Política

En Marea irá a las elecciones gallegas como partido instrumental a la espera de Podemos

La asamblea fundacional ha aprobado hoy que En Marea se constituya como partido instrumental para las elecciones gallegas, a la espera de lo que este martes las bases de Podemos en Galicia decidan en una consulta cómo concurrir a las elecciones: en coalición con en Marea o en solitario.

Todos los puntos del orden del día han sido aprobados por una amplia mayoría del alrededor del millar de personas que han participado en la asamblea, aunque el manifiesto elaborado por los regidores de las Mareas, un documento que era preciso suscribir para participar en la reunión, contabilizó unas 2.500 adhesiones.

A partir de ahora, una coordinadora provisional integrada, entre otros, por Xosé Manuel Beiras, Victoria Estévez, Carmen González, Rafael Dopico, Eva Solla, María Bóveda o Manolo Barreiro, pilotará el proceso de primarias, que establece dos votaciones en paralelo.

Una para el candidato a la Presidencia y otra, para la elaboración de las listas en cada provincia.

Nada se ha concretado sobre el candidato o candidatos que concurrirán a las primarias, cuestión que se aclarará la próxima semana por una cuestión de plazos ante un eventual adelanto de las elecciones.

Pero quizá el asunto más recurrente a lo largo de la jornada ha sido el papel que desempeñará Podemos Galicia en este proceso de confluencia.

Su secretaria general, Carmen Santos, que ha acudido a título individual, ha expresado su preferencia por "tejer alianzas, como en Cataluña", pero ha insistido en que la asamblea ciudadana de Podemos tendrá la última palabra.

Preguntada por si habría tiempo a cerrar una coalición, dados los plazos que dejaría un hipotético adelanto de las elecciones en Galicia, ha valorado que En Marea y Podemos "no somos extraños sino compañeros fraternos" que llevan trabajando juntos "mucho tiempo".

"No es como empezar un camino", ha abundado, en tanto en cuanto "hay metodologías que compartimos y que facilitan cuál puede ser el camino de construcción de la candidatura".

Por si acaso, miembros destacados de Anova y Esquerda Unida como Xosé Manuel Beiras, Yolanda Díaz o Antón Sánchez, habían apelado previamente a la "unidad" y la "responsabilidad" de Podemos, para evitar que "se rompa el camino de la unidad popular".

Mientras, los alcaldes de A Coruña, Santiago y Ferrol han expresado su convencimiento de que Podemos "estará en el proceso", sin entrar a analizar cómo.

El regidor coruñés, Xulio Ferreiro, fue el más explícito: "confiamos en que Podemos va a estar. No nos planteamos otra hipótesis".

Entre otros motivos, porque "la mayoría" de inscritos en la formación morada, según Ferreiro, "están en esto no para defender una sigla o camiseta, sino para defender un cambio político y social en Galicia. Y ahí es fácil encontrarse".

Los tres alcaldes, a quienes en el cierre de la asamblea Beiras agradeció su impulso de algo que "hace quince días parecía imposible", se han mostrado satisfechos porque el proyecto ya esté "lanzado", y a partir de ahora, han dicho, darán un paso atrás.

En los discursos políticos, las alusiones a la continuidad del partido instrumental, más allá de las elecciones gallegas, han sido constantes, como también la posibilidad de disputarle la Xunta al actual presidente y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo.

Ferreiro ha llegado a afirmar que la jornada de hoy marcará "un punto de inflexión" en la política gallega, pues supondrá el inicio del "punto final de la carrera política" de Feijóo.

En Marea como partido instrumental ya tiene fijada su hoja de ruta, incluidos los pasos que se darían ante eventuales pactos de gobierno a los que pueda llegar, y que estarán condicionados por el respeto a su código ético, sus principios básicos y su programa.

En el caso de estar en condiciones de ostentar la presidencia de la Xunta, se podrán incorporar al gobierno personas propuestas por otras candidaturas, según se recoge en el texto ratificado hoy por la asamblea.

Para este fin, la Marea impulsará la elaboración de un código ético y de principios de gobierno y de métodos de democracia directa y participación pública en la política, que todas las fuerzas que integren el gobierno de la Xunta deben consensuar y aceptar.

En caso de no estar en posición de liderar en exclusiva un gobierno autonómico, la Marea procederá a decidir, en función de los resultados de las urnas y las condiciones políticas postelectorales, su participación en un gobierno alternativo.

En ese caso buscará la formación de un ejecutivo de progreso que garantice la plasmación de políticas en favor de las mayorías sociales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin