Política

El PSOE gira a la izquierda en busca del favor sindical y el voto del trabajador

Pedro Sánchez. Imagen: EFE.

Los tiempos difíciles obligan a buscar todos los apoyos posibles y, sobre todo, a intentar atar en corto los existentes. Tradicionalmente, el PSOE ha tenido en los sindicatos unos aliados importantes, pero la aparición de nuevas fuerzas políticas de izquierdas hace peligrar un favor sindical que resulta más necesario que nunca en este año electoral. A eso se suma el descontento de la clase trabajadora, que siente cómo muchas de las mejoras económicas llegan a costa de empeorar sus condiciones laborales. Un hartazgo que ha provocado un importante trasvase de votos de los partidos tradicionales a las nuevas formaciones.

Conscientes de ello, el partido de Pedro Sánchez se ha volcado en este Primero de Mayo, que ha hecho coincidir en el tiempo con una serie de propuestas que dan más poder a los sindicatos y escenifican un giro a la izquierda en busca de la complicidad sindical y de ese voto de la clase trabajadora que les puede arrebatar Podemos. El propio Pedro Sánchez señaló el pasado martes ante todo el grupo parlamentario que estaban ante una semana "muy importante".

Durante este viernes, el partido se multiplicó para estar visible en todos los actos mano a mano con los sindicatos. Sánchez desfiló en Valencia, acompañado de su candidato a la Comunidad valencia, Ximo Puig, y el número dos del PSOE, César Luena, acudió a un acto sindical en Logroño. La movilización de Madrid tuvo en primera línea a la secretaria de Empleo, Luz Rodríguez y al secretario de Economía, Manuel de la Rocha, a la cabeza. También acudieron los candidatos a la comunidad y al ayuntamiento, Ángel Gabilondo y Antonio Miguel Carmona.

Un despliegue de tropas acompañado de un mensaje en la misma línea de las últimas intervenciones del líder socialista: denuncia de la precariedad laboral, defensa de los derechos de los trabajadores y ataque a la reforma laboral del Gobierno. Todo ello, acompañado de un guiño ideológico con la diana puesta en el enemigo de izquierdas. La crisis interna de Podemos, destapada por la dimisión de Monedero y por el giro al centro de la formación, es una ocasión de oro que los socialistas no pueden dejar escapar. Por ahí vino precisamente el recado de Sánchez, que se refirió al apoyo de miembros de Podemos a la amnistía fiscal planteada por el Gobierno heleno de Alexis Tsipras. "Escuchar a dirigentes de Podemos defender la amnistía fiscal en Grecia no es de izquierdas", reprochó.

Cuidada puesta en escena

No es casual que Sánchez haya insistido en los últimos tiempos en remarcar como su única línea roja a la hora de buscar acuerdos de gobierno un pacto con el PP. Como tampoco lo es que Sánchez escogiese esta semana para presentar su nuevo Estatuto de los Trabajadores y anunciar que lo primero que hará si llega a la Moncloa es derogar la reforma laboral del Gobierno de Rajoy. Lo hizo haciendo aparcando su maratoniana precampaña, ante todo el grupo socialista, y con un esfuerzo pedagógico por parte del partido de explicar los detalles de una normativa que da todos el poder a las secciones sindicales en la negociación colectiva y centra sus críticas en la precariedad y temporalidad del paisaje laboral.

Con el nuevo Estatuto del PSOE, la negociación colectiva queda en manos de los sindicatos. Serán ellos, y no los comités de empresa, como hasta ahora, los que puedan negociar los convenios colectivos. Un cambio que dará mucho más poder y también más ingresos a los sindicatos, especialmente a los dos mayoritarios, ya que obligaría a incrementar su presencia e implantación en las empresas, así como aumentar el número de delegados sindicales. Eso sí, tras los escándalos en los cursos de formación en Andalucía, el PSOE también plantea nuevas reglas para "regular y clarificar" la financiación de las centrales sindicales.

La propuesta socialista incluye además tres únicas modalidades de contrato, subida del salario mínimo, y acabar con los falsos autónomos.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
phanton
A Favor
En Contra

A pescar del caladero esquilmado de Podemos...

Puntuación 1
#1
tururú
A Favor
En Contra

Esto me recuerda a aquello que decía ese partido en el 82:

-Tóo pal pueblo.

-Somos el partido de los descamisados.

-A España no la va a conocer ni la madre que la parió.

-OTAN NO, BASES FUERA.

-Se van a enterar los banqueros.

- etc, etc, etc

Y luego vimos lo que pasó. Ya estais todos muy vistos, pero no hay problema, el borreguito patrio siempre fue muy corto de memoria. Por recordar no recuerda la cantidad de bolas que le soltaron estos de ahora y solo pasaron 3 años.

Puntuación 1
#2
Usuario validado en elEconomista.es
ronaldoo
A Favor
En Contra

¿Qué clase trabajadora? por si no se han enterado cada vez quedan menos fábricas y empresas productivas, lo que tenemos es una mediocre economía de servicios llena de micro pymes y desempleados, todo gracias a las fabulosas leyes laborales de los socialistas, ese excesivo paternalismo en vez de crear o conservar empleo, solo ha producido paro. Las estadísticas de las últimas décadas lo dejan bastante claro.

Los políticos ni el estado crear empleo y sus pésimas decisiones a lo largo de la historia demuestran que solo saben destruido riqueza, empobrecer a las naciones y acabar con vidas humanas por el simple hecho de pensar distinto, pero sobre todo la izquierda se ha encargado de vender utopías imposibles, ese paraíso en la tierra casi religioso que nunca será. Lo peor de todo es que sigue vendiéndoles a sus votantes fantasías en formas de derechos sociales que a la larga solo causan frustración porque ya no se pueden financiar.

A los socialistas de todos los partidos se les acabo el argumento de la redistribución de riqueza y el bienestar porque cuando una sociedad no crea riqueza ni trabaja solo se redistribuye la miseria, y justamente eso es lo que veremos en los próximos años si esto no cambia, los políticos pensaron que el machacar a las empresas y ciudadanos con elevados impuestos para pagar todos sus caprichos mal o bien intencionados les duraría para siempre, pero lógicamente a la final las empresas cierran o se marcha a países con más libertades economías.

La socialdemocracia ha demostrado ser otro fracaso más de la izquierda, es que llamar bienestar a que una parte de la sociedad parasitaria viva a costa de la que se esfuerza y trabaja es de sinvergüenzas, los países Nórdicos dejaron de ser socialdemócratas hace ya unos cuantos años y pasaron a posturas más pragmáticas y realistas de corte liberal, el socialdemócrata Gerhard Schrí¶der también hizo reformas liberales para evitar el desastre si seguían por el mismo camino y gracias a eso Alemania es hoy lo que es.

Si el PSOE quiere sobrevivir debe asumir posturas más del estilo de Ciudadanos, no es la primera vez que lo hacen, hasta 1979 fueron marxista. En la actualidad bajo el contexto europeo y global tomar posturas más izquierdistas es llevar al país a la ruina total cosa que ya estamos viendo en Grecia y en cierta forma lo estamos experimentado en carne propia, si el PSOE insiste en seguir por el mismo camino continuará fracasando porque los idearios fantasiosos de prometer una sociedad perfecta, igualitaria y justa, se encuentran con la realidad de que la vida y la naturaleza humana no lo son, y como saben eso de crear el hombre nuevo no ha dado muy buenos resultados como tampoco hemos llegado ni llegaremos a ese paraíso terrenal que nos prometió Marx, así que dejen de inventar chorradas y permitan a las personas vivir en paz y como les dé la gana.

Puntuación 1
#3