Política

Rivero acusa al Estado trato colonial y de esquilmar los recursos de Canarias

Arrecife (Lanzarote), 29 abr (EFE).- El presidente de Canarias, Paulino Rivero (CC), ha acusado hoy al Gobierno central de estar tratando al archipiélago "como a una colonia" en el conflicto de las prospecciones petrolíferas, al pretender "esquilmar sus recursos naturales" contra el deseo de su sociedad y de sus instituciones.

El presidente de la comunidad autónoma ha defendido esta noche en Lanzarote que "Canarias tiene que decir basta ya" en el trato que está recibiendo por parte de la Administración del Estado, a la que ha reprochado que "no está siendo sensible con un territorio alejado y con una posición geográfica en el continente africano".

Rivero ha comparecido en rueda de prensa en Arrecife acompañado por el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés (CC), y el consejero de Cultura de Fuerteventura, Juan Jiménez (PSOE), para exigir al Gobierno de España la suspensión inmediata de los permisos que ha concedido a Repsol para iniciar el estudio de los fondos marinos en seis de las nueve áreas que está interesada en sondear.

El Gobierno de Canarias y los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura han emprendido en las últimos meses una batalla judicial con el propósito de bloquear los permisos concedidos por el Consejo de Ministros a un consorcio liderado por Repsol para buscar petróleo en aguas del Atlántico cercanas a ambas islas.

Las autorizaciones siguen su trámite pendientes de obtener el visto bueno ambiental, en un expediente que incluye el estudio que la compañía puede ahora acometer para conocer las condiciones del agua y de los sedimentos del lecho marino en esa zona.

Tanto Rivero como San Ginés han anunciado que el Gobierno canario y el Cabildo lanzaroteño recurrirán esos permisos ante los tribunales, como ya hicieron en su momento con el decreto que autorizaba las prospecciones, en un litigio aún pendiente de fallo.

El presidente canario ha recordado que el Gobierno de la comunidad autónoma, su Parlamento, los cabildos de Fuerteventura y Lanzarote y los ayuntamientos ambas islas se han posicionado de forma unánime en contra de los sondeos petrolíferos, por entender que ponen en riesgo el patrimonio natural del archipiélago y su principal industria y fuente de empleo, el turismo.

Rivero ha subrayado que, con esos antecedentes, no comprende que el Gobierno central actúe tan "a la ligera" en este asunto.

"Estamos hablando del Gobierno de un país descentralizado, que ve como sale a la calle la gente para manifestar su rechazo a las prospecciones y sigue adelante. No lo entiendo", ha señalado el presidente, quien se pregunta si lo que busca el Ejecutivo central con su proceder es "que se produzca una fractura con Canarias".

Rivero ha insistido por ello en que "Canarias tiene que decir basta ya" ante el trato que está recibiendo del Gobierno central y ha recordado que la comunidad autónoma apuesta por potenciar las energías renovables y reducir sus emisiones de dióxido de carbono.

También ha advertido de que la economía canaria se basa en el desarrollo de una actividad turística que está asentada en la naturaleza. "Eso es lo que nos permite desarrollar una actividad económica y es lo que tenemos que apoyar y defender", ha añadido.

El presidente canario y los representantes de los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura han coincidido en señalar la importancia de mantener vivo y activo "el eje social" de esta reivindicación frente "a las campañas de desinformación" que, a su juicio, está llevando a cabo la compañía Repsol.

Paulino Rivero ha denunciado que el petróleo "no es ni será nunca" una riqueza para Canarias, "como algunos intentan vender, sino para los accionistas de Repsol", y se ha preguntado "de qué serviría" a las islas que les den "todo el dinero del mundo" si con ello "hipotecan su futuro".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin