Política

El analista electoral Jaime Miquel: "Si Rajoy nos hace ir a elecciones, se lleva por delante al Rey"

  • "Si vamos a elecciones, te vas a llevar una sorpresa, Rajoy"
  • "El bipartidismo pierde un 10%, pero el que más es el PSOE"
  • "Unidos Podemos va de cabeza al lugar donde murió IU"
Rajoy, saludando al Rey en una de sus visitas a Zarzuela. Imágenes: Reuters

Aunque le venía de alcurnia el análisis electoral -su padre le enseñó a España lo que era una encuesta-, Jaime Miquel (Madrid, 1959) hizo sobrados méritos para ser un reputado geógrafo, pero el Estado le falló. "En el año 81 opté a un Beca Fulbright para irme a EEUU, tenía un expediente excepcional, tuve un trabajo de preselección clasificado entre los más altos y me dejaron fuera. En aquel momento me sentí solo, defraudado. Me sentí no asistido por mi Estado", cuenta 35 años después, cuando ya le ha dado el impulso definitivo a la geografía electoral -"el 80% de lo que necesita saber un partido político"-, tiene su propio consultora -JM&A- y puede presumir de haber profetizado -"el bipartidismo no va a volver, hay cuatro espacios electorales"- lo que pasó el 20D en su libro de 2014 La perestroika de Felipe VI.

Habiendo ya puesto en la mesa las presentaciones, el número de electores, la estadística censal y los valores centrales, toca adentrarse en lo mollar, que es el hoy. Escrutando la prensa reciente, con la tinta aún sin secar, Miquel no se anda con rodeos.

Sabe que una vez encaminado el PSOE a una abstención técnica o como se le quiera denominar, que esa parece la dirección aunque aún a expensas de un Comité Federal en próximas semanas, toda la responsabilidad de ir a terceras elecciones recae en un Rajoy que puede situarse ahora mismo en un plano más o menos intransigente. Si acaso decidiera lo segundo, cosa que chocaría con su promesa la semana pasada de no poner condiciones a los socialistas y con las palabras de algunos de sus dirigentes -véase Rafael Hernando-, Miquel le avisa: podría hacer tambalear la monarquía.

El papel del Rey

Sí, han leído bien, la monarquía. Así, tan repentinamente, suelta Miquel la gran bomba de la entrevista. Un razonamiento en el que sólo puede caer el primero alguien que conoce esta ciencia social al milímetro. Por ello, no duda en apelar al periodista a que lo publique sin dudar: "Si Rajoy, pudiendo ser investido, nos lleva a todos a elecciones, el Rey Felipe VI pierde popularidad a capazos, ya que el elector empezará a preguntarse que para qué está". "Están jugando con fuego", avisa Miquel, que no duda en achacar al PP, luego lo hará con el PSOE, el papel de "momia del postfranquismo". "Ahora dice el PP que vamos a elecciones porque así me cargo al PSOE y habrá 'sorpasso', sí, pero además te llevas al Rey por delante. Te lo llevas por delante porque no habrá liderado nada, porque hacéis lo que os da la gana, porque vais a la vuestra y de España no se ocupa nadie".

"Si nos hacen votar otra vez la gente pensará que el Rey no pinta nada aquí. Es delicadísimo ese asunto", insiste el entrevistado antes de profundizar en su certera diagnosis: "La monarquía tiene una aprobación del 40%, que es baja, y el Rey del 73%. Ese capital que tienes se pierde al caer la valoración, al caer la popularidad. Y si cae al 60% empieza a ser un problema, pero si cae al 40-50% ya te has metido en el fango, porque se abre el debate sobre la forma de Estado. Los políticos habrían metido en crisis el vértice del orden institucional, que es el único que tiene prestigio entre las instituciones ahora mismo".

Hecha la advertencia, y para dirimir con claridad lo que está pasando en el actual escenario, en el que en menos de un mes la legislatura echará a andar o serán inevitables esas terceras elecciones tan hipotéticamente arriesgadas, Miquel empieza por hacer una fotografía fija del momento electoral -el PP con los mismos escaños, Unidos Podemos y PSOE "empataditos a setenta y largos", Ciudadanos en su sitio y dos millones y medio más de abstencionistas- y echa mano, como bien ha predicado antes, del 26J, para explicarlo: "El resultado del PP en junio es reforzado y máximo, Rajoy no lo puede repetir. El sistema nos está vendiendo que si volvemos a votar el PP arrasa. No es cierto".

El flanco derecho

Este último aserto lo justifica Miquel desenvainando la calculadora pero sin perder de vista factores como el archiconocido relato, la protofamosa narrativa, que tan mal le salió a Unidos Podemos con aquello del empate técnico, y el Brexit: "Pasa el 20D y Rivera va al lugar equivocado con su pacto con el PSOE. Llegamos al 26J y el electorado que había reunido Ciudadanos de base PP no se fía de Rivera y regresa al PP. Ahí tienes 400.000 electores. Por otro lado, esos abstencionistas que consideraron la posibilidad de votar por Ciudadanos en diciembre y no lo hicieron, el 26J deciden votar al PP, siendo éstos 600.000. Es un refuerzo de un millón de electores".

¿Por qué ese refuerzo es máximo y Rajoy no está en condiciones de repetirlo? Miquel extrae la carta que falta sobre el tapete para cerrar la partida: "Desde junio, si vamos de adelante hacia atrás, podemos ir con la propuesta para un cargo de representación pública del ministro Soria, eso no le gusta a este votante, para eso no ha regresado para reforzar a Rajoy. Podemos ir al ministro del Interior espiando a los nacionalistas; eso a estos votantes tampoco les gusta. Es de derechas, liberal-conservador del siglo XXI, pero no es ni un golfo ni un dictador. Es un demócrata al que Rajoy ha defraudado". Igualmente, Miquel apunta al acuerdo del PP con Ciudadanos de este verano: "Porque en la rueda de prensa del 17 de agosto Rajoy dice no haber comprometido nada cuando tiene al país una semana esperando a ver qué dice sobre las seis condiciones de Rivera. Ahí le dice a este votante 'mirad lo que hago con vosotros, a nosotros no nos condiciona nadie' cuándo éste hizo un último esfuerzo en votar a Rajoy en junio. Esas seis condiciones de Rivera han partido al PP".

"La ciudadanía ha cambiado y ahora escandalizan. Hay infinidad de razones para decir esos refuerzos ya no los tienes Mariano Rajoy. Y no te digo si vamos a elecciones por tu santa voluntad", suelta a bocajarro Miquel, que acusa al presidente en funciones de estar en la "inopia" y le dice lo que se viene conociendo como 'lo que hay' empuñando su revólver demoscópico, siempre cargado de números y de certezas: "Tienen lo que tienen. El 60% de su público con más de 65 años de edad que no les van a fallar. Son seis millones y medio de votos a piñón fijo. Vale. De ahí hasta los siete millones tú verás lo que haces, Mariano. Tú verás. O te pones a hacer algo ya porque la situación es irritante o vamos a elecciones, pero te vas a llevar una sorpresa".

Sin dejar el tono pausa, didáctico, Miquel suelta más verdades del barquero y desmiente taxativamente que Ciudadanos esté en caída o fuese a llegar tan maltrecho como se cree a unas terceras elecciones: "Esa pérdida de fuerza que se le atribuye a Ciudadanos es otro invento del sistema. A Rivera no se lo ha llevado el viento. Todo eso es el montaje de que si se vuelve a votar el PP arrasa. Ahí están mis números. Cuidado Mariano que como nos lleves a elecciones no llegas a siete millones y ahí seguirá Ciudadanos con 2,8 millones. El cargarse ahora a Rivera forma parte del intento de revivir el bipartidismo".

Una reflexión que va acompañada de un consejo a Rivera, y es que tiene que ser "un Sarkozy" aunque no quiera serlo, porque "manejar el concepto Trudeau en España es muy complicado" y porque "el PP tiene un parte del voto de centro que Ciudadanos nunca va a conseguir llevarse". De momento, asiente Miquel, Rivera tendrá que cargar con la asimetría geográfica en el voto que le produce, al igual que ocurrió con UPyD, sus tesis contrarias a la "realidad plurinacional".

El flanco izquierdo

Troquelado ya lo que ocurre en la mitad centro-derecha del Congreso, Miquel salta a la parte zurda de la bancada. Dejando al PSOE, protagonista del incipiente otoño, para el final, el entrevistado le lanza a Unidos Podemos sus datos a la cara. Si en el primer tramo de la conversación les acusaba de haber tratado a sus electores de "ignorantes" el 26J por esgrimir la fallida táctica del empate técnico con el PSOE, ahora les tira así de la coleta: "Unidos Podemos va de cabeza al lugar donde murió IU. ¿Son el asalto civil al poder parlamentario? No. Se están repartiendo todo con el PP y el PSOE en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos. Así que a sufrir. Sois IU, los amigos del PSOE, declaráis que Zapatero ha sido el mejor presidente cuando en su época había España del pelotazo. Decís que lo de Cataluña es negociable... pues os cargáis así los resultados de En Comú Podem o de En Marea".

"¿Qué estáis haciendo? ¿Implorar el liderazgo del PSOE? Para eso, no. Syriza no pactó con el PASOK, Cinco Estrellas no está en sintonía con Renzi. El PSOE es el postfranquismo, una de las dos familias que nos ha traído hasta aquí. ¿De qué vais? Vosotros reemplazasteis y podéis ser reemplazados si no cumplís el mandato", soslaya Miquel en su diálogo retórico con la fuerza morada, previniéndoles, además, de que por ese camino volverán a un ciclo de desmovilización electoral que les hizo perder un millón de votos y se dejarían otro medio millón en la abstención: "Así que? nada? otra vez para fuera del sistema". Sin embargo, acabada la reprimenda, les da una pista clave: "Uno de los datos que demuestra que el bipartidismo no es reversible es que si te vas a las tablas del CIS ves que la gente hasta los 55 años no vota bipartidismo y cómo hasta los 45 años de edad Podemos es hegemónico".

Aún con fuerzas, el analista electoral se remanga para hablar del PSOE: "El bipartidismo pierde un 10%, pero el que más pierde es el PSOE, ya que están todos los que van a dejar de votarle por haberse cargado a Sánchez". Una afirmación que redobla con un argumento cuanto menos contundente y que puede sorprender tras lo publicado en las últimas semanas: "Sánchez era la única certidumbre que tenía el PSOE, que con Sánchez y el 'no es no' reunían cinco millones, y cinco millones de votos ahora mismo en España son muchísimos votos y la posibilidad incluso de poder gobernar. Pero es que el sistema no está ahí, está en el bipartidismo. Y si volvemos a votar en diciembre, el bipartidismo palma".

Pese a todo, una vez consumada la ruptura interna, para Miquel el PSOE sólo tiene una opción que le hace llegar desde aquí al presidente de la gestora, Javier Fernández: "Se quiere dar la sensación de que votando de nuevo PP y Ciudadanos sumarían la absoluta para sacar los higadillos al PSOE, para que se lo aprueben todo a Rajoy. Van de farol. Yo les diría que se mantuvieran, que le dijeran al PP 'que se atrevan' a forzar la situación. Tienen que votar abstención pelada y a correr. Que Rajoy les diga 'quiero tus apoyos para aprobar esto y lo otro' le quita votos".

El futuro de los liderazgos

Como última disquisición, Miquel abre el melón de los liderazgos dentro de los partidos al asegurar que ese refuerzo del PP en junio del que hablaba sólo lo podría alcanzar ahora mismo Soraya Sáenz de Santamaría, en ningún caso Rajoy: "¿El problema de Rajoy? En cuanto empiece a gobernar pierde posición electoral. Lo que tiene por delante es desgaste y una crisis de campeonato en el PP. Si Feijóo hubiese perdido en Galicia, esa crisis habría hecho posible reemplazar a Rajoy, porque se tendría la certeza de que no iba a repetir los resultados de junio, por un revulsivo que es Soraya. ¿Por qué? Porque asegura la continuidad de la gestión, porque no es clasificable dentro del PP, porque tiene aprecio entre su base electoral y porque la gente la visualiza como presidenta y eso impone un marco".

En el caso del PSOE, por contra, "cualquier candidato que pongan va a ser rechazado por infinidad de votantes que creen que ése tenía que haber sido Sánchez y que se van a quedar en casa. No se van a ir corriendo a Unidos Podemos", dice el experto, quien, a su vez, inquirido por la pugna de posiciones dentro de la formación morada entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón considera más rentable electoralmente para el partido el "enfoque" del líder que el de su 'número dos': "Los problemas de Unidos Podemos empiezan cuando se acerca al PSOE. Lo que ha hecho con García-Page es lo que tienen que hacer. Romper todos los pactos y tirarse al monte. Tratar de atraer a los votantes del PSOE es una quimera. Eso está en el hueso. Lo que queda ahí es PSOE-PSOE-PSOE. Ésos no se van a ir a Unidos Podemos aunque se hayan cargado a Sánchez o lidere Errejón. La transferencia de votos del PSOE a Unidos Podemos después de esto que ha pasado con Sánchez es sólo de 300.000, cuando la abstención de los socialistas descontentos puede llegar a los 900.000".

Por eso, con vehemencia, Miquel niega que una 'Operación Errejón' le vaya a rentar a Podemos, ya que considera que su público son Los Gamonales -en referencia al barrio burgalés del Gamonal que se levantó contra su Ayuntamiento-, espacios electorales para quienes "Sánchez es detestable, es el guapo que han puesto los de Zapatero, los de los ERE, las cuchilladas del Comité Federal, Susana Díaz o García-Page" y que dicen "yo a esos no me acerco, no era esto, era echarlos a todos, estar enfrente del PSOE y si no es eso me voy a la abstención".

Completada la radiografía electoral española a escala nacional, Miquel deja su vaticinio: no habrá terceras elecciones, lo cual no quiere decir que el análisis electoral se tome vacaciones. De momento, todo seguirá estando en los números, pero cuidado con lo que hay detrás de ellos.

comentarios34WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 32

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

rajoy gonzález con dolor de cospedal.
A Favor
En Contra

Si el viejo de la cal y la dueña del ratón no fueran tan traidores, cagones, corruptos y sinvergüenzas, el jefe de la banda de los Marranos estaría cagándose los pantalones.

Pero la mierda política está bien repartida en dos partidos que dan asco

Puntuación -2
#25
Hip
A Favor
En Contra

Hay que llevarse a todo este sistema que engendra tantos políticos y similares y tirarlos a la basura.

No podemos seguir soportando tanta vergüenza ajena.

Que el PP sea sinónimo de esperanza es algo antinatura cuando está envuelto en escándalo tras escándalo .

Un sistema que se tire años en condenar e incapaz de dar justicia al pueblo cumplidor y que tampoco sea capaz de separar de los cargos públicos a los corruptos es un sistema enfermo y vacío Me temo mantenemos con dinero público una gran cantidad de gente que no pega un palo al agua en años .

Puntuación 6
#26
tururu
A Favor
En Contra

sr. Jaime miquel,no comparto su opinión, lo que yo veo es nque las COROPPTELAS se-premian- ca<da una de ellas asi, que si nomeconfundo en las prox. tendrían MAYORIA ABOSULUTISIMA......no olvide THIS IS SPANISHTAN....

Puntuación 0
#27
Zipi
A Favor
En Contra

Lo que hace falta es que devuelvan todo lo que llevan robando los Borbones desde los 70 . Una cosa es amasar una cierta cantidad de dinero para el futuro y otra lo de los Borbones en España. La gente ya sabe lo de los miles de millones , las piedras preciosas , propiedades y cuadros que han ido acumulando pero parece que no reaccionamos y los mandamos a freír esparragos y que vivan a costa de otros.

Puntuación 4
#28
Usuario validado en elEconomista.es
CANARICAT
A Favor
En Contra

Soraya es la preferida por los que mandan desde fuera de nuestra nacion y por los basallos del ibex que estan al servicio de estos y sus intereses nosotros le inportamos menos que un Sirio

Puntuación 1
#29
paquito
A Favor
En Contra

A más globalización , más gente , a más gente más trabajadores , a más trabajadores para un mismo empleo peores sueldos , a peores sueldos más gente pobre , amás gente pobre más gente con coletas , a más gente con coletas más posibilidades de votar a la izquierda , a más posibilidades de votar a la izquierda más posibilidades de votar república . Y chimpum mi abuelo .

Puntuación 3
#30
ggg
A Favor
En Contra

El Cambio político esta en marcha...a pesar de todos los mercenarios de la Casta que intentan llevarnos a la época feudal.

Puntuación 0
#31
Usuario validado en Facebook
Jose Garcia
A Favor
En Contra

Lo que dice este señor no tiene ningún sentido. Ahora mas que nunca se esta viendo los que significaría tener un Presidente de República. Mas problemas, mas descontento, mas procesos electorales (y campañas) y "muuuuucho" mas dinero que gastar (¡¿¡¿Cada 4 años?!?!). ¡¡Bendita monarquía!! (con alguien competente al frente).

Puntuación 0
#32