Buscar

El Ayuntamiento no avisó al Samur de que se iba a realizar la fiesta del Madrid Arena

Europa Press
13:08 - 29/11/2012 | 17:30 - 29/11/12

El director general de Emergencias y Protección Civil, Alfonso del Álamo, sostiene que nadie avisó al Samur ni a los bomberos de que se iba a celebrar la fiesta del Madrid Arena en la que murieron cinco jóvenes. Según el testimonio de Del Álamo, su Dirección General no recibió aviso ni de los promotores de la fiesta -Diviertt-, ni del ayuntamiento capitalino, ni de la entidad responsable del recinto -la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec). En consecuencia, no se pudo preparar con antelación ningún dispositivo sanitario preventivo, como sí se había hecho en eventos anteriores celebrados en ese pabellón.

Pocos minutos después, el portavoz del PP en esta comisión de investigación, Enrique Núñez, salía al paso de las acusaciones al afirmar que la Coordinación de Actos Públicos del Consistorio, dependiente del vicealcalde Miguel Ángel Villanueva, sí recibió la noticia por parte de Madridec y sí dio traslado de la información al Área de Seguridad.

La declaración de la concejala delegada de este ramo, Fátima Núñez, prevista para esta tarde pero suspendida tras la muerte de la quinta víctima, puede resultar clave para esclarecer los hechos. Núñez, que depende del delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, Antonio de Guindos, tendrá que explicar en su momento por qué el Samur (cuya central se encuentra a pocos metros del pabellón municipal) no fue alertado con tiempo del evento, "privado y con sanidad privada". Según la versión de Fátima Núñez, la Policía Municipal sí fue notificada, por lo que extraña más la denuncia de Del Álamo.

Por el momento, su lugarteniente ha asegurado que el Samur se entero de la fiesta horas antes de su celebración, y sólo porque recibió un correo electrónico rutinario de la Policía Municipal. El evento era de carácter privado, aunque la experiencia dicta que eso no hubiera supuesto la negación de servicio, como ya ocurrió con el Máster de Tenis de Madrid.

En esta tesitura, en el Palacio de Correos, sede de la corporación de Ana Botella, han surgido dos bandos. Por un lado, los partidarios de la versión de Del Álamo (y presumiblemente de Núñez y de De Guindos, que a su vez es hermano del ministro de Economía y Competitividad) y, en el otro frente, los que defienden que Actos Públicos (un organismo cuya máxima responsabilidad es de Villanueva) obró bien, como el portavoz del PP en esta comisión.

Mientras tanto, algunos medios ya han tomado partido. El País, sin ir más lejos, "según el propio Gobierno municipal, que guarda prueba documental de ello, el área de Seguridad sí tuvo noticia, luego fue responsabilidad suya no movilizar al Samur a tiempo". El rotativo de Prisa, incluso, recuerda que las familias de las víctimas pidieron la imputación de De Guindos aunque "el fiscal que lleva la causa lo considera 'prematuro'".

Sin "sistema preventivo" posible

De todas formas, el responsable de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid ha reconocido, médico de profesión y que ocupa ese cargo desde 2003, a preguntas del grupo popular que un dispositivo preventivo como el que han reclamado PSOE y UPyD en la comisión no hubiera evitado la tragedia porque "no hay sistema preventivo que pueda soportar el triple del aforo que previamente se ha comunicado".

De hecho, la Policía Nacional está analizando, tras el recuento finalizado ayer de las entradas de la fiesta mortal de Halloween en el recinto Madrid Arena, si hubo tickets repetidos, es decir, si se vendieron dos o más entradas con la misma numeración.

Además, ha criticado que el equipo médico encabezado por Simón Viñals paró demasiado pronto las labores de reanimación en varias de las víctimas mortales del Madrid Arena y ha explicado que ellos están, por protocolo, un mínimo de 30 minutos con la reanimación avanzada.  

En concreto, Del Álamo explicó en la segunda sesión de la comisión municipal de investigación que efectivos del Samur encontraron en la sala botiquín del Madrid Arena al equipo médico contratado por la organización sin aplicar técnicas de reanimación avanzada a tres de las víctimas de la trágica fiesta de Halloween, cuando el servicio municipal de emergencias las lleva a cabo durante "un mínimo de 30 minutos antes de declarar a la víctima no viable".

El médico Simón Viñals, encargado del dispositivo sanitario de la fiesta y contratado por el organizador, Diviertt, detalló en la primera sesión que recuperar a las tres jóvenes que llevaron a la enfermería fue imposible dado que "a los 8 minutos de una parada cardiorrespitaroria la posibilidad de recuperación es cero". "La recuperación era igual a la que se puede hacer a un cadáver que lleva 24 horas en un tanarorio", llegó a afirmar.

Comentarios 1

#1
30-11-2012 / 13:08
Puntuación 0

¡Que vergüenza! Y que desastre más grande que ha permitido la muerte de 5 jovenes que sólo iban a escuchar música. ¡Todo por el cochino dinero!