Política

La reforma constitucional que se avecina

Rajoy ha recogido el guante de Posada. Imagen: EFE

"El ordenamiento jurídico no se debe petrificar". La frase resonó en uno de los salones nobles del palacio del Congreso de los Diputados el pasado 6 de diciembre de 2015, no hace siquiera diez meses. Los oídos de Mariano Rajoy sintieron un pitido sordo que rápidamente se diluyó entre sus habituales miradas a otro lado, pero algo quedó en su disco duro interno de aquellas palabras.

Quien las pronunció no fue otro que Jesús Posada, el presidente de la Cámara Baja, la más alta magistratura de nuestro país tras la Corona. No habían sido formuladas por el jefe de la oposición, tan proclive a hablar del inmovilismo de Rajoy, ni por el presidente catalán que ha emprendido una operación política ilegal e irracional atropellando las leyes si éstas antes no son modificadas a su antojo.

El toque de atención lo daba el máximo representante del poder legislativo. Y el guante ha sido recogido pasado un tiempo por un presidente que ya no se niega a hablar de la reforma de la Constitución Española, de la que reconoce abiertamente en sus intervenciones estivales será el gran asunto de debate público y diálogo político en la legislatura venidera, la que está a la vuelta de la esquina y que tantas incertidumbres despierta.

Los pilares del posicionamiento de Rajoy hasta ahora en este asunto trascendental han sido irreprochables, más allá de la crítica oportunista y ventajista de quienes hacen oposición o llegan ahora a la vida política tras su crianza radical en las aulas universitarias. Sus criterios exigibles a cualquier cambio han sido conocer a la perfección los objetivos del mismo y garantizar el máximo consenso en las Cortes, al menos el que tuvo el texto vigente en el año 1978.

Contra esas dos ideas no hay quien pueda oponerse, por mucho que se repita como cantinela usada la necesidad de una reforma para convertir España en un Estado federal, algo que ya es con otro nombre y en un grado de descentralización que ningún Estado federal de los que nos rodean admitirá nunca.

Los territorios se federan para estar unidos, para ser más fuertes, y el poder central se reserva altísimas cuotas de decisión que los actuales gobernantes de la región catalana no aceptarían nunca. ¿Es eso lo que va a ofrecerles Pedro Sánchez? Los distintos territorios en un Estado federal puro son iguales ante el poder central, no hay excepciones ni consideraciones "históricas" sobre derechos colectivos por encima de otros ciudadanos.

¿Aceptarán Mas y Junqueras, la ANC y Ómnium esa solución federal y con esta idea feliz se habrá resuelto el problema? Difícilmente creíble. Que un partido se mantenga durante años, con dos dirigentes políticos diferentes como Rubalcaba y Sánchez al frente, defendiendo una idea de federalismo inconcreto que no ha acertado a explicar aún, nos pone en la línea de salida y sin poder avanzar por falta de ideas y de proyectos serios.

Pero es cierto y así debe ser valorado que la iniciativa en política la tiene quien gobierna. Si Rajoy revalida su mandato, suya será la responsabilidad de abrir el diálogo con los grupos en busca de consenso. Imaginar esa hipotética ronda de contactos en La Moncloa resulta hoy como mínimo una ironía: el líder socialista con su federalismo inconcreto bajo el brazo y negándose a aceptar propuesta alguna que se salga de ese guión, el líder de Podemos con su cizalla preparada para romper el candado que según su particular visión ha maniatado a los españoles durante casi cuatro décadas hasta convertirles en rehenes de un régimen manipulador en el que el pueblo ya no es soberano, los líderes nacionalistas con su obsesión por romper la Constitución y destruir el modelo que se eligió democráticamente en el proceso constituyente?

Resulta imposible imaginar consenso alguno en un parlamento en el que PP y PSOE van a quedar por debajo del 55% de la representación. Las propuestas moderadas también estarán sobre la mesa: la tercera vía de Duran i Lleida se ha reconvertido en una disposición adicional que reconozca la singularidad catalana en el Estado español, y la reforma que plantea Ciudadanos aparca el asunto territorial para centrarse en la regeneración como elemento clave del cambio: la despolitización de la Justicia para que no sean los partidos los que designen a los magistrados, llegando incluso a discutir si el Tribunal Constitucional debe seguir existiendo.

Hasta que ese debate llegue tenemos por delante dos campañas electorales y dos elecciones. Las inminentes en Cataluña estarán marcadas por esta problemática de la reforma constitucional destinada a su "encaje" en España, lamentable expresión cada vez más utilizada para definir algo que ya existe, una comunidad autónoma encajada en el mapa y en la realidad nacional, en la que más de la mitad de sus ciudadanos quieren seguir siendo españoles y se ven empujados a un abismo y a una confrontación que, esperemos, esté tocando a su fin.

comentarios10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 10

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Visca Catalunya lliure.

Puntuación -12
#1
Trencapins
A Favor
En Contra

Reforma constitucional???? ahora??? Ya no engañais a nadie y menos a los catalanes

Puntuación -8
#2
talion
A Favor
En Contra

La Reforma/Destroza de la Constitucion consiste en quitar los frenos y lanzar a España al abismo.No te ilusiones,Arribas!

Puntuación 8
#3
javier
A Favor
En Contra

y me pregunto: vale la pena liar semejante follón con lo de la independencia que al final nos va a traer miseria a todos cuando estamos en la unión europea, cuando la tendencia es a la unión (filosofía de la UE), cuando los catalanes tienen un Gobierno propio con super-competencias, cuando ya todo el mundo sabe que el pueblo catalán es un gran pueblo de España? Así las cosas de verdad que no entiendo semejantes proclamas de Viva Cataluña libre, como si hubieran sido una colonia de españa, que es mentira y cuando además una gran parte de los catalanes no piensa como ellos. Deberíamos pensar en cómo juntos podemos prosperar respetando la idiosincrasia propia que es lo más adecuado a estos tiempos y para un País maduro y con una gran historia, con todas sus luces (menos) que sombras.

Puntuación 9
#4
Trencapins
A Favor
En Contra

#4 Javier

Lo tuyo es inocencia, buena fe o...cinismo!

Puntuación -2
#5
Trencapins
A Favor
En Contra

La reformas serias en España vendrán despues de la independencia de Catalunya. España por si misma no se ha movido nunca en la historia, es conservadora e inmovilista por credo.

Y es por ello que su historia tiene FIN.

Puntuación -4
#6
I love UPyD
A Favor
En Contra

Resulta que un señor en el siglo XIX, para poder administrar el territorio más fácilmente, diseñó la actual división provincial.

Ahora alguien quiere hacerme creer que yo soy "otra" cosa que mi vecino del pueblo de al lado porque nos separa una de esas líneas.

.

Pero qué gi.li.po.llez es esa del "federalismo de los territorios". No hay territorios, solo hay un territorio, el del estado español, con diversas demarcaciones administrativa de naturaleza gestora, y quien diga lo contrario miente.

.

Ya está bien de tanto tonto.

Y Cataluña nunca fue Estado, ni Reino, ni tuvo nunca "soberanía de pueblo" distinto y propio. Nunca.

Puntuación 10
#7
Esapaña unida
A Favor
En Contra

Propuesta de la Reforma de la Constitución:

1 Anulación de las Autonomías en su actual estatus

2 Sustitución por delegaciones provinciales gubernamentales sin poder legislativo

Primera consecuencia: Desparecen los parlamentos autonómicos y todos sus políticos y palacetes de residencia de presidentes autonómicos. Ahorro: bastante. Facilidades de corrupción: disminuidas

Segunda consecuencia: TODOS los españoles se rigen por las mismas leyes y desparecen los favoritismos "históricos" fiscales.

3 Los ayuntamientos se gobernarán desde las delegaciones provinciales gubernamentales. Se utilizarán medios telemáticos para hacer las gestiones. La Policía será un cuerpo UNICO para toda España.

Tercera consecuencia: Todos los ayuntamientos recibirán el mismo trato en función de sus habitantes censados. Desparecen los alcaldes y los concejales. Más ahorro, menos gasto y menos facilidades de corrupción. Lo de la recalificación de terrenos debería revisarse para evitar pelotazos y favoritismos. Mejor que desparezca la recalificación en si misma. Simplemente que existan permisos o prohibiciones de edificación según criterios objetivos.

4 Solamente habrá unas elecciones generales con la subdivisión actual por provincias y coincidirán en fecha con las elecciones europeas. Las listas serán abiertas.

Cuarta consecuencia: Se ahorra en propaganda política y no se pierden tantas horas en elecciones unas detrás de otras.

6 Los partidos políticos y demás asociaciones, políticas, culturales o de cualquier índole, se sufragaran sus propios gastos. Las subvenciones estarán prohibidas por ley. Cada uno es libre de dar dinero a quien quiera y podrá deducirse de la declaración de hacienda según el destino del mismo.

Quinta consecuencia: Mas ahorro de dinero, o sea, menos gasto.

Sexta consecuencia: Lo impuestos disminuirán considerablemente.

Y así podrían enunciarse un montón de reformas para que no nos quedemos sin dinero por mantener a tanto parásito político.

CUANTO MENOS ESTADO, MEJOR PARA EL INDIVIDUO. SOCIEDAD DE INDIVIDUOS Y NO DE BORREGOS.

Puntuación 5
#8
Mariano
A Favor
En Contra

La reforma debe pasar por la reconciliación a través de una amnistia a los corruptos y la estabilidad de la casta.

Puntuación 0
#9
Mi queso se lo come Madrid
A Favor
En Contra

La única propuesta de modificación de la constitución que se puede esperar de España es que Catalunya conste como una colonia y el derecho de ser expoliada por Castilla.

Puntuación 1
#10