Política

Un eurodiputado de Scottish Conservatives dice que la independencia de Cataluña o Escocia podría desintegrar la UE

El eurodiputado por el partido Scottish Conservatives --la sección escocesa del partido del primer ministro británico, David Cameron-- y partidario de Vox, Struan Stevenson, ha advertido este lunes de que, si Escocia o Cataluña se independizaran, alentarían a otros nacionalismos de Europa a iniciar un proceso de secesión, por lo que podrían provocar la "desintegración de la UE".

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

En una entrevista a Europa Press, ha remarcado que la secesión de estos territorios sería una "tragedia y una traición" a lo que la UE representa: la unión en la diversidad y la capacidad de celebrar y asumir las diferencias para trabajar juntos, según él.

El eurodiputado, de visita en Barcelona para apoyar la campaña de Vox, ha advertido de que Cataluña, al igual que Escocia, quedaría fuera de la UE y tardaría al menos dos años en conseguir el reingreso, para el que necesitaría contar con el apoyo de todos los Estados miembro, algo que ha puesto en duda porque España probablemente votaría contra su readmisión, según él.

Además, ha remarcado que, aunque Cataluña lograra mantener el euro como moneda sin pertenecer a la UE, "no tendría ninguna influencia en la Eurozona", y que durante los años de negociación, dejaría de recibir subsidios, las grandes empresas se irían del país y subirían los precios y, con ellos, la pobreza.

"Todo será más caro, desde los aviones hasta la ropa de niño", ha advertido, y ha remarcado que la independencia, tanto de Cataluña como de Escocia, provocaría daños catastróficos, sobre todo, a sus ciudadanos ya que se podría sobrevivir pero sería más difícil y más caro.

Stevenson, eurodiputado desde 1999 y que este año abandonará su escaño pese a que continuará su labor política, ha remarcado que tanto Escocia como Cataluña serían expulsadas no sólo de la UE, sino también de la ONU y de los "centenares" de tratados internacionales firmados entre estos entes supranacionales y terceros países.

Ha destacado que el caso catalán y el escocés se diferencian principalmente porque "mientras que v trataría de recuperar lo que ya tenía, Escocia estaría obligada a entrar en la Eurozona y en el tratado de Schengen", algo que él rechaza.

APOYO A VOX

Ha asegurado que el líder de Vox, el vicepresidente del Parlamento Europeo y ex del PP, Alejo Vidal-Quadras, es una de las voces más potentes en defensa de la unidad de Europa, de la legalidad en España y en contra de los nacionalismos.

Stevenson ha querido dar las gracias a España, ya que la bancarrota que provocó en Escocia tras frustrar su intento de fundar una colonia en Panamá facilitó que los parlamentarios escoceses accedieran a firmar el Acta de Unión en 1707, mediante la cual se creó el Reino Unido.

CRISPACIÓN

Ha explicado que el indicador de odio y crispación en Escocia podrían ser las redes sociales, donde afirma que la gente se expresa libremente pero a menudo de forma violenta, y se ha preguntado si hay algún movimiento, plataforma o partido que coordine estas opiniones 'cibernacionalistas' violentas en contra de los unionistas.

Ha descartado que se produzca cualquier guerra, pero ha lamentado que, si Escocia se independiza, "se levantará un muro con el resto del Reino Unido, lo que sería una locura", porque en su opinión es inconcebible crear una frontera entre ambos territorios.

EL PAPEL DE LOS JÓVENES

Ha admitido que se opuso a que los jóvenes a partir de 16 años pudieran votar en el referéndum escocés porque pensaba que se creerían "Braveheard y actuarían con el corazón y no con la cabeza", pero que quedó gratamente sorprendido después de que las encuestas mostraran que están mayoritariamente en contra de la independencia.

"No piensan en fronteras nacionales, sino que piensan internacionalmente, en el mundo", ha celebrado, y ha remarcado que ciertos adultos deberían aprender de este punto de vista.

Ha lamentado que la abstención en las elecciones europeas será probablemente muy elevada, pero ha considerado que la participación en el referéndum escocés rondará el 75%, ya que la gente es consciente de que es una "decisión que se toma una vez en la vida y de la que no hay marcha atrás".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin