Política

La coalición árabe amplía su ofensiva y bombardea por primera vez el centro de Saná

Saná, 4 abr (EFE).- La coalición árabe que lucha contra los rebeldes hutíes en el Yemen amplió hoy su ofensiva sobre posiciones de ese movimiento chií y bombardeó por primera vez el centro y los barrios residenciales de la capital Saná, según pudo constatar Efe.

Se produjeron al menos tres fuertes explosiones, una de ellas contra el edificio que el movimiento rebelde utiliza como oficina política.

Por el momento se desconoce la cifra de víctimas de estos ataques, pero varias casas fueron afectadas por los bombardeos mientras había civiles dentro.

Varios ataques se dirigieron también contra las brigadas militares de Al Samá, leales al expresidente yemení Ali Abdalá Saleh.

El pasado 26 de marzo, la coalición árabe inició una ofensiva militar en el Yemen contra los hutíes pero se había limitado a bombardear la periferia de Saná, nunca hasta ahora el interior de la urbe.

En uno de esos ataques en los alrededores de la capital perpetrado la pasada madrugada, murieron al menos nueve personas de una misma familia, entre ellas tres niños, y otras cinco resultaron heridas, según informó la agencia oficial yemení de noticias, Saba, que se encuentra en manos de los hutíes.

El ataque aéreo fue dirigido contra una casa de civiles en la aldea de Hayar Aqash, al oeste de Saná, situada en una zona donde se localiza una gran cantidad de campamentos militares hutíes y de las milicias leales a Saleh.

Uno de los objetivos donde más ha centrado sus ataques la coalición en estos días ha sido el sur del país, para intentar frenar el avance de más tropas yemeníes a la ciudad de Adén, que fue la base del presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, antes de refugiarse en Riad y después de huir de Saná, tomada por los hutíes.

Desde el 26 de marzo en esa localidad también se libran intensos combates entre las fuerzas chiíes y los comités populares leales a Hadi que hasta el momento han causado 185 muertos y 1.285 heridos, según dijo a Efe el director del departamento de Sanidad de Adén, Al Jader Lasuar.

Añadió que la mayoría de las víctimas pertenecen al bando hutí, aunque no están registradas debido a que sus familiares los trasladan fuera de Adén.

En esa localidad, los hutíes y los miembros del Ejército leal a ellos irrumpieron hoy en el barrio de Al Muala, donde se encuentra su principal puerto.

Allí están bombardeando con tanques la calle principal, lo que ha provocado que muchos residentes estén abandonando sus casas.

Por otra parte, en Al Buraika, al noreste de Adén, varios aviones de la coalición hicieron una segunda entrega de ayuda militar a las fuerzas leales a Hadi, dijeron a Efe fuentes de las milicias populares.

Esa ayuda llegó en forma de cajas con material de visión nocturna, de comunicación y otro tipo de equipamiento militar.

Mientras tanto, combatientes hutíes llegaron hoy a la ciudad de Al Mukala, capital de la provincia oriental de Hadramaut, controlada por los yihadistas de Al Qaeda, dijeron a Efe residentes.

Los rebeldes pretenden expulsar a los terroristas, que instalaron ayer puestos de control en las principales entradas de la ciudad y llevan a cabo redadas por el centro a lo largo de todo el día.

Ante esta situación, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) instó hoy a un alto el fuego humanitario de 24 horas, que permita que su personal pueda entregar material sanitario a los heridos, ya que su situación es "desesperada".

En un comunicado el CICR denunció que, pese a intensos esfuerzos y repetidos contactos con "ambos bandos" durante la última semana, no ha sido aún posible llevar el personal y material sanitario necesario en la zona.

"Pedimos urgentemente que paren la batalla para permitir a las familias de las áreas más afectadas, como Adén (sur), aventurarse a salir para obtener comida y agua, o buscar cuidados médicos", señaló el director de las operaciones del CICR en Oriente Próximo y Medio, Robert Mardini.

La organización internacional dijo estar preparada para enviar urgentemente "48 toneladas de medicinas y lotes de cirugía, suficientes para tratar a entre 2.000 y 3.000 personas", además de "tiendas de campaña, generadores y suministros para reparar la dañada red de agua".

En su trabajo sobre el terreno, tres miembros de la Media Luna Roja han perdido la vida en la última semana como consecuencia "de ataques cuando acudían a la ayuda de gente que había sido herida en los combates", según el comunicado.

Pese a la llamada del CICR, hoy el portavoz de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, Ahmed Asiri, negó que un alto el fuego humanitario esté sobre la mesa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin