Buscar

Reino Unido acusa a España de utilizar la UE para "forzar" negociaciones sobre soberanía de Gibraltar

5/12/2014 - 17:21
Más noticias sobre:

Protesta ante la presidencia italiana por la exclusión del aeropuerto del Peñón del Cielo Único Europeo

BRUSELAS, 5 (EUROPA PRESS)

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, ha llamado este viernes a su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, para protestar por la exclusión del aeropuerto de Gibraltar del nuevo reglamento para reforzar el Cielo Único Europeo. Hammond ha acusado a España de utilizar esta cuestión para "forzar" negociaciones sobre la soberanía del Peñón, algo que según ha dicho Londres nunca aceptará.

"He dejado claro al ministro italiano de Exteriores Gentiloni que esta legislación no puede progresar hasta que se resuelva el asunto de Gibraltar", ha dicho Hammond en un comunicado. "Le he subrayado que una norma importante para los Estados miembros y para la industria ha sido retrasada por España para anotarse puntos políticos", ha apuntado.

"España está intentando utilizar este proceso en la UE para forzar negociaciones sobre la soberanía de Gibraltar. Que no haya duda. Reino Unido nunca aceptará un acuerdo en virtud del cual los ciudadanos de Gibraltar pasen a la soberanía de otro Estado contra sus deseos. Ni tampoco vamos a entrar en un proceso de negociaciones sobre la soberanía en el que Gibraltar no esté incluido", ha asegurado el jefe de la diplomacia británica.

Hammond ha sostenido que "la soberanía británica sobre Gibraltar es una cuestión que está fuera de la competencia de la UE y una distracción". "Confiamos en que la UE no tendrá otra alternativa que seguir sus propias normas y aplicar la legislación (sobre Cielo Único) a Gibraltar", ha apuntado.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, logró este miércoles durante el Consejo de Transportes de la UE excluir al aeropuerto de Gibraltar de las normas para avanzar en la creación del Cielo Único Europeo, un proyecto cuyo objetivo es aumentar la eficiencia en la gestión del espacio aéreo y reducir así los retrasos en los vuelos. El reglamento en cuestión, que todavía debe negociarse con la Eurocámara, fue aprobado con la única oposición de Reino Unido.