Política

El liberal Rasmussen buscará formar un Gobierno en minoría en Dinamarca

Copenhague, 22 jun (EFE).- El líder opositor danés, el liberal Lars Løkke Rasmussen, recibió hoy el mandato de la reina Margarita II para encabezar una nueva ronda de negociaciones y tratar de formar un Gobierno en minoría, ante la falta de acuerdo para constituir un Ejecutivo con las otras tres fuerzas de derechas.

Los líderes de los nueve partidos que obtuvieron representación en los comicios del pasado jueves pasaron hoy de nuevo por el palacio de Amalienborg para entrevistarse con la jefa de Estado después de que Rasmussen desistiera ayer de formar un Gobierno con los otros tres partidos del bloque de derecha.

Ese bloque ganó las elecciones con el 52,3 % de los votos frente al 47,7 % que consiguió el bloque de centroizquierda liderado por la actual primera ministra, la socialdemócrata Helle Thorning-Schmidt.

"He recibido un amplio mandato para formar Gobierno. Sea un Gobierno de un solo partido o de varios, no impulsará únicamente la política del Partido Liberal. Ninguno tiene apoyo para imponer su línea", afirmó Rasmussen tras reunirse con la reina.

Rasmussen invitará primero al ultraconservador Partido Popular Danés (DF, por sus siglas en este idioma), que se convirtió en la fuerza más votada del bloque opositor con el 21,1 % de los sufragios, frente al 19,5 % del Partido Liberal, que perdió una cuarta parte de su apoyo.

"Entraremos en un Gobierno si la base es la adecuada", declaró hoy el líder del DF, Kristian Thulesen Dahl, asegurando que su formación no está "nerviosa" por formar parte del Ejecutivo.

El DF ya ejerció de árbitro de la política danesa entre 2001 y 2011, cuando fue apoyo externo del Gobierno de liberales y conservadores e impulsó una férrea línea en inmigración.

Mientras el Partido Liberal apuesta por congelar el gasto público e introducir rebajas fiscales, el DF defiende un aumento modesto de la inversión y aumentar las partidas destinadas al bienestar, además de reinstaurar los polémicos controles fronterizos implantados durante unos meses en 2011 y criticados por Bruselas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin