Política

El expresidente del Valencia Juan Soler dice que la Generalitat le instó a reunirse con Urdangarin

El expresidente del Valencia CF Juan Bautista Soler. Imagen: Guillermo Lucas

El expresidente del Valencia CF Juan Bautista Soler, quien ha declarado como testigo en el juicio del caso Nóos, ha apuntado que desde Presidencia de la Generalitat Valenciana le instaron en 2005 a reunirse con Iñaki Urdangarin, ya que "tenían interés en que escucháramos" lo que el exduque tuviera intención de transmitir al club".

"Era una llamada habitual de convocatoria de gente, nos solían llamar de la Generalitat y del Ayuntamiento", ha apostillado el exdirectivo, quien a preguntas de la fiscal anticorrupción Ana Lamas ha recordando que Urdangarin "tenía ganas de venir a las oficinas del club".

El testigo ha recordado que derivó las gestiones de cara a la reunión con el entonces vicepresidente del Valencia CF, Vicente Soriano, y, cuando concertaron la cita, acudieron a la misma. "Era muy protocolaria, le dimos a Urdangarin un banderín y una pluma o un boli. Desde Nóos querían hacer un lanzamiento del Valencia Summit, iban buscando patrocinadores", ha recordado.

Sin embargo, ha explicado que le transmitieron que "no teníamos dinero, pero al final acordamos que si ponían el escudo del Valencia como publicidad en unos 3.000 posters que se iban a repartir por la ciudad, podíamos pagarle el importe ajustado". Finalmente, se libraron dos facturas de 20.000 y 30.000 euros cada una contra el Instituto Nóos.

Por su parte, Soriano, quien también ha sido interrogado en calidad de testigo, ha señalado tener una amistad "cordial" con el exduque, quien le fue presentado a través del empresario Miguel Zorío. Según ha señalado, Urdangarin quería que el club valencianista pudiera económicamente colaborar en la celebración del Summit.

"No sabía ni lo que era el Instituto Nóos a fondo, ni si participaban políticos. Lo tomé como un evento deportivo a nivel social", ha remachado

Eventos por tres millones en Cataluña

Por otro lado, se ha sabido Urdangarin propuso en 2005 a la Generalitat de Cataluña la organización de eventos sobre salud y deporte con un coste de unos 3 millones de euros, proyectos que el gobierno catalán desechó, según ha testificado hoy la exconsellera de Sanidad Marina Geli.

"Lo desestimamos, no por la cuantía solo, sino porque no encajaba en nuestros planes de política de salud pública", ha declarado Geli ante el tribunal de la Audiencia de Palma que juzga el caso Nóos.

La exconsellera ha indicado que el Instituto Nóos, que el marido de la infanta Cristina impulsaba junto a su socio Diego Torres, le presentó sus proyectos a ella y también a otros miembros del Govern de la Generalitat, aunque no tuvo éxito y no se materializó ninguna colaboración.

El único contrato de la asociación sin ánimo de lucro con la administración autonómica catalana fue un convenio de colaboración por 35.000 euros por el que Ignasi de Juan, empleado de Nóos, participó en la elaboración de un plan director sobre cooperación.

Geli ha subrayado que ese convenio estaba plenamente justificado por la condición de experto en cooperación internacional en materia de salud de De Juan y ha recalcado que contaba con todos los informes favorables preceptivos.

Cuando autorizó esa contratación indirecta la exconsellera no tenía conocimiento de que la entidad adjudicataria era el instituto presidido por Urdangarin, según ha manifestado durante la trigésima novena sesión del juicio.

Respecto a los 35.000 euros en que se tasó la colaboración de De Juan a través de Nóos, Geli ha señalado que "era un precio ajustado a lo habitual" y que una comisión de seguimiento supervisó el desarrollo del convenio sin apreciar ningún incumplimiento.

En el mismo sentido han declarado hoy ante el tribunal varios funcionarios y altos cargos del departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña citados como testigos en el juicio.

Han coincidido en que la fórmula del convenio de colaboración aplicada para incluir a Ignasi de Juan en la elaboración del plan de director de cooperación era la adecuada, que el empleado del Instituto Nóos era un especialista con acreditada experiencia en proyectos de salud en países en vías de desarrollo y que cumplió con el encargo recibido.

La defensa de Diego Torres, con la adhesión de la de Iñaki Urdangarin, ha puesto de relieve que el convenio de la Generalitat catalana con Nóos en el que se han centrado la mayoría de las preguntas de la Fiscalía no es objeto de acusación en esta causa.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments