Política

Carromero se reunirá estos días con congresistas y senadores de EEUU en Miami

Madrid, 9 oct (EFE).- El dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid Ángel Carromero viaja hoy a Miami para, entre otras cosas, reunirse con congresistas y senadores de Estados Unidos que apoyarán su intento de demostrar que el Gobierno cubano manipuló las pruebas del accidente en el que murieron Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Carromero, que actualmente cumple condena en España por un delito de homicidio -conducía el vehículo en el que viajaban los disidentes cubanos fallecidos-, disfruta del tercer grado desde el 18 de febrero de 2013 aunque con seguimiento por medios telemáticos, pero ha conseguido un permiso para viajar fuera del país durante una semana.

Según ha explicado Carromero a Efe en una entrevista, hasta el 16 de octubre tiene previsto reunirse en Miami con la familia de Payá, con distintas organizaciones de derechos humanos y con los políticos estadounidenses, además de promocionar en el país su libro "Muerte bajo sospecha".

El dirigente de Nuevas Generaciones de Madrid se ha mostrado "contento" por poder viajar a Estados Unidos, donde sí se mantiene abierto el caso y los movimientos de la disidencia cubana intentan presionar sobre la isla para que se permita investigar y se aclare lo que realmente sucedió en julio de 2012, fecha en la que tuvo lugar el accidente de tráfico.

Ángel Carromero fue condenado por el Tribunal Provincial Popular de Granma (Cuba) el 12 de octubre de 2012 a cuatro años de privación de libertad por delito de homicidio por el accidente de tráfico, y fue trasladado a España el 28 de diciembre de ese mismo año en virtud del Convenio sobre ejecución de sentencias penales suscrito entre ambos países.

Requisito para este traslado era que España no reabriera el caso, aunque en Estados Unidos sí sigue abierto.

Una de las pruebas que, según Carromero, se presentarán estos días es el análisis de las fotografías que el régimen cubano ofreció del accidente.

En ellas, según ha explicado, se ve claramente que ha habido manipulación de las pruebas, y como ejemplo ha citado que en una de las imágenes se percibe que el coche se ha movido de sitio, o que en unas fotografías se ve el parachoques puesto y en otras no.

"No hace falta ser ningún experto para darse cuenta de que están clarísimamente manipuladas", sostiene Carromero, que asegura que la propia familia de Payá le acompañará en la presentación ante los medios estadounidenses de estas imágenes.

Otro de los apoyos con los que contará estos días es el de los congresistas y senadores, "de ambos partidos, demócratas y republicanos", subraya, una muestra del interés que su caso ha suscitado en Estados Unidos.

De hecho, desde este país se ha pedido a Cuba durante dos años que envíe una copia de la autopsia de los disidentes fallecidos, documento que las autoridades de la isla no han facilitado.

Y entre otras personas, Carromero se reunirá también con los abogados de la ONU que hace ya tiempo reclamaron una investigación internacional para aclarar lo sucedido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin