Política

El director general del OIEA visitó la polémica instalación de Parchin

Viena, 20 sep (EFE).- El director general del OIEA, Yukiya Amano, visitó hoy la controvertida instalación militar de Parchín, al sur de Teherán, donde la ONU sospecha que se produjeron en el pasado experimentos clandestinos con explosivos especiales en el marco del programa nuclear de Irán.

En un comunicado, la agencia nuclear de la ONU explica que, dentro de la puesta en marcha de la "hoja de ruta" para esclarecer las dudas sobre el programa nuclear iraní, Amano estuvo en Parchin junto con el jefe del departamento de salvaguardas (controles) del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Tero Varjoranta.

Durante años, los inspectores del OIEA exigieron de Irán poder visitar esa instalación, a lo que Teherán siempre se negó, alegando que se trata de una instalación militar y no nuclear.

Una fuente diplomática, conocedora de la investigación del OIEA en Irán, señaló hoy a Efe en Viena que la visita de Amano en Parchin "es un gran paso hacia adelante" para esclarecer las dudas sobre el pasado del programa nuclear iraní.

Irán y seis grandes potencias firmaron en julio pasado en Viena un histórico acuerdo nuclear que limita algunos aspectos del programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que pesan sobre ese país.

Una condición previa para que ese tratado pueda entrar en vigor es que el OIEA debe elaborar un análisis definitivo sobre el pasado y presente del programa nuclear de la República Islámica.

Para ello, las dos partes firmaron el 14 de julio esa "hoja de ruta", según la cual Irán debe entregar la información necesaria al OIEA de aquí al 15 de octubre para que los expertos de la agencia nucleares puedan elaborar su análisis hasta el 15 de diciembre.

Una de las exigencias centrales del OIEA es esclarecer lo que sucedió en el pasado en Parchin, un sitio en el que los iraníes han estado haciendo obras de limpieza y reconstrucción durante años, según muestran imágenes tomadas por satélites.

Las acusaciones sobre posibles dimensiones militares del programa nuclear de Irán provienen de diferentes agencias de inteligencia, que el OIEA considera como "creíbles".

Irán, por su parte, las tilda de meras "alegaciones infundadas" y de "invenciones".

Solo con ese análisis del OIEA puede entrar en vigor el histórico acuerdo nuclear y se podrán levantar las sanciones internacionales contra Irán.

Amano viajó ayer desde Viena a Teherán, donde se reunió con el presidente iraní, Hasan Rohani, con el ministro de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, y con el jefe del organismo nuclear iraní, Ali Akbar Saheli.

Asimismo, el director general del OIEA mantuvo un encuentro con miembros del Parlamento de Irán.

Desde el año 2002 la comunidad internacional teme que Irán esté trabajando en un programa nuclear militar clandestino, lo que Teherán niega, al señalar que solo tiene intenciones pacíficas.

Sin embargo, durante años Teherán no concedió al OIEA la cooperación y el acceso necesario para que sus inspectores puedan verificar la naturaleza de las actividades atómicas en Irán.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin