Política

La negociación nuclear iraní se encamina a superar el limite del 30 de junio

Viena, 28 jun (EFE).- La negociación del acuerdo que garantice que Irán no fabrique armas atómicas se presenta con incertidumbres, cuando todas las partes asumen que los tres días que quedan de plazo no serán suficientes para cerrar un acuerdo.

"Difícil, pero no imposible", "Desafíos muy grandes" y "La cumbre está ya visible" son algunas de las frases que están pronunciando los protagonistas de esta reunión en Viena, planteada como la ronda final de las negociaciones.

"Va a ser duro, siempre lo ha sido, pero no imposible. Es una cuestión de voluntad política. Las razones para lograr este acuerdo aún están ahí, probablemente ahora más que nunca", dijo la alta representante de la UE, Federica Mogherini, al incorporarse hoy al encuentro de Viena.

Aunque la diplomática italiana confió en que el acuerdo pueda alcanzarse antes de que expire el plazo del 30 de junio, aseguró que hay un margen de flexibilidad y que los contactos podrían extenderse un par de días.

"Lo que está en juego es nuestra seguridad, la seguridad del mundo", aseguró al destacar la importancia de llegar a un acuerdo y confió en que todas las partes muestren la voluntad para lograrlo.

Irán y el llamado Grupo 5+1 (EEEUU, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) iniciaron en noviembre de 2013 una hoja de ruta negociadora que fue prorrogada primero en julio de 2014 y posteriormente en noviembre de ese año.

El pasado abril se cerró un acuerdo marco cuyos detalles tenían que concretarse en un documento definitivo antes del 30 de junio.que sirva para limitar el programa atómico iraní, de forma que no tenga capacidad de desarrollar armas atómicas a corto plazo.

Para lograr ese acuerdo hay aún que superar aún "desafíos muy grandes", según advirtió el ministro de Exteriores del Reino Unido, Philip Hammond.

"Hay líneas rojas que no podemos traspasar. Todos debemos tomar decisiones muy difíciles si queremos alcanzar un acuerdo en los próximos días", afirmó el ministro, quien llegó a decir que no alcanzar un acuerdo sería mejor que lograr un mal acuerdo.

Esas "líneas rojas" y "desafíos" se refieren a los principales puntos que dificultan un acuerdo.

Por un lado, establecer el régimen de inspecciones a las instalaciones nucleares iraníes y que Occidente, y especialmente Francia, quiere que incluya a bases militares, algo que Teherán rechaza alegando razones de seguridad nuclear.

Por otro, aclarar a qué ritmo se levantarán las sanciones internacionales que están minando la economía iraní.

Mientras EEUU defiende que las sanciones se eliminen poco a poco, según se confirme que Irán cumple el acuerdo, Irán exige que queden anuladas de forma inmediata una vez que se firme el pacto.

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, aseguró que transformar en un acuerdo concreto el principio de entendimiento pactado en abril "parece fácil, pero es muy difícil".

También Mogherini precisó que el resto ahora es trasladar el entendimiento alcanzado en abril a un "acuerdo político sólido".

Para salvar esas diferencias, las negociaciones siguieron hoy con varios contactos al máximo nivel.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamed Yavad Zarif, se reunió durante dos horas con su homólogo de EEUU, John Kerry.

Kerry también tuvo un encuentro bilateral con Mogherini y todos los miembros del 5+1 mantuvieron una sesión conjunta.

En este contexto, hay pocas opciones de que el acuerdo final esté listo para el día 30.

Zarif, Hammond y el ministro francés, Laurent Fabius, se marchan hoy de Viena y se espera que regresen en los próximos días.

Fuentes diplomáticas de Irán y de Estados Unidos han dado ya por hecho que los contactos seguirán tras el día 30, aunque un portavoz iraní ha matizado que eso no significa que haya intención de una nueva prórroga de la negociación.

Antonio Sánchez Solís

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin