Política

Barberá resta importancia al expediente del PP: "Son cosas que están en los estatutos y punto"

Barberá, ayer en el Senado. Imagen: EFE

La exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá ha restado importancia al expediente informativo que ha decidido abrirle el PP junto a otros afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia: "Son cosas que están en los estatutos y punto y final", ha señalado. Rajoy: Es un paso muy importante que Barberá atienda la petición del juez.

La senadora no quiso decir nada más a los periodistas poco ante de finalizar el Pleno de la Cámara alta pasadas las once y media de la noche, insistiendo a la prensa que no iba a hacer declaraciones. Tampoco habló a su entrada al Senado ya que había ofrecido una rueda de prensa por la mañana en Valencia y a esas declaraciones se ha remitido.

Rita Barberá quiso entrar en el hemiciclo esta tarde por la puerta principal y lo hizo en medio de una nube de periodistas, pero cuando se le ofreció darse la vuelta y acceder al Pleno por una puerta lateral  contestó: "Yo no me quiero esconder".

Dicho esto, ocupó su escaño y no vlvió a pisar el pasillo de entrada al Salón de Plenos. Cuando salió del hemiciclo, y estuvo entrando y saliendo casi toda la tarde, lo hizo por un pasillo posterior situado al fondo del hemiciclo y reservado a los senadores.

Al inicio del debate del último punto de la sesión, a las 22,15 horas, la senadora se fue a la cafetería y se sentó junto a tres senadores, los asturianos Ovidio Sánchez y Mario Arias, el extremeño Diego Sánchez Duque y la valenciana Marta Torrado, su compañera de escaño.

Llegó a comer

La exalcaldesa llegó sobre las tres de la tarde a la Cámara en un taxi. Se dirigió al comedor y compartió mesa con varios senadores de la Comunidad Valenciana, entre ellos Marta Torrado, que será su compañera de escaño en el hemiciclo en esta legislatura, así como Adela Pedrosa y Agustín Almodóvar.

Luego saludó a otros cargos, como Iñaki Oyarzábal, Secretario de Derechos y Libertades del Partido Popular, quien se sentó un rato a su mesa.

Después de comer, minutos antes de las cuatro de la tarde, Barberá se dirigió al hemiciclo pero al aparecer en el pasillo del Pleno fue rodeada por los periodistas que la esperaban. La senadora, acompañada también por los policías de seguridad del Senado, fue avanzando entre micrófonos y cámaras pidiendo respeto a su decisión de no hablar esta tarde.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin