Política

El acceso humanitario a las zonas asediadas en Siria fue reducido entre mayo y julio

Beirut, 13 sep (EFE).- Un acceso humanitario reducido y altos niveles de violencia caracterizaron entre mayo y julio a las zonas asediadas en Siria, a diferencia de los primeros meses del año, según el último informe publicado hoy por el proyecto Siege Watch (vigilante del asedio).

El documento explica que esta situación fue debida al colapso de las negociaciones de paz en Ginebra y al fracaso del cese de las hostilidades iniciado en febrero pasado.

Durante ese periodo, seis comunidades sitiadas fueron capturadas en ofensivas militares y sus habitantes se vieron obligados a desplazarse a otras áreas asediadas, afirmó Siege Watch, que es un proyecto de la ONG holandesa PAX y el centro de ideas The Syria Institute, con sede en EEUU.

Por este motivo, el número de zonas cercadas disminuyó respecto a meses anteriores, lo que no fue acompañado del correspondiente descenso de la población que vive bajo asedios, destacó.

De acuerdo a los datos de Siege Watch, 1.005.275 personas viven atrapadas en alguno de los 40 lugares cercados en Siria, la mayoría por las fuerzas gubernamentales y sus aliados.

Otros 1,4 millones de personas sufren el peligro de ser asediadas completamente.

Entre mayo y julio, las condiciones de vida se deterioraron en las zonas sitiadas, lo que acarreó una mayor inseguridad alimentaria por la destrucción de terrenos cultivables.

Además, el informe subraya que la situación médica es "alarmante", ya que los hospitales continuaron siendo blanco de ataques y la asistencia sanitaria fue excluida en la mayoría de los convoyes de ayuda.

Siege Watch tan solo ha detectado una ligera mejora en los sitios de Deir al Zur (noroeste), bajo dominio del Gobierno y rodeado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), y en Muadamiya y la periferia sur de Damasco, en manos de grupos rebeldes y cercados por el Ejército gubernamental.

Mientras, en el barrio de Al Waer, en la población de Homs (centro) y asediado por las autoridades sirias, se requiere la entrada de ayuda inmediata y sin trabas para evitar una catástrofe humanitaria, según el informe.

Las cifras que ofrece Siege Watch sobre los sitios en Siria son superiores a las de la ONU, que calcula que casi 600.000 personas residen en lugares cercados en el país, en guerra desde marzo de 2011.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin