Política

Urkullu dice que "hay que conseguir que ETA acabe de morir definitivamente"

Madrid, 23 abr (EFE).- El lehendakari, Iñigo Urkullu, pide al Gobierno español que reflexione sobre su política "equivocada" respecto a ETA para conseguir que ésta "acabe de morir" definitivamente y poner fin a las consecuencias del terrorismo que impiden normalizar la vida política en Euskadi.

"Estamos ante algo que no acaba de nacer definitivamente porque lo anterior no acaba de morir", ha dicho Urkullu en una entrevista con Efe, en referencia a que todavía no es posible la consolidación de la paz y la convivencia, ni la normalización política en Euskadi porque no se ha cerrado el capítulo violento vivido durante las últimas cinco décadas.

El lehendakari no entiende que el Gobierno de Mariano Rajoy aplauda el proceso de paz en Colombia y, sin embargo, diga que ETA primero tiene que disolverse y después ya se hablará de lo que haya que hablar.

"Cómo es posible que se renuncie al diálogo" cuando hace ya tres años y medio que ETA anunció el cese de su actividad armada e "incluso ha mostrado su voluntad de desarmarse ante el Gobierno español", se pregunta.

A su juicio, el planteamiento debería ser "absolutamente inverso". Primero hay que dialogar, no sólo por la experiencia de otros conflictos internacionales, sino porque todavía hay en las cárceles unos 450 etarras y la propia ETA ha dicho que no está dispuesta a disolverse mientras haya presos.

Por eso Urkullu considera que este "diálogo de sordos" entre el Gobierno y la organización terrorista, que "tiene cautivos a sus propios presos", es "poco inteligente y además repercute en la falta de normalización de la vida política en Euskadi".

Para acabar con esta situación aboga por una política penitenciaria que favorezca los "procesos legales de reinserción" para que los presos que reconozcan el daño injusto causado asuman que no habrá soluciones colectivas, se acojan a los beneficios penitenciarios a los que tengan derecho y salgan del "cautiverio" al que les está sometiendo ETA.

En este ámbito enmarca la experiencia piloto que pondrá en marcha el Gobierno Vasco este año para que los presos hagan autocrítica. No se les va a dar casa y trabajo, sino que se estudia que, una vez que salgan de la cárcel, puedan obtener ayudas sociales (como la Renta de Garantía de Ingresos) para facilitar su resocialización, aclara.

Pero además Urkullu reclama una política de Estado para gestionar con inteligencia la situación que se vive en Euskadi y ve que el PP y Rajoy "han desaprovechado esta legislatura de mayoría absoluta para una relación institucional y política normalizada con el Gobierno Vasco".

"Estamos muchísimo mejor de lo que nunca habíamos estado", pero es evidente que no hay una normalización de la vida política, entre otras causas por "las tensiones que se dan en la izquierda abertzale" al no haber "conseguido ningún objetivo político de los que decía defender en su génesis".

En este ámbito, recuerda el "esfuerzo" que está haciendo el PNV para que EH Bildu haga una lectura autocrítica del pasado, de forma que se pueda reactivar la ponencia de Paz del Parlamento Vasco, con la reincorporación del PSE y "ojalá" también del PP, que la abandonaron porque la coalición abertzale no asumió el "suelo ético" acordado por el PNV, los socialistas y los populares en la pasada legislatura.

Respecto al autogobierno vasco, el lehendakari confía en que se pueda conseguir un "acuerdo integrador" entre los partidos vascos, que sea ratificado después por la sociedad en las urnas y respetado por el Estado para avanzar en el derecho a decidir, sin necesidad de una declaración unilateral de independencia.

Para lograrlo pide a los partidos no nacionalistas -PSE, PP y UPyD- que sean conscientes de "cuál su peso" político en Euskadi -son la tercera, cuarta y quinta fuerza en el Parlamento vasco por detrás del PNV y EH Bildu- "para entender el papel que tienen que jugar" en favor de la convivencia política.

Respecto a las consecuencias que podrían tener los resultados de las elecciones del 27 de septiembre en el proceso independentista de Cataluña, Urkullu sostiene que todavía cree en "el diálogo y en la posibilidad de acuerdo si hay voluntad", sobre todo por parte del Gobierno central.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin