Política

Concluye la ronda del diálogo libio en Marruecos con balance positivo, según Bernardino León

Sjirat (Marruecos), 26 mar (EFE).- La ronda de diálogo libio celebrada durante las pasadas semanas en la ciudad marroquí de Sjirat, a 30 kilómetros al sur de Rabat, concluyó hoy con un "balance muy positivo" pero sin acuerdos concretos, según explicó el representante especial de la ONU para Libia, Bernardino León.

El diplomático español dijo que las partes presentes en Sjirat, es decir las delegaciones que representan a los dos parlamentos que se disputan la legitimidad (el que tiene sede en Trípoli y el de Tobruk) han sido unánimes en dar su acuerdo a algunas "grandes ideas" que constituirán la base del acuerdo final y sobre las que debe partir la próxima ronda de conversaciones.

Estas "grandes ideas" se refieren, por un lado, a la arquitectura institucional de la futura Libia, con un Gobierno de unidad (del que no están definidas las competencias ni el número de carteras) y un comité presidencial, y por otro a medidas de seguridad y garantías internacionales, pero León dejó claro que "queda mucho trabajo por hacer" para detallar todas estas cuestiones.

Una de las partes ya ha planteado incluso algunos nombres de los que propone para esos futuros puestos institucionales, pero la otra -que León no quiso nombrar- se niega por el momento a entrar a discutir algo tan concreto como la formación del Gobierno.

En las pasadas semanas, la delegación que más reticencia ha mostrado a la hora de llegar a acuerdos y que ha pedido más tiempo para estudiar sus respuestas ha sido la de Tobruk, del Gobierno libio internacionalmente reconocido.

León va a llevar estas "grandes ideas de base" a la reunión de la Liga Árabe, prevista a partir del próximo sábado en Sharm el Sheij (Egipto), donde espera recibir comentarios y sugerencias para ir completando el documento de base antes de volverse a sentar en otra nueva ronda, también en Marruecos, "tal vez la próxima semana".

"Nadie esperaba en esta fase un acuerdo final -recalcó León-, pero hemos llegado mucho más lejos de lo que esperábamos: estamos en un punto de no retorno", afirmó.

El jefe de la misión de la ONU repitió una vez más que "es momento de que los grupos armados paren las armas" y pidió a políticos, a líderes sociales y religiosos que contribuyan a su modo evitando "la escalada verbal" hacia la violencia.

Así, lamentó el secuestro, hace dos días, de dos hermanos del parlamentario de Tobruk Abu Bakr Saíd y el del exparlamentario tripolitano Soleiman Sobhi, hechos que van frontalmente contra las medidas de confianza que viene pidiendo a las partes.

León recordó también que el acuerdo final que espera alcanzar "no en unos días, pero sí en unas semanas" no será totalmente satisfactorio para nadie, pero en cualquier caso "será mejor que una guerra".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin