Política

El análisis | El espionaje y una cierta hipocresía

Edward Snowden. Imagen: Archivo

España no podía estar al margen de las operaciones de barrido de las telecomunicaciones que lleva a cabo la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) norteamericana y que han sido conocidas gracias al extrabajador en los servicios secretos USA, Edward Snowden. Pero, no vamos a descubrir ahora que todos estamos sujetos a un orwelliano escrutinio que sirve para combatir el terrorismo y, de paso, para otros fines inconfesables. La NSA espió 60 millones de llamadas telefónicas en España.

Como es sabido, el blogero también norteamericano Green Greenwald, que ha tenido acceso a la documentación filtrada por Snowden, ha revelado que en España la NSA rastreó 60 millones de llamadas entre diciembre y enero pasados... Para muestra, un botón.

Nadie ignora que España ocupa una posición geográfica estratégica para Al Qaeda, ya que la presencia entre nosotros de grandes contingentes de inmigrantes asiáticos y africanos facilita la ocultación de los activistas. El drama del 11-M es un recordatorio terrible de la amenaza, que no se ha disipado sino al contrario con el paso del tiempo, aunque por fortuna las fuerzas de seguridad y de inteligencia españolas han realizado un grane esfuerzo para estar operativamente a la altura del gran reto.ç

Lo que no es verosimil

Así las cosas, es legítimo suponer que existe una estrecha relación entre la NSA y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) español, que tiene prohibidos por ley los rastreos indiscriminados mediante espionaje electrónico masivo. Pero nada dicen las leyes españolas de que el CNI no pueda aprovecharse de las informaciones que le proporcionan servicios secretos amigos. En definitiva, no es verosímil que el Gobierno desconozca lo que está pasando? Máxime cuando tanto los gobiernos populares como los socialistas han recurrido a los servicios secretos extranjeros para combatir al terrorismo, tanto al de ETA ?alguno de los golpes espectaculares con Aznar y con Zapatero fueron el resultado de tales informaciones- como al islamista. Resulta, pues hipócrita llamar al embajador USA, sorprendido su país en falta, para que nos informe de lo que ya sabemos.

Otra cosa es que el Gobierno norteamericano, en un claro abuso de su posición, haya utilizado estas técnicas de control de los flujos de comunicaciones, que no invaden la intimidad personal de las personas, para espiar directamente las conversaciones de los mandatarios aliados, lo que sería ?es, de hecho- una transgresión muy reprobable y claramente inamistosa de todos los principios diplomáticos y de simple convivencia.

El escrutinio orwelliano

En definitiva, no vamos a descubrir ahora que todos estamos sujetos a un orwelliano escrutinio que sirve para combatir el terrorismo y, de paso, para otros fines inconfesables: espionaje industrial, control político, probables chantajes, etc. Será muy difícil librarnos del primero, que debería sujetarse a reglas estrictas, pero no hay que cejar en la lucha contra el segundo, del que depende realmente la integridad democrática de nuestros regímenes.

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

PhJoséJy
A Favor
En Contra

¿Este es primo de Griñán? ¡Vaya tela!

Puntuación 1
#1
camionero
A Favor
En Contra

Pero la maquinita del Rubalcaba esa de espiar con la que pinchaba móviles de "los malos ejem" no sirve para ver si le espiaban a él? Cachis...

Puntuación 0
#2
V for Vendetta
A Favor
En Contra

.....Yes we can!!!!!!!

Puntuación 1
#3