Buscar

Ali Benflis cree que "el cambio es posible en Argelia si el país elige mi programa"

EFE
16/04/2014 - 12:38
Más noticias sobre:

Argel, 16 abr (EFE).- El ex primer ministro argelino y candidato a las elecciones presidenciales de mañana, Ali Benflis, considera que "es posible el cambio en Argelia" hacia la democracia y el "multipartidismo real", si los votantes eligen su programa electoral en las urnas.

En una entrevista concedida a Efe en su despacho, situado en la segunda planta de una villa residencial del barrio de Ben Aknun, en Argel, Benflis se reafirma como un demócrata dispuesto a construir una nueva Argelia.

"Si soy elegido presidente, sentaré en torno a la misma mesa a todos los que quieren hacer política y rechazan la violencia", asegura con la voz castigada después de una maratoniana campaña electoral de 21 días en la que asegura haber visitado las 48 provincias del país.

Aunque no hay nadie más en el despacho, sus respuestas se mueven entre un tono pausado y un discurso electoral que el timbre agudo del teléfono no es capaz de interrumpir.

Explica que, en caso de imponerse en las urnas, redactará una "Constitución de consenso para que se mantenga a lo largo del tiempo" y formará un "Gobierno de unidad nacional" que represente a todos los argelinos.

"No soy un hombre del poder ni un autoritario", declara este abogado de 69 años que concurre por segunda vez a las elecciones presidenciales después haberlo intentado en 2004.

Entonces, como ahora, se enfrenta a Abdelaziz Buteflika, el máximo favorito en todas las quinielas para imponerse en la primera vuelta del jueves, además de a otros cuatro candidatos que, como él, pocos analistas y expertos ven con opciones de forzar siquiera una segunda vuelta electoral.

Su voz es intensa y su discurso regresa en cada curva sobre los mismos ejes: Democracia, libertades, Estado de Derecho, unidad nacional, oposición verdadera, juventud, reforma consensuada de la Carta Magna.

Unas llamadas que, por extraño que parezca, no difieren apenas de las pronunciadas por los representantes del ausente Buteflika, que no ha participado en ningún acto electoral debido a su deteriorado estado de salud como consecuencia de un ictus sufrido en abril de 2013.

Sin embargo, Benflis se enoja ante esta comparación y asevera que ambos programas "se diferencian como la tierra del cielo".

"Han gobernado el país durante 15 años y no ha habido Constitución de consenso, ni gobierno de unidad nacional, ni programa político ni económico, sino que la Constitución que había, que estipulaba la existencia de dos mandatos presidenciales, la rompieron y abrieron la posibilidad de un tercer mandato y de un cuarto", dice antes sentenciar que "el pueblo no les cree porque les han dado 15 años para hacer lo que quisieron y no han hecho nada".

Exministro de justicia y antiguo secretario general del partido gubernamental Frente de Liberación Nacional, Benflis apunta que en los tres años en los que dirigió el Gobierno (2000-2003), Buteflika no le dejó introducir las reformas que quería.

"Estaba maniatado y encima de mí tenía a quien tenía", declara.

Para Benflis, su gran enemigo es el fraude, que promete combatir con "un ejército de 60.000 observadores. Uno por cada colegio electoral".

Sin embargo, advierte de que existe un gran número de indicios que apuntan hacia unas elecciones fraudulentas.

"Hacen fraude con las actas, el informe dice una cosa y ellos escriben otra cosa, reúnen los porcentajes como quieren. Es una operación cerrada, hacen lo que quieren", declara antes de hacer hincapié en que "el mayor peligro para Argelia es el fraude".

"Si hay fraude la crisis se profundizará", insiste antes de aseverar: "los miles de jóvenes con los que me ido encontrando (durante la campaña) quieren otra cosa, algo nuevo y no van a aceptar que su voluntad sea quebrantada".

A las acusaciones de los representantes de la campaña de Buteflika, que acusan al ex primer ministro de querer un cambio "precipitado" y de ser una fuente de inestabilidad, Benflis responde que "a quien quiere un cambio pacífico y elecciones reales, le acusan de no querer un cambio pacífico".

"Con su mensaje quieren decir que o bien gobernamos nosotros, los que llevan quince años de gobierno individualista, autoritario y opresor, o será el diluvio", dice Benflis antes de subrayar indignado que "el diluvio es su Gobierno".

Asegura no tener mensajes para Buteflika, pero inmediatamente después declara: "yo he estado en la campaña electoral y él ha estado ausente, yo he visitado el país y he explicado mi programa y él tiene gente y la televisión del estado que habla por él".

"Mi mensaje es al pueblo argelino: que vote con fuerza", dice Benflis, que mañana irá a ejercer su derecho al voto a un colegio electoral de la capital para pasar el resto del día rodeado de su familia y los miembros de su equipo.

Por Jorge Fuentelsaz