Política

Iceta y Parlon: una larga madrugada de negociación desde el bloqueo al pacto

Barcelona, 6 nov (EFE).- Como si formara parte de una inevitable genética de sus congresos, el PSC vivió anoche otra larga madrugada de negociaciones para diseñar una nueva ejecutiva que tuviera el consenso entre el líder socialista, Miquel Iceta, y la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, vértices de las dos almas generacionales del partido.

La falta de acuerdo sobre algunos puestos clave como la Secretaría de Organización, así como sobre el equilibrio de pesos entre ambos sectores, derivaron en un bloqueo que llevó a que, pasadas las 1:30 horas de la madrugada, Parlon y sus afines abandonaran las negociaciones en el Palacio de Congresos de Barcelona.

Un encaje de bolillos que no fue nada fácil y se alargó hasta altas horas de la madrugada, como demuestra que Iceta dejó el recinto a las 05.12 horas, a solo cuatro horas de iniciarse esta mañana la clausura del congreso, cuando debía votarse la ejecutiva.

A pesar de que su intención era hacer públicos los nombres de la cúpula a última hora del sábado, el transcurso del día de ayer evidenció que la realidad iba a ser muy distinta de los deseos.

Si ya el viernes Parlon había rechazado una primera propuesta por verla de continuidad y sin consenso, sobre todo en la Secretaría de Organización, esos escollos acabaron enrocándose durante todo el sábado, hasta que, a partir de la tarde, Iceta se encerró en una sala privada e inició el tradicional carrusel de reuniones.

"Bloqueo" era el lamento constante de los miembros del partido, que aún así confiaban en que si se desencallaba la negociación en algún cargo clave como organización, el resto fluiría a posteriori.

El atasco sobre esa Secretaría se trenzaba alrededor de tres nombres barajados: el primer secretario del PSC del Vallès Occidental Sur, José Luis Jimeno; el coordinador del grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona y primer secretario del Vallès Oriental, Salvador Illa; o, ante la falta de acuerdo, la continuidad de la hasta ahora responsable, Assumpta Escarp.

Jimeno, opción planteada por Iceta, recibía el rechazo frontal del equipo de Parlon, que entre sus apoyos cuenta con la federación del Vallès Oest, con epicentro en Terrassa y con una pugna que se arraiga desde años atrás con la federación del Vallès Occidental Sur (Sabadell) que lidera Jimeno, exalcalde de Badia del Vallès.

Por otro lado, si bien Illa era el nombre preferido por Parlon y tenía visto bueno de Iceta, era el líder barcelonés Jaume Collboni quien frenaba la operación, al ser reticente a perder a un hombre clave en su equipo en el Ayuntamiento, aunque con el paso de las horas empezó a asumir lo inevitable por el bien del partido.

Y el nombre de Escarp, planteado como "plan B", generaba anticuerpos en el entorno de Parlon, contrarios a su continuidad.

Al mismo tiempo, la hasta ahora responsable de Organización y mano derecha de Iceta tenía pensado dejar ese cargo desde hace un año y no estaba dispuesta a aparecer como un "mal menor" ante la falta de acuerdo.

Al bloqueo en ese puesto se añadía la falta de acuerdo sobre los contrapesos internos, el número de miembros que debía tener cada sector o el reparto de algunas secretarías en áreas del organigrama.

Pero en este congreso, recordaba hoy un dirigente socialista, al habitual juego de equilibrios entre territorios -un clásico del PSC- se ha sumado también el de tener que encajar las demandas del sector de Parlon, que pedía mayor representación e influencia que la planteada inicialmente para esa generación de nuevos dirigentes.

Poco después de que desde las salas de negociación se encargaran varias pizzas que llevaron motoristas al recinto, fue a la 1:30 de la madrugada cuando, con ambas partes cerradas en banda, casi se produjo una ruptura de negociaciones.

Iceta rechazó una nueva propuesta planteada por Parlon y decidió parar las conversaciones, ante lo que la alcaldesa optó por marcharse del recinto junto a los suyos. Fuentes de ambas partes admiten que fue necesario ese "reset" para desatascar la situación.

Las negociaciones, pese a todo, seguían abiertas, y ambas partes se emplazaron a contactar vía telefónica durante la madrugada si Iceta decidía hacer llegar otro diseño nuevo de ejecutiva.

Iceta ideó entonces una nueva propuesta que aunaba algunas peticiones del sector de Parlon y trasladó telefónicamente a la alcaldesa su planteamiento hacia las 4 de la madrugada, hasta que fue aceptado por Parlon tras algunos retoques.

A las 4:58 horas, el equipo de prensa del PSC difundía vía whatsapp a los medios los principales nombres de la ejecutiva. Y 15 minutos después, Iceta dejaba el lugar para dormir unas pocas horas.

Así se gestaba finalmente el diseño definitivo aprobado hoy, con una ejecutiva con 49 miembros -más de los deseados por Iceta- y cuatro grandes áreas, lideradas por Parlon (política municipal), Salvador Illa (organización), Eva Granados (política institucional, económica y social) y Lluïsa Moret (igualdad), cercana a Parlon.

La alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín (adjunta a la primera secretaría), la diputada en el Congreso Meritxell Batet (impulso federal) y el eurodiputado Javi López (impulso europeo) aseguraban también la renovación, mientras que Àngel Ros sigue como presidente del PSC, pese a que algunos sectores intentaron relevarle.

Y en Organización, Parlon logró situar a Juli Fernández -de su confianza- como adjunto a Illa, en lugar de que fuera Jimeno; pero éste, en una división de tareas, será responsable de coordinación e implantación territorial del área de Organización.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin