Política

España y ONU insisten en que no cabe solución militar en Siria, sino política

Madrid, 28 ene (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, han coincidido hoy en que, tras cuatro años de guerra en el país árabe y una tragedia humanitaria de enormes dimensiones, "no hay solución militar, sólo solución política".

García-Margallo y De Mistura han mantenido hoy una reunión en el Palacio de Viana, en Madrid, en la que han analizado el conflicto en Siria donde, según datos de la ONU, han muerto desde su inicio en marzo de 2011 más de 200.000 personas y ha provocado unos doce millones de refugiados, de los que la mitad son menores de edad.

Ambos han destacado la necesidad "urgente" de ayuda humanitaria para Siria para asistir a un total de 18 millones de personas afectadas por el conflicto, entre los que se incluyen tanto los sirios que han abandonado su hogar a causa de la guerra -refugiados y desplazados- como a quienes les acogen en los países limítrofes.

España ha destinado en 2014 un total de 40,3 millones de euros a ayuda humanitaria, de los cuales nueve fueron destinados a Siria, ha explicado García-Margallo, quien se ha referido a la próxima reunión de donantes en Kuwait que evaluará las necesidades y fijará las aportaciones que cada país está dispuesto a hacer este año.

"España puede jugar, está jugando, un papel importante para nosotros, tiene condiciones únicas en el mundo islámico y árabe, un rol importante en la Unión Europea y es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU", ha destacado Staffan de Mistura.

El ministro ha garantizado que España trabajará para ello desde la Unión Europea y desde el Consejo de Seguridad y ha dicho que ha ofrecido el "apoyo máximo" y el interés por contribuir a resolver la situación humanitaria en la región.

Una situación que alcanza "tintes de extraordinaria gravedad" y que "pueden agravarse más si no se encuentra una solución política que acabe con el conflicto", ha añadido García-Margallo.

De Mistura ha subrayado que "no hay solución militar en Siria, sólo una solución política", pero ha precisado que para ello "hace falta que no haya precondiciones".

"Con precondiciones nada marcha en una dirección u otra", ha asegurado el enviado especial de la ONU, quien además ha apuntado que también es necesaria "buena voluntad" e intención de querer reducir el nivel de violencia que existe en la actualidad.

Ha subrayado que cualquier movimiento o iniciativa que provenga de Rusia con el objetivo de influir en Damasco será "bienvenida" y que la ONU, con la ayuda de países amigos como España, puede aprovechar la situación para resolver el conflicto.

También ha destacado que Irán es un actor "esencial" en el conflicto porque tiene una gran influencia en Damasco y en la región y ha agregado que una fórmula de paz sin el país persa "no sería una buena idea, al contrario".

De Mistura se ha referido además a su propuesta para lograr un alto el fuego en Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, y, si funciona, extenderla a otras partes del territorio y ha considerado que es importante llegar a un diálogo en este sentido.

El régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, ya manifestó el mes pasado su disposición a cooperar para poner en marcha la propuesta del mediador.

De Mistura ha puesto como ejemplo a la localidad siria de Kobani que, tras más de cuatro meses de asedio, es desde hace dos días una ciudad libre de yihadistas después de que las fuerzas kurdas expulsaran a los combatientes del Estado Islámico (EI), en una batalla convertida en un símbolo de la resistencia a los radicales.

"Es un lugar donde era muy probable la posibilidad de colapso y gracias a iniciativas se ha ayudado a evitar una tragedia", ha destacado el enviado especial de la ONU.

La guerra civil siria, que enfrenta a los fieles del dictador Bachar al Asad, los yihadistas del Estado Islámico y la oposición moderada, avanza hacia su quinto año sin un fin predecible a la vista.

Según cifras de Naciones Unidas, este conflicto armado ha causado más de 200.000 muertos hasta la fecha y unos doce millones de refugiados, de los que la mitad son menores de edad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin