Política

La oposición desdeña el alcance de renovación de CDC con el Partit Demòcrata

Barcelona, 11 jul (EFE).- La oposición ha desdeñado hoy la renovación de CDC tras la creación del Partit Demòcrata Català (PDC) que aspira a presidir Artur Mas, al interpretar que es solo un "lavado de cara" o un "lifting", y han subrayado que su definición independentista lo puede convertir en "marca blanca" del ERC.

El día después del congreso fundacional del Partit Demòcrata Català, las corrientes internas preparan ya sus candidaturas para la dirección ejecutiva de 12 miembros antes de que expire, el miércoles, el plazo para las primarias del 23 de julio, a las que se presentan Artur Mas y Neus Munté para las posiciones superiores: una presidencia y vicepresidencia "representativas".

En este contexto, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha calificado de "lavadito de cara" la refundación de CDC, tras constatar que se trata del "mismo partido, con las mismas personas y los mismos casos de corrupción en los tribunales".

Por su parte, el líder del PPC, Xavier García Albiol, ha afirmado que para su partido es una oportunidad de ganar terreno electoral que la nueva CDC se haya convertido en la "marca blanca" de ERC, y ha recordado que "aunque la mona se vista de seda, mona se queda", tras aludir a los casos de presunta corrupción que acosan a CDC.

Asimismo, la coordinadora nacional de ICV, Marta Ribas, ha expresado sus dudas sobre la refundación de los convergentes: "Está aún por ver si ha sido una renovación o sólo un 'lifting'".

En cuanto a su definición independentista, la secretaria de Organización del PSC, Assumpta Escarp, ha augurado que "alejará" a muchos catalanistas que abogan por "el diálogo, negociación y pacto" y que "rechazan posiciones unilaterales".

El día después de que las bases convergentes alumbraran al Partit Demòcrata Català, el expresidente catalán Artur Mas, que ha pilotado el proceso y es candidato a primarias para presidir la nueva formación, ha admitido que él no es símbolo de renovación en esta operación, pero cree que debe estar en la cúspide para hacer la transición hacia nuevos liderazgos.

Por ello ha tildado de "salvajada" que juzguen de la misma manera a la candidata a la vicepresidencia de la formación, la consellera Neus Munté, ya que entiende que ella sí que es renovación.

De cara a las primarias, Munté, por su parte, ha pronosticado que hará buen "tándem presidencial" con Artur Mas y ha avanzado que si es elegida vicepresidenta prevé abandonar el acta de diputada.

Mas y Munté han admitido los errores en el sistema de votación de los nombres del inicio del congreso, pero han celebrado que finalmente los militantes pudieran debatir y escoger el nombre ganador, Partit Demòcrata Català (PDC), siglas que coinciden con la coalición Pacte Democràtic per Catalunya que encabezó Jordi Pujol para las generales de 1977.

Un nuevo nombre no exento de conflicto, pues la escisión independentista de Unió, Demòcrates de Catalunya, ha fijado hoy cuatro condiciones para evitar demandar al nuevo partido por la similitud entre los nombres de ambos partidos.

Pero una vez consagrado el nombre -que ya tiene su presencia oficial en las redes sociales-, las familias de CDC negocian listas antes de que expire el miércoles a las 20 horas el plazo para presentar las candidaturas para la dirección ejecutiva de doce miembros.

La plataforma del exconseller Germà Gordó, Nova Convergència, ya ha anunciado que se presentará a las primarias del 23 de julio con una lista propia o de consenso con otras corrientes de la antigua CDC.

También ha movido ficha el presidente del partido interno Reagrupament, Ignasi Planas, que se ha postulado para liderar una candidatura conjunta de grupos renovadores.

Por otro lado, el presidente de Junts pel Sí en el Parlament, Jordi Turull, manifestó hace meses a Mas su predisposición a ser secretario general y cuenta con el aval del aparato de la antigua CDC, pero no ha anunciado de momento oficialmente su candidatura.

Otras familias están dispuestas a presentar una lista alternativa si la oficialista la encabeza un perfil como Turull, que desde algunos sectores no se ve como renovador.

Así, diversos sectores se han movido para explorar las posibilidades de activar una candidatura transversal y rejuvenecida, para la que suenan nombres como la portavoz de CDC, Marta Pascal, así como David Bonvehí, 'barón' territorial de CDC en las comarca centrales de Cataluña, con la complicidad de liberales y jóvenes figuras del mundo local.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin