Política

De amnistía fiscal, crisis y otras palabras impronunciables: la política, el reino del eufemismo

La vicepresidenta, en la sesión de control del miércoles. Imagen: EFE

No me llames Dolores, llámame Lola. La 'amnistía verbal' a la que se acogió Soraya Saénz de Santamaría esta misma semana, en una de esas volcánicas islas de interés que a veces brotan en el tranquilo charco dialéctico del Congreso, ha vuelto a poner el foco en la orwelliana 'neolengua' de nuestros bienhablados políticos.

Con la hoguera del 'Caso Rato' quemando etapas en titulares y editoriales, y ante el gesto de circunstancia de algunos de sus compañeros de partido acompañado de la lógica media sonrisa complaciente en la boca de toda la oposición- la vicepresidenta, en su réplica a Pedro Sánchez, pronunciaba no una, sino dos veces la secuestrada dupla de palabras prohibidas a golpe de argumentario matutino.

En medio del lánguido y esperable jaleo habitual, los oídos de la afición parlamentaria comenzaron a pitar. "Este Gobierno", clamaba la 'vice', "ha hecho una amnistía fiscal aplicando la ley". Algunos ojos como platos, tímidos aplausos y amago de jolgorio. Pero solo era el primer envite.

Lejos de taparse la boca y sonrojarse, Santamaría puso otro par de fichas en la mesa. Cuando todo quisque aún se recuperaba del primer golpe, la pareja de vocablos volvía a rebotar en las paredes del Congreso... "y ha hecho una amnistía fiscal muy diferente de las dos que hicieron los gobiernos del PSOE que eran opacas, sin control, y, encima, dando intereses a los defraudadores". Más de uno pidió cita en el otorrino para esa misma tarde.

Catorce letras que encendieron todas las alarmas después de tres años negando la mayor. Todo un periplo en el que los miembros del Partido Popular, con el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro a la cabeza, tuvieron que memorizar complejos jeroglíficos verbales revestidos con tela de camuflaje.

Las "medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas" o la más socorrida "regulación fiscal extraordinaria", más apta para mentes dispersas, habían sido santo y seña desde que en 2012 se iniciara la polémica medida de gracia para contribuyentes igualmente olvidadizos. El último eslabón de una larga cadena de atajos por el camino más largo roto por una autopista retórica que quizás rebela que el tráfico 'popular' transita por una carretera de doble dirección.

Y es que rápidamente, a la salida de la sesión parlamentaria, algunos pesos pesados del partido se apresuraron a desmentir a Santamaría y dejar claro que de amnistía nada. El portavoz Rafael Hernando, con su flema habitual, insistía en que era "una forma de hablar". Los términos incluidos en la orden ministerial que bautizó la operación van a misa.

El ministro de Justicia, por su parte, más amigo de echar los balones por encima de la grada del estadio, no dudó en echar la culpa a los periodistas: "utilizando el lenguaje habitual en los medios y en la calle, ha querido ser clara y referirse a ese asunto". La 'calle'. Ese concepto.

Pensar con palabras modela el pensamiento. O al revés. Los lingüistas no se acaban de poner de acuerdo. Lo que está claro es que en política no se le suele llamar al pan, pan y al vino, vino. Pura cuestión de lenguaje.

Esta es una pequeñas guía de algunas de esas 'manifestaciones con palabras o con otros signos exteriores de lo que uno siente o piensa caracterizadas por su sustitución por otras menos groseras, impertinentes o violentas'. Eso. Que ahí va una muestra de la colección de eufemismos de los políticos.

La 'desaceleración económica' de ZP

Era 2008 y alguien había tirado de la cadena. La economía española se iba por el sumidero y al presidente Zapatero se la aparecía un fantasma por las noches. Sin trabas en la lengua, hacía piruetas para no pronunciar una temida palabra que evocaba otros tiempos. La 'crisis' era cosa del pasado y ahí se tenía que quedar.

Metido en problemas, decidió el paso más habitual en política: no reconocer el problema. "Desaceleración económica" -cuesta hasta escribirlo- fue el término escogido. Al final, la crisis le encogió la garganta.

'Procedimientos de ejecución hipotecaria' que te dejan en la calle

Los desahucios no se han inventado en la presente década, pero parece que ni han existido, ni existen, ni existirán. Como en 1984, es necesario reescribir la historia y despojarla de términos incómodos. Las 'ejecuciones hipotecarias' han dejado a miles de personas en la calle, pero no se ha desahuciado a nadie.

Esto es una línea de crédito, circulen por favor

España no cuenta como país rescatado. Nunca ha tenido ese estatus. No es Grecia, ni Portugal, ni Irlanda. Es simplemente una economía en apuros que recibió un "préstamo favorable" y que contó con el oportuno "apoyo financiero". Una "línea de crédito" que simplemente representó una pequeña "ayuda" para salir adelante. 41.000 milloncejos de nada.

Hasta los medios de comunicación internacionales se hacían eco de los números de trapecismo retórico protagonizados por Luis de Guindos y Mariano Rajoy en aquel convulso 2013, año en el que siempre desayunábamos preocupados por una prima que vivía en algún sitio pero que ni sabíamos que existía.

Tijeras para reformar estructuralmente los servicios públicos

Había que atajar el déficit público y el presupuesto en Educación y Sanidad encogía como un jersey de lana lavado en caliente. Con 10.000 millones menos asignados, los carteles con la señal de 'prohibido tijeras' comenzaban a poblar las manifestaciones de unas calles revoltosas. Nadie en el Gobierno admitió que aquello eran recortes. Optaron por llamarlo "reformas estructurales necesarias para estabilizar el déficit".

Bankia, esa entidad "participada"

Los estados capitalistas no nacionalizan bancos. Eso es más del castrochavismo y de las 'dictaduras' latinoamericanas. Bankia es una entidad "participada", "provisionada", el Estado tiene "titularidad indirecta" sobre ella. Aunque fue el octavo banco que se intervino en la crisis, el eufemismo tomo forma -y cosechó críticas- con la nacionalización de la cuarta entidad del país.

El Impuesto que "reduce la imposición sobre el trabajo"

Para un partido que se autodefine liberal, aumentar impuestos es como pegarse un tiro en el pie. Puede que sea mejor "iniciar una política económica para reducir la carga impositiva sobre x para aumentarla sobre y". Eso fue lo que dijo el ministro Luis de Guindos cuando se subió el IVA, ese aterciopelado "gravamen adicional al consumo".

Impulsos aventureros

La salida de jóvenes españoles del país por falta de oportunidades laborales para nada es una "fuga de cerebros" sino "movilidad exterior". A finales de 2012, la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, dijo que la emigración de jóvenes no se debía sólo a la crisis, sino a otros factores entre los que está "el impulso aventurero de la juventud".

Pagar dos veces es pagar una vez el doble

Pagar los medicamentos una vez a través de los impuestos y otra en la farmacia no necesariamente quiere decir que vayas a abonar por duplicado, ya que el repago farmacéutico se convirtió en un amable "copago sanitario" mucho menos sangrante para el bolsillo y para el oído del electorado.

Despedir haciendo el spagat

Las sucesivas reformas laborales fueron una oda a la "flexibilidad del mercado de trabajo". Para muchos no fue más que despedir igualmente, pero mucho más barato. Lo más sorprendente es que era una medida para "fomentar la contratación".

Bola extra: saltar para abajo o avanzar hacia atrás

Si hay un eufemismo que se ha llevado la palma en los años de crisis ese es el de llamar crecimiento a la recesión, a la pura y dura contracción de la economía. En el cenit del oxímoron, que el PIB español registrara "crecimientos negativos" sonaba hasta bien. Un oxímoron al servicio de la economía.

Relacionados

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

zapatero sub normal
A Favor
En Contra

los atentados de ETA son accidentes

Otegui es un hombre de paz

el concepto de España es discutible

la tierra pertenece al viento

Puntuación -2
#1
Achilipu
A Favor
En Contra

Me ha gustado mucho como está escrito el articulo.

¡¡Enhorabuena¡¡

Puntuación 12
#2
FOSA
A Favor
En Contra

Las mordidas son colaboraciones con una asesoría propia.

La lotería es una estadística muy frecuente en la política

La fiscalidad de los bienes gananciales de mi mujer no se van afectados por los puestos de representación en banca, asesorías "verbales a constructoras o concesionarios públicos.

La redacción de informes económicos para obtener subvenciones, aprobaciones de ayuda financiera del estado etc. son propios de políticos especializados que han dejado el gobierno y la política.

Las empresas del Ibex se ven reforzadas por la colaboración de politicos avezados a la negociación y la gestión en la esfera publica y concesión de contratos de gran responsabilidad y envergadura.

TARDAN MUCHO EN LLEGAR LAS ELECCIONES Y PODEMOS

Puntuación 0
#3
Ay Señor, Señor
A Favor
En Contra

Por sus mentiras y soberbia morirá el PP políticamente

Puntuación 1
#4
A Favor
En Contra

El PP esta al borde de un ataque de nervios, mucha confusión, mucho lapsus, mucha contradicción, etc....Normal, cada dia comprueban que les quedan 2 telediarios y que el chollo se les acaba... eso desquicia a cualquiera...JA,JA,JA.... Pobres, lo mal que lo tienen que estar pasando.... Regeneraros, devolved todo lo que habeis robado, cumplid vuestras penas y quizás dentro de 15 o 20 años, os vuelvan a votar.....

Puntuación 1
#5