Política

Consejo de Derechos Humanos condena apoyo de la milicia extranjera al régimen sirio

Ginebra, 29 may (EFE).- El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó hoy el apoyo de combatientes extranjeros (en alusión a Hizbulá) en la operación lanzada por las fuerzas gubernamentales sirias en la ciudad de Al Quseir, donde se han registrado masacres de civiles y se calcula que hasta 40.000 personas están sitiadas.

Esta condena constituye la esencia de una resolución aprobada por este órgano de Naciones Unidas, que se reunió en una sesión de emergencia -por iniciativa de Catar, Turquía y Estados Unidos- para tratar la situación de Siria.

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) señaló que la intervención de combatientes llegados del exterior no sólo tiene graves consecuencias en Siria, sino un "impacto negativo" en toda la región de Oriente Medio.

El contenido del documento fue objeto de varias revisiones con el fin de obtener el mayor respaldo posible entre los 47 países que integran el CDH, aunque contra él se pronunciaron claramente las delegaciones de Rusia, China e Irán, que no forman parte de este órgano -en el que los países participan de forma rotatoria por trienios- y que, por tanto, no tienen derecho a voto.

El único país miembro que votó en contra fue Venezuela, que pidió que el texto se sometiera a votación por considerar que el verdadero propósito de resoluciones de este tipo es justificar una intervención militar occidental en Siria y forzar un cambio de gobierno.

Criticó que la resolución no condenara de forma explícita las violaciones de los derechos humanos perpetradas por las milicias opositoras al régimen de Bachar Al Asad.

Ocho países -Angola, Ecuador, Congo, Etiopía, India, Indonesia, Filipinas y Uganda- se abstuvieron en la votación.

La resolución enfatiza la necesidad de garantizar que los responsables de las masacres en Al Quseir rindan cuentas ante la justicia por sus actos o decisiones y, de otro lado, insta a las autoridades de Damasco a permitir el acceso de las agencias humanitarias de la ONU a las víctimas civiles de la guerra, especialmente en esa localidad del oeste del país.

Asimismo, reitera el llamamiento de que autorice la entrada de ayuda humanitaria desde países vecinos, a lo que el régimen de Al Asad se ha negado categóricamente ante el temor de que por esa vía se filtren armas y otras provisiones destinadas a la oposición.

El CDH encargó finalmente a la comisión investigadora que creó para el caso de Siria que investigue los crímenes perpetrados en Al Quseir y le presente sus conclusiones en su próximo periodo de sesiones de septiembre.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin