Política

El contable de Nóos afirma que Torres urdió una estructura internacional para evadir fondos

El excontable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro. Imagen: EFE

El que fuera contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, ha señalado que su cuñado y exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, urdió una estructura fiduciaria en el extranjero con el objetivo de desviar los fondos obtenidos de forma irregular de las Administraciones públicas y ocultar a sus verdaderos beneficiarios, además de lograr tributar menos que en España. Matas: "Asumo mi culpa e intentaré restituir el daño producido".

En su declaración como acusado en el juicio del caso Nóos, que continúa desarrollándose esta tarde, ha precisado que en esta red internacional jugaron un papel fundamental las mercantiles Blossom Hills, en Belice, y De Goes For Stakeholder Management, a la par que Torres abrió varias cuentas corrientes personales a las que se transfirió el dinero desde las cuentas del entramado Nóos.

Una vez abiertas, se habrían traspasado a las mismas hasta un total de 420.000 euros desde el Instituto Nóos y 50.000 desde De Goes. Tejeiro ha explicado que De Goes emitió facturas contra el Instituto Nóos que confeccionó y se las entregó su cuñado, para después remitirlas Tejeiro a Salvador Trinxet, el abogado que presuntamente ayudó a urdir esta red de evasión fiscal internacional.

Tejeiro continúa siendo interrogado por el fiscal anticorrupción Pedro Horrach -quedan por interpelarle el resto de acusaciones así como las defensas- quien, ante la descripción de la estructura fiduciaria y las mercantiles utilizadas, ha preguntado con ironía: "¿cuántas empresas pantalla se abrieron? Porque yo ya me he perdido".

Nóos infló facturas

Tejeiro, ha admitido esta mañana ante el tribunal que presentó "facturas falsas", por servicios inexistentes, a la Generalitat Valenciana para justificar el proyecto de la candidatura a los Juegos Europeos, por orden de su jefe, Diego Torres.

En su declaración como acusado, Tejeiro ha dicho que remitió esas facturas y otras de gastos en los que había incurrido Nóos y que no tenían nada que ver con el proyecto: "Buscamos todos los gastos que pudiéramos facturar porque teníamos que justificar muchísimo dinero".

En diciembre de 2005, la Generalitat firmó un convenio con Nóos de dos años para preparar la candidatura de Valencia como sede de unos Juegos Europeos, que nunca se celebraron. El coste del convenio era de 3 millones de euros, pero la Generalitat solo pagó 382.203 euros por un informe y devolvió 123 facturas por dos millones de euros que no estimó justificadas.

"Cogimos todas las facturas que se habían generado desde el momento que se empezó a trabajar para los Juegos Europeos y se me indicó vamos a meter cinco de Telefónica por gastos telefónicos, estas de limpieza...", ha detallado Tejeiro a preguntas del fiscal Anticorrupción Pedro Horrach.

Ha añadido: "Jamás se podía justificar con este tipo de facturas. No había este tipo de gastos para un proyecto como los Juegos Europeos que era de millones, no había gastos suficientes para cubrir eso".

Cuando la Generalitat reclamó justificantes del gasto realizado, Torres le pidió al contable que buscara "todas la facturas de proveedores" que tuvieran, de las distintas empresas del grupo Nóos, independientemente de que trabajaran en ese proyecto o no: "Saqué todas las facturas que tenía guardadas".

Tejeiro ha admitido que emitió certificados para la Generalitat con facturas correspondientes a conceptos como la limpieza o el material de oficina de las seis o siete empresas del grupo Nóos, cuando sólo una de ellas trabajó en esa iniciativa, así como gastos de personal y de viajes que hicieron esos empleados sin ninguna relación con la candidatura a los Juegos Europeos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin