Política

Suspendido por segunda vez el pleno de Leganés por una protesta sindical

Leganés, 23 may (EFE).- El pleno del Ayuntamiento de Leganés ha sido suspendido por segunda vez consecutiva por las protestas del Comité Unitario de Trabajadores tras la presentación de un pliego de mantenimiento de las instalaciones y dependencias municipales por la Junta de Gobierno municipal (PSOE e IU).

El pleno ordinario de mayo ya tuvo que suspenderse el pasado día 12 ante las reivindicaciones de los trabajadores municipales y hoy estaba prevista su reanudación para finalizar el orden del día.

Sin embargo, se ha repetido la protesta de varias decenas de delegados sindicales en la Casa Consistorial, que han manifestado su posición contraria al pliego, que consideran una privatización, por lo que el pleno solo ha podido concluir la primera de las interpelaciones anunciadas.

El secretario general de UGT en el Ayuntamiento, Francisco José Rebolledo, ha indicado a Efe que la situación es la misma que hace once días, puesto que el alcalde de la ciudad, Santiago Llorente, sigue sin reunirse con los representantes de los trabajadores y sin retirar el pliego de condiciones como estos reclaman.

El pliego se encuentra en la fase de presentación de propuestas, por lo que su retirada no tiene coste alguno para el Consistorio y "es muy difícil que cualquier empresa pueda pedir responsabilidad" por esta decisión, según Rebolledo, quien ha explicado que no quieren "ninguna cabeza", sino "servicios de calidad".

Por ello, las centrales sindicales han reclamado que, una vez que el pliego sea retirado, el Gobierno municipal se reúna con el Comité Unitario de Trabajadores para valorar una solución respecto de las necesidades que tiene el Ayuntamiento que, según su postura, debe pasar siempre por la "gestión pública y directa del servicio".

El portavoz de CCOO, Agustín Donallo, ha dicho a Efe que el Ejecutivo pretende abrir la puerta a una "gestión mixta" en la que las empresas privadas "complementen" a los trabajadores municipales, lo que ha criticado puesto que sería "más caro, porque la empresa necesita tener beneficios, y se daría un peor servicio".

Ante las protestas, el alcalde, Santiago Llorente, ha decretado un receso de 30 minutos, tras el cual ha propuesto al resto de grupos continuar el pleno a puerta cerrada, a lo que la oposición se ha negado, por lo que la sesión ha sido suspendida.

Donallo ha considerado "vergonzoso" y "fruto de la cerrazón" el hecho de que Llorente haya planteado continuar el pleno a puerta cerrada.

Los representantes de UGT y CCOO han anunciado que las protestas continuarán en la próxima convocatoria del pleno del Ayuntamiento, que deberán fijar los portavoces de los grupos municipales.

Fuentes del Gobierno municipal han asegurado a Efe que el pliego seguirá adelante, a pesar de las protestas, y que con el pliego no se pretende "quitar el trabajo" a los empleados municipales, sino "dar una respuesta más rápida y urgente" a determinados problemas, como las goteras en las instalaciones deportivas.

Rebolledo sostiene que con "una reorganización del servicio y contrataciones" se podrían solucionar esas necesidades y que sería necesario un análisis previo del problema para "diagnosticar la forma de arreglarlo antes de cualquier privatización" a lo que, ha recordado, "el PSOE se oponía en su programa electoral".

Santiago Llorente considera que las movilizaciones no tienen "que ver con privatizaciones sino que obedecen realmente a una reclamación de los sindicatos para que el Gobierno local pague a los funcionarios un complemento de productividad".

Según Llorente, "en los tiempos que corren es muy duro andar reclamando subidas salariales y por tanto se buscan otro tipo de excusas para mantener la presión al equipo de Gobierno".

Tras asegurar que esta de acuerdo en pagar esas cantidades, dice que deben darles "unos días y ellos insisten en que se pague en mayo".

Rebolledo ha calificado las declaraciones como "desafortunadas" y ha recordado que ese complemento es "parte del salario" de los trabajadores municipales, algunos de los cuales llevan "siete meses perdiéndolo", si bien se ha mostrado convencido de que la solución a esta cuestión "está cerca".

Ha rechazado que ambos conflictos estén relacionados y, por ello, ha instado al alcalde a retirar el pliego y negociar con los sindicatos nuevas contrataciones directas para que compruebe cómo las movilizaciones, que se complementan con reparto de información a trabajadores y vecinos, concluyen.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin