Buscar

Convertir el 'Príncipe de Asturias' en museo costaría unos 10 millones con un mantenimiento anual de otros 3 millones

18/05/2014 - 12:08

Si una iniciativa privada contemplara esta opción debería sumar otros 50 millones para comprar el buque al Gobierno

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La inversión necesaria para transformar el portaaviones 'Príncipe de Asturias' en un museo podría ascender a unos 10 millones de euros, al tiempo que su mantenimiento como tal se elevaría a aproximadamente tres millones de euros cada año, según cálculos del Ministerio de Defensa.

Todo ello unido a que el valor residual del buque, una vez que se le hayan retirado todos los sistemas de armas y telecomunicaciones --proceso que se está realizando actualmente tras su baja definitiva el pasado diciembre--, se estima en aproximadamente 50 millones de euros, han indicado a Europa Press fuentes de Defensa.

Estas son las cifras que se deben manejar desde cualquier proyecto con el que se quiera adquirir el que fuera buque insignia de la Armada española para salvarlo del desguace, como así pide el manifiesto impulsado por dos senadores del PP y el PSOE y suscrito por representantes de la sociedad civil para evitar la venta al peso de chatarra del buque y buscar algún tipo de "función museística" y de "reclamo turístico".

UN PROCESO "INEVITABLE"

El ministerio ha subrayado una vez más, como ya hizo esta misma semana en boca del secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, que descarta emprender una iniciativa de este calado, si bien ha reiterado que cualquier oferta privada para evitar que el portaaviones sea convertido en chatarra será bienvenida.

"Con el máximo respeto a lo que representa un buque que ha sido tan emblemático en nuestra Armada, estamos procediendo ordenadamente al final de su vida, que inevitablemente tiene que ser el que se está haciendo, que es su desmilitarización y finalmente, si no hay otra alternativa, su desguace", remarcó Argüelles el pasado martes durante un desayuno informativo en Madrid.

Eso sí, hizo hincapié en que si se ponen en marcha "iniciativas privadas" que puedan ofrecer "alternativas" al desguace del portaaviones, "la Armada las recibirá con sentido positivo" para proceder a estudiarlas.

UN BARCO DIFÍCIL DE OPERAR

La Armada se ha visto obligada a dar de baja el buque porque, tras 25 años de servicio, requería una renovación urgente cuyo coste podía ascender hasta los 150 millones de euros. Dado que este tipo de buques no suelen tener una vida superior a los 30 años, la operación resultaba demasiado costosa como para mantener el barco sólo unos años más.

Aunque distintos países habían mostrado su interés para adquirir el buque, finalmente todos los posibles compradores se han ido echando atrás, ya que no es un barco fácil de operar. Además, su dotación es de unas 600 personas y no todos los países interesados cuentan con la plantilla suficiente en su Armada para mantener operativo el portaaviones.

En caso de que el proceso de desguace siga su curso y ningún proyecto privado compre el buque, el Gobierno podría llegar a ingresar entre 20 y 30 millones de euros por la venta al peso de los restos del acero, según fuentes militares consultadas por Europa Press. Todo dependerá de a qué precio esté el kilo de acero en el momento de la venta, si bien se calcula que el precio final rondará esas cifras.