Política

Huelga general 14-N: un menor herido tras la carga policial de Tarragona

El menor herido. Imagen: DRYTARRAGONA

Un menor ha resultado herido y tres jóvenes han sido imputados por los Mossos después de que agentes de la policía catalana cargaran este mediodía contra un piquete de unas 200 personas que pretendía que cerrara El Corte Inglés. | Dos policías infiltrados, según CCOO

El establecimiento ha cerrado sus puertas, con el personal y los clientes dentro, durante un cuarto de hora, y ha reabierto luego, pero mientras tanto los agentes antidisturbios de los Mossos han cargado contra los concentrados, en su mayoría jóvenes encapuchados que habían cruzado contenedores por el camino.

Al empezar la carga contra los jóvenes, se ha organizado una batalla campal en la zona con el lanzamiento de planchas metálicas y vidrios. Los Mossos d'Esquadra han confirmado que los enfrentamientos se han saldado con, al menos, tres imputados -dos chicas y un chico-, mientras que un menor también ha resultado herido durante la carga policial.

La CUP ha convocado una rueda de prensa esta tarde en la Plaça de la Font para denunciar estas cargas policiales y la imputación de estos tres jóvenes, que han quedado en libertad e imputados por un presunto delito de daños.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

a la mierd.
A Favor
En Contra

Catalans ja soc aqui i aqui us deixo la policia que us mereixeus. Perdón soy charnego

Puntuación 0
#1
bb+
A Favor
En Contra

Piquet "informatiu",llení§ant objectes i demes.. Que hi feia un menor davant els antiavalots????

Puntuación 1
#2
Cotilleja Sinremedio
A Favor
En Contra

Aún respetando el derecho de los comerciantes que no desearan cerrar su local ante la coacción de los piquetes, es evidente que los descuentos que, mayoritariamente y en amplios sectores se producían por asistir a la huelga, a diferencia PARA MAYOR INDECENCIA de la deferencia mostrada para con políticos que, pese a acudir, no vieron mermadas sus retribuciones, han frenado la afluencia ciudadana, incluso pasando por alto que CC.OO y UGT son parte, como "aprovechados", de las innecesarias subvenciones que perciben de los Gobiernos que hemos tenido (y tenemos).

Independientemente, brutal y desmesurada, como suele suceder en estos actos, ha sido la posterior actuación policial el 14-N. Desde el momento en que portan armas, lo que les da clara ventaja ante manifestantes indefensos, según se ve en los vídeos y optan por apalear ciegos de cólera a diestro y siniestro a todo quisque, los antidisturbios NO son dignos de ocupar el puesto para el que ingresaron, como es velar por el orden pero sin estimular la violencia de la que han hecho su modus operandi, creando un círculo vicioso que se retroalimenta entre ambas partes.



La primera lección que debe aprender este colectivo (y el mando que los dirige) es "psicológica" para saber reaccionar con "aplomo" y sin inmutarse ante insultos de manifestantes que, con toda lógica, protestan ante las medidas del Gobierno, y en sus actuaciones NO ensañarse como autómatas, incluso con personas indefensas. Por otro lado, habría que cuestionar, antes de condenar a la ligera, si los manifestantes que portan palos u otros artilugios los llevan en prevención, precisamente, de los ataques brutales policiales ya demostrados. Nunca se sabe con certeza quiénes comienzan las batallas campales que se producen en estas manifestaciones dados los casos de policías infiltrados entre la multitud para provocar, cuando no haciéndose pasar por dos piquetes de CC.OO, pero es obvio que los antidisturbios, por el número excesivo que lo compone y ante las armas que portan, juegan con ventaja y con actitud nada profesional, aporreando hasta la depravación, como digo, a personas indefensas cuando no ocasionándoles lesiones que por su gravedad pueden incurrir en delito punible ante la Justicia.

Además, los antidisturbios deben, OBLIGATORIAMENTE, lucir en lugar visible la placa identificativa. Por cierto, yo no he visto a ningún policía herido, como han dicho, (los cuales van con casco y debidamente protegidos) pero sí he visto, como todos, apalear a una chica innecesariamente, así como a una señora, cuyas lesiones le producirán pérdida de visión de un ojo y a un menor con la mejilla ensangrentada.



Lamentablemente y sin justificar la actitud de los manifestantes radicales, si es que fueron ellos realmente los promotores de las algaradas callejeras, incendiando contenedores, los comportamientos de antidisturbios dejan mucho que desear, (como el hecho de hacerse pasar por dos piquetes) poniéndoles en la picota. Viene a colación que la Policía tenía controlado al grupo de manifestantes radicales que se dirigía a la manifa y, pese a ello, les permitieron, incomprensiblemente, su trayecto, lo que muestra clara ineptitud del mandatario policial que, bien por acción u omisión, dio lugar a la batalla campal que se produjo. Y dicho individuo mandatario, cualesquiera que fuere el caso, merece EL CESE fulminante. Además, mala cosa es, por ajustarse quizás a la realidad que, extendiéndose como la pólvora, cada vez haya más ciudadanos honrados -y muchísimos, ampliamente cualificados- que ante los hechos constatados en los medios, empiezan a tildar a los antidisturbios de "terroristas de Estado" por su más que dudoso comportamiento. Pues es lo que nos faltaba en esta indecente partitocracia a la que estamos sometidos. El sentido común induce a sentir que esto tiene que estallar por alguna parte.

Puntuación 0
#3