Política

El PP debe decir 'sí' a C's: hace falta comisiones de investigación para regenerar la política

  • Ninguna de las seis condiciones puede ser eludida por los populares
Mariano Rajoy. Imagen: EFE.

El Comité Ejecutivo del PP debe aceptar en su reunión de esta semana las seis condiciones de Ciudadanos. Ninguna de ellas puede ser eludida por los populares, ni siquiera la de investigar políticamente lo ocurrido en la sede de Génova cuando fue tesorero un señor al que se localizaron decenas de millones de euros en cuentas bancarias opacas fuera de España. La imagen de regeneración del partido que ha gobernado los últimos cinco años debe restablecerse con decisiones consensuadas junto al resto de partidos, empezando por los que están dispuestos a propiciar el inicio de la gobernabilidad del país.

Más aún: el partido del gobierno en funciones debería votar a favor de la tramitación de la propuesta socialista para esa misma comisión, pese a que tenga algo de absurdo su planteamiento por separado respecto a la lanzada por Rivera en su paquete de investidura. Aceptar que el Parlamento discuta, parlamente, interrogue y estudie (investigar de hecho es otra cosa muy distinta que pocas veces se da en este tipo de comisiones) es una obligación para la candidatura de Rajoy, que los españoles verían con aprobación.

En lo que luego deriven la reuniones de la comisión investigadora es algo que debería servir para un gran acuerdo que renueve y ordene su funcionamiento. No tiene sentido el actual formato en el que los comparecientes escuchan uno a uno a los grupos parlamentarios y luego contestan en bloque sin opción a réplica inmediata. Más allá de dejar grandes frases altisonantes vacías de contenido, esas comparecencias han servido para aclarar poco sobre los casos investigados hasta ahora.

Éste es el punto espinoso de las seis exigencias de Ciudadanos al PP, que podría también plantear una extensión de las investigaciones a otros casos que le son ajenos.

La columna vertebral del pacto propuesto por Rivera es plenamente asumible, plenamente constitucional, plenamente sensata y mínimamente exigible por los españoles. Tanto, que comporta en alguno de sus puntos (aforamientos, ley electoral) el imprescindible concurso del PSOE, sin cuyos votos sería imposible acometer reformas orgánicas. La situación del partido de Sánchez le obliga por ahora a no sumarse a esas propuestas de obligado cumplimiento pese a que las asumiría todas como propias, pero puede que dentro de unos días o semanas esa situación permita su apoyo directo o indirecto.

Mientras las espadas políticas se mantienen en alto a la espera del Comité Ejecutivo Nacional del PP, las conversaciones sobre los asuntos más urgentes no se han interrumpido durante los escasos días de vacaciones. Los límites de gasto que marcarán el Presupuesto para 2017 necesitan un acuerdo urgente, en cuestión esta vez sí de días. Pueden ser las primeras cuentas públicas fruto de un consenso político amplio entre varias formaciones parlamentarias. Deben serlo. Con urgencia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin