear puestos de trabajo, sin salir de la eurozona", manifestó Samarás en una rueda de prensa en Atenas.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, cree que las elecciones en Grecia, independientemente de su resultado, no traerán grandes cambios puesto que la situación del país seguirá siendo la misma y la dureza de las reformas seguirá presente.

"Los griegos tienen la libertad de votar lo que quieran. La situación real del país, marcada por décadas de política económica equivocada, no cambiara con el resultado. Tendrán que tomar medidas duras", dijo Schäuble a la revista "Stern".

"Me dan pena el ciudadano griego pero no le puedo ahorrar nada", dice Schäuble, "y no es fácil recortar el salario mínimo en Grecia cuando se piensa en los muchos propietarios de yates. Pero el salario mínimo griego (...) tiene que bajar si el país quiere volver a ser competitivo".

El ministro británico de Economía, George Osborne, cree que los alemanes sólo estarían dispuestos a rescatar a otras economías de la eurozona si Grecia saliera del euro, según unas declaraciones del ministro que recoge hoy el diario "Financial Times" (FT).

"Al final no sé si Grecia necesita abandonar el euro a fin de que la eurozona haga las cosas necesarias para que sobreviva su moneda", dijo Osborne anoche en un acto económico.

"No sé si el Gobierno alemán requiere la salida de Grecia para explicar a su población por qué necesitan hacer ciertas cosas como la unión bancaria, los eurobonos y cosas en común", agregó.

Un 69 por ciento de los alemanes es partidario de que Grecia deje la zona euro, frente a un 17 % que considera debe permanecer con la moneda única, según una encuesta difundida hoy por el instituto demoscópico YouGov.

La encuesta refleja asimismo un pesimismo bastante generalizado en lo que respecta al futuro de la unión monetaria, ya que uno de cada cinco alemanes cree que el euro no sobrevivirá a la próxima década.

Los partidos políticos españoles esperan con expectación las elecciones griegas, conscientes de que su resultado es relevante para la estabilidad del euro, por lo que todos coinciden en que, gane quien gane en las urnas el próximo domingo, tiene que mostrar un claro compromiso con la moneda única.

Los portavoces consultados por Efe esperan que se pueda formar un gobierno estable y que no haya injerencias externas sobre el proceso electoral en estos días, y la mayoría desliga la ayuda a la banca española decidida por el Eurogrupo de lo que pase el domingo en Grecia.

El impacto de la crisis griega ya tiene un fuerte impacto en Chipre, uno de los países de la zona euro más vinculado política y económicamente con Grecia.

La agencia de calificación Moody's ha rebajado la nota de solvencia de dos bancos chipriotas y ha colocado en perspectiva negativa a la segunda mayor entidad financiera del país, que se perfila como el próximo socio europeo en recurrir a un rescate financiero de la banca.