Política

El venezolano que iba a ayudar al miembro de Resistencia Galega culpa a la prensa

Santiago de Compostela, 13 mar (EFE).- El venezolano Jaime Emilio Millor, detenido en un proceso de verificación documental en el aeropuerto de Oporto, Sá Carneiro, al que se desplazó acompañando a Hector José Naya Gil, un miembro de Resistencia Galega que pretendía viajar a Caracas, ha atribuido hoy toda responsabilidad a la prensa.

En una conferencia celebrada en una librería de Compostela, ha señalado que Héctor José Naya Gil tomó una "decisión personal" y, a continuación, bajo su criterio, "el imaginario de la prensa" se puso en marcha y dio a la Policía "el argumentario que necesita", porque "el terrorismo aquí es un negocio" y lo ocurrido, una muestra de "cómo cooperan los Estados para criminalizar".

Con orígenes en Viveiro (Lugo), puesto que sus padres son naturales de este municipio, Millor ha lamentado que se "criminalice a los hermanos de clase" y ha recordado que el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, cuando tomó posesión, ya avisó de que quería "exterminar el independentismo radical" y ese "lenguaje sionista, imperialista, es una declaración de genocidio y de guerra. Silenciar a una parte de la sociedad".

Tras declararse "patriota bolivariano en Galicia y en Venezuela", en este acto convocado para periodistas y en el que ha arremetido contra los "medios de comunicación de masas", ha señalado que en Galicia el terrorismo no existe, en su caso personal ha dicho que no es un terrorista y únicamente ha apuntado que su lucha es por morirse como un "ciudadano libre y no como un súbdito de nadie".

Ha contado que le han intervenido su teléfono móvil y ha confiado en que, una vez verifiquen sus contactos, se lo devuelvan, y mientras esto no sucede trabaja y hace "todo lo posible para que el gobierno bolivariano intervenga en términos humanitarios" ante el caso de Naya, para a continuación apuntar que "si creemos que están vulnerando los derechos de uno, creemos que vulneran los de todos".

Esto significa que la colaboración se hará extensiva a otros "presos políticos gallegos" y, sobre este caso concreto de Naya, ha destacado que Héctor José es un "militante político" y esta "no es una fórmula léxica para ocultar otro tipo de fenómenos" que se le quieran vincular a este "nacionalista y defensor del gallego".

"Aquí señalan como terrorista a quien quieren", ha subrayado, y ha aludido como parte principal al propio gobierno de Mariano Rajoy, por lo que ni siquiera ha descartado una hipotética acción contra él, puesto que el Ejecutivo español "podría inventarse una patraña" y sacar "mágicamente supuestas pruebas de cosas que jamás pasaron".

Ante esto, ha clamado, "naciones del mundo, freno a esta situación", y ha abierto una ronda de preguntas a quien quisiese participar previa identificación de la persona y del medio de comunicación para el que trabaja.

En esta convocatoria, Jaime Emilio Millor ha estado acompañado por Xoán Péres, del movimiento Ceivar que reclama la libertad de los presos independentistas, y éste ha denunciado una "campaña de satanización y demonización" por unos "hechos de trascendencia menor".

Péres ha afirmado que siente "absoluta comprensión humana y política" con la actitud de Naya al decidirse a "burlar la acción de la justicia española".

Millor y Péres han asegurado que la condena de Naya está fundamentada en la palabra de una persona que para acceder a beneficios penitenciarios se decantó por incriminarlo y han indicado que el gasto que supuso la destrucción de antenas de radio, telefonía y televisión en el Monte Sampaio, por lo que fue juzgado Naya, asciende "solamente" a 11.197 euros.

Un tribunal portugués condenó a Hector José Naya Gil a un año de "prisión suspendida" -un término que allí se utiliza- por usar un pasaporte falso y consideró sus antecedentes como una circunstancia agravante, aunque el tribunal de primera instancia de Maia también apreció como atenuante la confesión.

Naya Gil, condenado en España por pertenencia a la organización terrorista Resistencia Galega, recurrió en su momento la sentencia y se quedó en situación de libertad transitoria, que aprovechó para desaparecer, pero, en ese intervalo, fue confirmada la pena.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin