Buscar

Oriol Junqueras, un historiador y ferviente católico al frente de las cuentas catalanas

EFE
14/01/2016 - 12:38

Cuando hace unos meses Oriol Junqueras se presentó ante el Círculo de Economía como una opción "moderada" y "limpio de corrupción" probablemente su auditorio empresarial no imaginaba que este historiador y líder de ERC sería a día de hoy su máximo interlocutor como vicepresidente económico del Govern. Junqueras (ERC) se descarta como candidato

Oriol Junqueras i Vies, nacido un 11 abril de 1969 en el barrio de Sant Andreu del Palomar de Barcelona, ha sido hasta hace poco alcalde de Sant Vicençs dels Horts (Barcelona), municipio al que se trasladó con su familia a los dos años, y desde hoy es vicepresidente único de la Generalitat y conseller de Economía.

Este historiador, que se dio a conocer en el mundo político como eurodiputado de ERC en 2009 y que en 2011 se hizo con las riendas de un partido en el que hasta no hace mucho figuraba como independiente, es un político que se autocalifica de "distinto", suave en las formas, contundente en sus convicciones y a veces más emocional en sus reacciones que el común de la clase política.

Este rasgo de su personalidad es el que le lleva a emocionarse en público en ocasiones puntuales, como cuando, en octubre de 2104 pedía en una entrevista radiofónica, al borde de las lágrimas, la convocatoria inmediata de elecciones para declarar la independencia.

Licenciado en historia moderna y contemporánea y doctor en historia del pensamiento económico por la UAB, admirador y conocedor de la cultura italiana -estudió en el Liceo italiano y sabe cinco idiomas-, Junqueras deberá tirar de mucha finezza para compaginar su plan independentista con el deseo de estabilidad de los empresarios.

Será este un reto complicado, porque desde su nueva responsabilidad tutelará la puesta en marcha de "estructuras de estado" claves para el nuevo gobierno catalán, como la creación de una Hacienda y una agencia de Seguridad Social propias.

Autor de numerosos libros, la mayoría de historia, su tesis doctoral de 2002 versaba sobre el pensamiento económico en la Cataluña de la Alta Edad Moderna (1520-1630), un detalle que enlaza con su nueva misión bajo la presidencia de Carles Puigdemont, con quien le une el vínculo del municipalismo y el periodismo.

En este sentido, Junqueras colaboró en programas de Catalunya Ràdio y Rac1 y como guionista y asesor en series documentales de televisión, como Els Maquis o La guerra silenciada.

Hijo de catedrático de instituto y de enfermera, otro detalle que siempre acredita en su biografía es su condición de miembro del Centro Excursionista de Sant Vicenç dels Horts, así como de que desde muy joven trabajó en el campo, en unos terrenos que su familia tenía en Castellbell i el Vilar, comarca barcelonesa del Bages.

Hombre de fuertes convicciones católicas, Junqueras siempre ha sabido hacer de la paciencia virtud, incluso cuando estoicamente es capaz de responder más de tres o más veces a la misma pregunta de los periodistas con la misma respuesta, para desesperación de éstos.

Precisamente tiempo -pero no mucho- necesitará ahora para hacerse con las riendas de una vicepresidencia clave, en un contexto de precariedad financiera simbolizada por la dependencia de las finanzas públicas catalanas del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Y también deberá tranquilizar a una clase empresarial que aún recuerdan la imagen de un Junqueras animando a "frenar la economía catalana durante una semana" si el Gobierno de España no permitía la celebración de un referendo de autodeterminación, lo que le granjeó entonces -de eso hace más de dos años- no pocas críticas.

Volviendo a aquella intervención suya ante el Círculo de Economía, en mayo de 2015, Junqueras tiró de dialéctica suave, con su habitual ironía se comparó con "el conservador" David Cameron y apeló frecuentemente a la "moderación" de su partido.

Entonces, y contra pronóstico, acabó recibiendo un cerrado aplauso de los asistentes del reputado auditorio, y hasta el propio presidente del Círculo de Economía, Anton Costas, quien al final de su discurso hizo gala de su ironía gallega al responderle: "compramos el moderantismo y el conservadurismo de ERC".

Hoy, apenas ocho meses después de aquella intervención en las jornadas del Círculo en Sitges, Junqueras volverá a situarse bajo el escrutinio del mundo empresarial y económico. Pero ahora no será desde un atril, sino desde la responsabilidad de la acción de gobierno y como vicepresidente de Cataluña.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0