Política

AMPL.-Chivatazo.- Ruz procesa a Pamiés y Ballesteros por colaboración con banda armada y deja fuera a García Hidalgo

Afirma que el exjefe de Información ordenó contactar Elosúa con el fin de "frustar" el operativo contra el aparato de extorsión

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha procesado por los delitos de colaboración terrorista y revelación de secretos al exjefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamies y el exjefe de la Brigada de Información de Álava José María Ballesteros en relación con el supuesto chivatazo a ETA en el bar Faisán de Irún. Afirma que no ha lugar al procesamiento del exdirector general de la Policía, Victor García Hidalgo.

La decisión se produce dos días después de que la Fiscalía señalara que apreciaba la existencia de indicios contra Pamiés y Ballesteros y que no existían para García Hidalgo. Ruz procesa a los dos primeros, por lo que exdirector de policía queda fuera del caso.

En relación con García Hidalgo, y en consonancia con lo dicho con e fiscal, el juez señala que de las nuevas diligencias practicadas en esta causa no se desprende ningún indicio "concreto, específico y adicional" a los ya valorados adicionalmente por la Sala antes de ordenar a Ruz que insistiera en sus averiguaciones.

Añade que la instrucción no permite "alcanzar un etándar o canon mínimo de objetividad, razonabilidad y suficiencia indiciaria", respecto al exdirector de la Policía, "lo que determina que no haya lugar a decretar su procesamiento.

RELATO DE LOS HECHOS

En el capítulo de antecedentes, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 realiza una detallada exposición de los hechos indicando la horas concretas y la ubicación de los imputados según las llamadas telefónicas efectuadas

Así, explica como Pamiés tuvo conocimiento por diversas vías de los últimos avances de la investigación del aparato de extorsión de ETA en la tarde noche del 3 de mayo de 2006.

Además, Pamiés fue informado esa misma noche por el jefe provincial de San Sebastián de la necesidad de utilizar agentes de intervención policial al día siguiente en la zona del Faisán, con el fin de evitar que el dueño del bar, Joseba Elosúa, viajara a Francia para recibir una remesa de dinero procedentes de la extorsión.

Cuando conoce todos los datos, Pamiés se pone en contacto con el entonces miembro de la Brigada de Información de Vitoria destinado a la investigación del terrorismo islámico José María Ballesteros, a quien pide que el día siguiente que se desplace a Irún para permitir "presuntamente" el contacto con Elosúa "y poder trasladarle la información sobre el operativo policial en marcha, con la intención de frustrar el mismo".

Con anterioridad, Pamiés había llamado al superior de Ballesteros, "presuntamente para informalre de que el jefe superior le iba a llamar", aunque no logró contacta con él por encontrarse de vacaiones. No fue hasta pasada la medianoche cuando contactó con Ballesteros.

Después, el subordinado contactó con otros compañeros de Brigada para comunicarles que al día siguiente, 4 de mayo, estaría ausente por una misión que le había sido encomendada.

RETARDO DE 3 MINUTOS EN GRABACIÓN

Al día siguiente, intentó contactar con Elosúa en su domicilio, y al no lograrlo se dirigió al bar, al que entró a las 11:17 horas, según la cámara de videovigilancia situada en el bar por el operativo policial que investigaba a los colaboradores de ETA. El auto reconoce un retardo de tres minutos en la grabación respecto de la hora real.

Una vez dentro, Ballesteros pregunta por el tabernero y a las 11.23 le pasa el teléfono desde el que presuntamente Pamiés dio el chivatazo, una conversación que duró exactamente 8 minutos y 11 segundos. Mientras tanto, el policía esperó en la barra tomándose un café.

Durante esos ocho minutos, Pamiés le dice a Elosúa que tiene conocimiento de una comida que él mantuvo el día anterior con otros miembros del aparato de extorsión, concretamente Ramón Sagarzazu y Gorka Aguirre, le refiere el carácter confidencial de esta llamada, que su teléfono estaba intervenido y le proporciona información sobre otras personas investigadas.

Tras realizar este relato, el juez concluye que hay "motivos bastantes para afirmar con fundamento" que existen indicios de criminalidad contra Pamiés y Ballesteros.

Entre los indicios, Ruz ha tenido en cuenta los datos técnicos aportados por la radiobaliza instalada en el Ford Focus de Elosúa, las imágenes del sistema de videovigilancia en la entrada principal del "Faisán", las declaraciones del propio Elosúa y de otros testigos del caso y el tráfico total de llamadas a las líneas telefóicas móviles que se encontraban activas y situadas bajo cobertura de los repetidores que daban servicio a la zona.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin