Política

Un asesor del SNP considera que Inglaterra solo otorgará "poderes simbólicos" a Escocia tras el referéndum

Admite que la derrota del 'sí' en el referéndum de independencia ha sido "un golpe duro para el SNP"

Admite que la derrota del 'sí' en el referéndum de independencia ha sido "un golpe duro para el SNP"

BILBAO, 25 (EUROPA PRESS)

El asesor del Scottish National Party (Partido Nacional Escocés) en el Parlamento británico Xavier Solano i Bello, se ha mostrado convencido este jueves en Bilbao de que, tras el referéndum de independencia celebrado el pasado 18 de septiembre, Inglaterra solo otorgará "poderes simbólicos" a Escocia. "Tenemos previsto que esa promesa no se va a cumplir y creemos que, en caso de que se cumpla, van a ser poderes simbólicos y no reales", ha asegurado Solano i Bello sobre la futura transferencia de poderes.

El asesor del SNP ha realizado estas manifestaciones durante la rueda de prensa de presentación de la Jornada sobre los resultados del referéndum de independencia de Escocia que organiza la Cátedra de Estudios Internacionales de la UPV/EHU y el foro EHUgune, a la cual también ha asistido el director de este último órganismo, Joxe Ramón Bengoetxea.

Solano i Bello ha afirmado que, tras el referéndum, va a suceder "lo que pasó después del referéndum de 1979". Entonces, a los escoceses se les preguntó si deseaban reinstaurar la asamblea legislativa de la nación británica, y aunque ganó la opción del sí, para recuperar el Parlamento escocés era necesario que los votos afirmativos representarán más del 40% del electorado.

Como la participación fue del 63,8% y el sí supuso solo el 51,6%, el Parlamento escocés no se reinstauró hasta 1997, cuando se celebró un nuevo referéndum. "Escocia, en vez de recibir nuevos poderes, sufrió diez años de Margaret Thatcher y otros tantos más de John Major", ha explicado el asesor del SNP.

Xavier Solano i Bello ha reconocido que la derrota del sí en el referéndum de independencia ha sido "un golpe duro para el SNP", aunque también ha destacado el incremento del voto independentista en los últimos cinco años. Según ha explicado, en 2009 el 20% de los votantes escoceses era partidario de abandonar el Reino Unido, mientras que en la actualidad el porcentaje es superior al 40%, más de 1.600.000 ciudadanos.

El asesor del SNP también ha asegurado que su partido "continuará trabajando por los intereses de Escocia" e intentará convertirse en "guardián" de la oferta de las formaciones unionistas de otorgar nuevos poderes a Escocia. "Vamos a intentar conseguir que esos poderes sean reales y eficientes para evitar que se cree una frustración y también para convencer a la gente de que somos los mejores para gestionar los recursos de Escocia con esos nuevos poderes", ha explicado Solano i Bello, que no ha renunciado a que en un futuro Escocia se convierta en un país independiente.

En ese sentido, no ha descartado que se celebre un nuevo referéndum dentro de unos años si la transferencia de poderes no es efectiva y el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea tras celebrar una consulta. Solano i Bello ha recordado que en Escocia el grado de 'europeísmo' es mayor que en Inglaterra.

Asimismo, ha declarado que en la última semana, desde que se celebró el referéndum, el Partido Nacional Escocés ha obtenido 32.000 nuevos socios. Con estos datos, se sitúa como tercer partido político del Reino Unido por número de afiliados, por delante del Partido Liberal. "Ha habido mucha gente en Escocia que tradicionalmente se había distanciado mucho de la política, pero se ha conseguido hacer un acercamiento entre política y sociedad", ha comentado sobre los efectos del referéndum.

Igualmente, ha destacado la alta participación de los escoceses en la votación, que se aproximó al 85% del electorado. Según Solano i Bello, la implicación de los ciudadanos se ha debido a que "se ha hablado de cosas que realmente les afectan", como la recogida y uso de los impuestos o el modelo de Estado del bienestar.

UN MEDIO PARA MEJORAR EL NIVEL DE VIDA

En ese sentido, el asesor del SNP en el Parlamento británico no ha dudado en asegurar que la independencia se debe entender como "un medio para mejorar el nivel de vida de las personas" y no como un fin. "Es muy importante entender muy bien que el referéndum ha sido una solución política a un reto político", ha comentado.

A ese respecto, ha insistido en que es necesario trabajar en los contenidos de la campaña favorable a la independencia y trasladar esos argumentos al electorado. "En Escocia, cuanto más informada estaba la ciudadanía, más apoyaba el sí", ha asegurado Solano i Bello.

Solano i Bello ha destacado "la reacción positiva y democrática" del Gobierno británico para convocar el referéndum tras las elecciones parlamentarias escocesas de 2011, en las que el SNP consiguió la mayoría absoluta tras incluir la independencia en su programa electoral.

Igualmente, ha asegurado que en ningún momento se ha entendido la posible independencia de Escocia como un problema legal, sino político. De hecho, ha recordado que el tratado constitucional entre Inglaterra y Escocia asegura que estas "permanecerán unidas para siempre", pero que el primer ministro David Cameron entendió que bloquear el referéndum habría sido ignorar "una pregunta importante".

Con respecto a la campaña, el asesor del SNP ha declarado que la campaña del sí ha sido "muy positiva" y la del no, "muy negativa". En ese sentido, ha comentado que cuando la población "se blindó" ante los "ataques" de la campaña del no, el independentismo creció. Ante este panorama, Solano i Bello considera que los partidos unionistas recurrieron a "la opción desesperada" de prometer más poderes para Escocia, lo cual, según sus propias palabras, ha sido "determinante" para el resultado del referéndum.

PERMANECER EN LA UNIÓN

Sobre la salida de la Unión Europea de haberse producido la independencia de Escocia, el asesor del SNP ha dicho que "tarde o temprano", Bruselas deberá hacer frente a ese tema. "Estoy convencido de que Londres habría pedido a Bruselas el inicio de las negociaciones con Edimburgo para el mantenimiento de Escocia en la Unión", ha comentado sobre un escenario en el que Escocia hubiera logrado la independencia.

En ese sentido, Solano i Bello ha recordado que Escocia es el segundo cliente comercial de Inglaterra y que Inglaterra es el primero de Escocia.

BENGOETXEA

Por su parte, Bengoetxea ha añadido que la división interna de los países de la Unión Europea no está prevista en ningún tratado, aunque ha subrayado "la filosofía de integración" que dio origen a la organización internacional.

Joxe Ramón Bengoetxea ha añadido, ante casos similares al de Escocia, que se debe "intentar consensuar al máximo el proceso entre las partes implicadas" para, de ese modo, lograr "la respetabilidad internacional del proceso".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin