Política

El caso ERE deja el Supremo con Chaves y Griñán en una difícil posición jurídica

Chaves y Griñán. Imagen: Efe

El inminente regreso del Caso ERE instruido en el Supremo al juzgado 6 de Sevilla dejará a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán en una muy difícil posición, porque llegarán ante los jueces andaluces con el peso de su incriminación por prevaricación por el alto tribunal.

La pieza del Caso ERE que se instruía en el Supremo volverá en los próximos días al juzgado 6 de Sevilla para luego ser juzgada por la Audiencia Provincial de esta ciudad, a causa de la renuncia del exconsejero José Antonio Viera a su escaño.

La renuncia del último de los aforados imputados en el caso hace decaer la competencia del Supremo sobre el mismo.

Esta situación libera al alto tribunal de un difícil problema jurídico y doctrinal en torno a cómo y hasta dónde puede llevarse el delito de prevaricación. Al mismo tiempo, perjudica a los expresidentes citados.

Las defensas de los implicados contaban, antes de la renuncia de viera, con un último capítulo en este proceso.

Habían presentado recursos ante la Sala de lo Penal del alto tribunal con la esperanza de que ésta, sin llegar a desautorizar al magistrado instructor del caso, Alberto Jorge Barreiro, sí abriera alguna grieta en la red argumental de este juez.

Ello les habría permitido acudir ante la Audiencia Provincial de Sevilla en condiciones mejores de las que se encontrarán ahora.

Sin embargo, el cierre precipitado del sumario en el Supremo les ha privado de esa oportunidad y les deja muy tocados procesalmente, pues han quedado marcados, sin oportunidad de defensa ante el Supremo, por un durísimo escrito de todo un magistrado del alto tribunal.

La definición del delito de prevaricación pasiva hecha por el magistrado instructor es muy novedosa y antes o después debía ser revisada por el conjunto de la Sala Penal del alto tribunal, que no quería hacerlo en el contexto de un caso de tanto peso político como el de los ERE.

La posibilidad de que los magistrados del Supremo cuestionaran en alguna medida al instructor Barreiro, un hombre de criterio y carácter independientes, no era descabellada.

El Supremo no estaba dispuesto a quebrar su argumentación, pero tampoco era fácil tragar con su nueva doctrina. Con el envío del sumario a Andalucía se han visto liberados de presiones y podrán afrontar ese problema doctrinal en otro momento y en un contexto más cómodo.

El exdiputado del PSOE José Antonio Viera, -ahora en el Grupo Mixto- renunció ayer a su acta de diputado en el Congreso, perdiendo así su condición de aforado.

Viera ha sido el último parlamentario de los implicados en este caso en renunciar, pues antes del verano ya lo hicieron, entre otros, los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin