Política

Ni PP ni PSOE podrían llegar a Moncloa con Podemos o con Ciudadanos

Rajoy felicitando a Sánchez por su liderazgo en la oposición. Imagen: EFE

Con los datos en la mano, los extraídos este jueves del último barómetro del CIS, ni el Partido Popular ni el Partido Socialista podrían conformar gobierno con la solo ayuda de Podemos y Ciudadanos. La suma de las combinaciones, a priori más naturales, es decir, PP y Ciudadanos, PSOE y Podemos, no obtiene el número de escaños suficiente para sacar adelante la mayoría absoluta que requiere el Congreso de los Diputados, y que está fijada en 175 escaños. Por tanto, habría que ir a una mayoría simple, y ello dependerá de muchas variables. Reacciones al CIS.

El tablero electoral se antoja complicado. Si bien el CIS de julio ha dado un empuje al denostado bipartidismo, las cuentas no salen a ninguna de las dos principales formaciones políticas, por otra parte muy igualadas en sus posibles alianzas (PP y C's, con un 39,3%, y PSOE y Podemos, con el 40,6% de los votos). (Barómetro de julio del CIS)

Así pues, y con estos resultados, tanto los de Mariano Rajoy como los de Pedro Sánchez se verían obligados a buscar otro tipo de acuerdos, que para los primeros se tornan muy complicados, y para los segundos algo menos, pues es previsible que Izquierda Unida, con el 3,7%, aportara el elemento diferenciador de este futuro ejecutivo a varias bandas.

Los porcentajes de ayer tienen una traducción numérica. El PP, con el 28,3 de los votos tendría una representación de 136 escaños en la Cámara Baja. Ciudadanos con su 11,1% obtendría 24 diputados nacionales. Por otra parte, el PSOE, a quien el CIS de julio le otorga el 24,9% de los votos -el peor resultado de la formación socialista en la democracia-, tendría 108 escaños, mientras que Podemos, con el 15,7% alcanzaría 49 diputados, muy lejos de los 70 que le llegaron dar más de una encuesta.

Ticket favorable pero con incovenientes

Con estos resultados, PP y Ciudadanos suman 160 diputados frente a los 157 de PSOE y Podemos. Sin embargo, paradójicamente, con este desenlace mínimamente adverso, los socialistas y los de Pablo Iglesias podrían establecer la diferencia apenas con el empuje de IU, que con el 3,7% de los votos marcan un dato superior de 162 escaños, suficiente para presentar una iniciativa de Gobierno al Congreso, y sacarlo adelante con la abstención de otras fuerzas, o bien con la suma de algunas formaciones más, como podría ser el caso del PNV.

El sustento del PNV parece el relato de una alianza anunciada. Recientemente, Iñigo Urkullu y Pedro Sánchez se reunían en el País Vasco, y el lehendakari mostraba toda su disposición a sellar pactos dentro y fuera de Euskadi, a cambio de un revisionismo de la Constitución, a lo que parece dispuesto el máximo dirigente socialista. El problema es que las encuestas elaboradas para determinar el futuro Gobierno vasco no dan mayoría suficiente a PNV y PSE, de manera que ese anunciado concierto podría verse malogrado, o supeditado al resultado final en las urnas de las elecciones generales, pues es muy posible que PNV necesite también del Partido Popular para seguir al frente de la Lehendakaritza. Es cuestión de tiempo.

De todos modos, el vulnerable soporte del nacionalismo vasco no es determinante para el PP. Los de Génova 13 necesitarían, además de Ciudadanos -en el caso de que no pidan la cabeza de Mariano Rajoy como se comenta en los círculos políticos-, el apoyo de todo el nacionalismo de derechas, más los votos de Foro, de UPN (si obtienen representación), e incluso de Coalición y Canaria.

A día de hoy, el ticket-electoral PSOE-Podemos parece el más aventajado en las encuestas. Ahora bien, el sondeo de ayer dejó abiertas unas cuantas puertas que no explican con claridad el próximo escenario electoral. Para empezar, el sondeo advierte de una circunstancia, el porcentaje de indecisos -donde se incluye el voto oculto- oscila entre un 20 y un 18% de los votos. Un porcentaje extraordinariamente significativo si se tiene en cuenta que a la pregunta recordatorio de '¿A quién votó usted en las últimas elecciones generales?', la mayoría ha contestado que "al PSOE", lo que es matemáticamente falso.

El voto oculto

Por otro lado, los estudios comparativos en intención de voto señalan que Podemos, la fuerza principal con la que habría de pactar Sánchez si quiere llegar al Palacio de La Moncloa, se ha dejado a unos cuantos adeptos en el camino, hasta el punto de que el voto joven, el que básicamente ha dado alas electorales a esta formación, ha ido cayendo en picado -lo que ellos han admitido-, y hoy resta hasta un 40% entre los menores de 24 años, una pérdida que puede convertirse en abstención -favoreciendo al PP-, o recaer en las papeletas socialistas, como ya viene ocurriendo.

Tras conocer el CIS, este jueves son varios los editoriales que remarcan el cambio de tendencia, el reflote modesto del bipartidismo, el voto útil, y el éxito del mensaje del miedo empleado por el PP con el afán de recuperar votos fugados a otros partidos, o sencillamente dormidos. En cualquier caso, la última palabra la tienen las urnas, y a lo mejor, también el resultado de las elecciones en Cataluña.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

La constitucion es clave para el dinero de la salud. Las pensiones tener hospital y dinero para la scot Ademas es ckave para las academias de la educacion jorge G Tostado El Periodista 2015 agosto

Puntuación -1
#1