Buscar

Cañete sugiere que el conflicto de Gibraltar dista de una cuestión pesquera

Europa Press
5/07/2012 - 14:00
El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. Imagen: EFE

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado hoy que el conflicto de los pescadores de la bahía de Algeciras (Cádiz) con Gibraltar no se debe a cuestiones medioambientales ni de intereses pesqueros sino que "son otras las razones" de los "acosos". Con todo, esta cuestión es vista con distancia por los españoles; seis de cada diez ciudadanos consideran el problema del Peñón lejos del interés político internacional.

Ha señalado que "no tiene ningún sentido" que entre dos países miembros de la Unión Europea haya "elementos de roce o conflicto sin ningún fundamento" ya que los pescadores españoles tienen derecho a faenar en unas aguas que "nunca se cedieron al Reino Unido".

"El tratado de Utrecht sólo cedió el Peñón de Gibraltar y el acceso al puerto, no hablaba para nada de aguas", por lo que los pescadores están "ejerciendo el derecho a faenar en aguas que son españolas", ha añadido.

Recuerda que no tienen flota

El ministro ha manifestado que es un conflicto "que no se entiende" porque Gibraltar no tiene flota pesquera profesional que entre en conflicto con la flota artesanal de la bahía de Algeciras, por lo que ha reiterado que "no hay un conflicto pesquero y tampoco hay un problema medioambiental, ya que estamos utilizando artes de pesca permitidas por la Unión Europea".

En este sentido, ha dicho que son pequeñas embarcaciones que ejercen "la pesca responsable" y ha afirmado que tendrán "toda la protección" de los medios a disposición del Estado "para que desarrollen su actividad con normalidad".

Comentarios 1

#1
06-07-2012 / 10:06
OF-4
Puntuación 0

Resulta absurdo que el gobierno afirme que defenderá a los pescadores que deseen faenar en las aguas que pertenecen a España y que, a su vez, inste a la resolución del conflicto entre las parte afectadas, pues esto último es admitir la soberanía gibraltareña sobre las aguas de la controversia. Estos sinsentidos suceden cuando asuntos de estado se ponen en manos de sujetos sin cualificación. Insto al gobierno a pedir asesoramiento a quienes dedican su vida a la defensa nacional en vez de hacer este ridículo espantoso, que dejará indiferente a quienes sólo reconocen como suyo su ombligo y el espejo en el que éste se refleja, pero hace hervir la sangre a quienes nos tomamos la defensa de la nación muy en serio.