Buscar

Asociación de la Memoria Histórica pide a Rajoy que las víctimas del franquismo dejen de pagar la tumba del dictador

20/11/2012 - 14:34

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha enviado una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para solicitarle que las víctimas de la dictadura franquista dejen de pagar con sus impuestos la tumba de Francisco Franco, ubicada en el Valle de los Caídos.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

En el día en que se cumplen 37 años de la muerte de Franco y diez desde que la Comisión Constitucional del Congreso condenara por primera vez la dictadura, recomendando a las instituciones atender las reclamaciones de las víctimas del franquismo, la Asociación reclama a Rajoy que "aplique y haga aplicar la legislación humanitaria que dicta los derechos de las víctimas de la dictadura".

En este sentido, recuerda que "la legislación internacional humanitaria define las numerosas obligaciones que tienen los Estados de Derecho de proteger y reparar a las víctimas de graves violaciones de Derechos Humanos". Además, subraya que en sus estatutos el PP se solidariza con las "víctimas de la violencia de cualquier signo".

COMPARACIÓN CON OTROS PAÍSES

La Asociación considera un "maltrato" hacia las víctimas del franquismo el hecho de que estén "obligadas por el Estado a pagar con sus impuestos la tumba del dictador que tanto daño les causó". "Hablamos además de miles de familias que tienen a sus abuelos, tíos o hermanos en fosas comunes, sin que el Estado haya reparado ese daño", añade.

Así, explica que "en países como Portugal o Italia las tumbas de sus dictadores son responsabilidad familiar y no son tratadas como un bien público", si bien lamenta que en España la tumba de Franco "forma parte del patrimonio del Estado y se mantiene con fondos públicos, a los que contribuyen los familiares de los 113.000 desaparecidos como consecuencia de la represión".

La Asociación también aprovecha la carta para exigir al presidente que el Estado "se haga cargo de las búsqueda de los desaparecidos" durante la dictadura porque, a su juicio, la existencia de fosas comunes es "una realidad que debería avergonzar a cualquier democracia y, en especial, a quien tiene la posibilidad real de resolver ese problema".