Política

Netanyahu comienza a sopesar la asignación de ministerios

Jerusalén, 19 mar (EFE).- El primer ministro israelí y líder del partido derechista Likud, Benjamín Netahyahu, ha comenzado ya a analizar con sus equipo más cercano el reparto de carteras en el nuevo gobierno resultante de los comicios del pasado martes, en los que obtuvo una clara victoria.

Con los 30 diputados del Likud más la suma de todas las fuerzas de la derecha nacionalista y los ultraortodoxos, Netanyahu contará con una holgada -y además monocolor- mayoría de 67 diputados sobre un total de 120 que conforman la Kneset, el Parlamento israelí.

Ahora Netanyahu tiene que comenzar a componer el rompecabezas que supone satisfacer las demandas de sus eventuales aliados de la derecha sin por ello menoscabar a sus compañeros del Likud, que son los que, en definitiva, conforman la mayoría de la coalición y los que han trabajado para que el primer ministro renueve el cargo por tercera vez consecutiva.

De momento, Netahyahu se está planteando impulsar la revocación de una ley aprobada en la anterior legislatura que limitaba a 18 el número de carteras ministeriales, lo que denota un claro intento de dar cabida al mayor número de socios y compañeros en el gobierno, informa hoy el periódico digital Ynet.

El primer ministro puede introducir cambios sustanciales en carteras clave como Asuntos Exteriores, que dejaría de desempeñar el líder del ultranacionalista Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, y pasaría a estar en manos de un miembro destacado del Likud, tal vez Silvam Shalom, quien ya ejerció el cargo entre 2003 y 2006 durante el mandato de Ariel Sharon como jefe del Ejecutivo israelí.

Asimismo, otro posible candidato para Exteriores es Gilad Erdan, quien fue número dos en la lista del Likud para las pasadas elecciones y está considerado uno de los más cercanos colaboradores de Netahyahu, señala el periódico.

La cartera de Defensa, que también era una aspiración de Lieberman durante la pasada campaña electoral, podría recaer en el general retirado Moshé Yaalon, antiguo jefe del Estado mayor del Ejército y uno de los militares más prestigiosos de Israel.

Sin embargo, destaca Ynet, Netanyahu probablemente se vea en la necesidad de tener que dar alguna o algunas carteras de importancia a dirigentes de los partidos que le han manifestado su apoyo, como el propio Lieberman o el líder del ultranacionalista Hogar Judío, Naftalí Bennet, quien antes de las elecciones se atrevía a decir que reclamaría tres ministerios en el nuevo gobierno.

De hecho, según Ynet, si Lieberman obtiene finalmente la cartera de Defensa, Bennet podría reclamar Exteriores, opciones ambas que quizá respondan más al deseo de los dos políticos que a la realidad del momento, pero que en todo caso sigue barajando Netahyahu.

Lo que parece más que probable es que el líder del partido de centroderecha Kulanu (a la sazón una escisión del Likud), Moshé Kahlon, obtenga la cartera de Finanzas, indicó el periódico.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin