Política

El PSOE estudia retirar la Presidencia de la Comisión de Justicia a Margarita Robles

  • Y dejar sin cargos en comisión a los 12 diputados díscolos restantes
La juez en excedencia Margarita Robles siempre se ha alienado con Pedro Sánchez. Imagen: Elisa Senra

El Grupo Socialista del Congreso de los Diputados podría quitar a 13 de los 15 parlamentarios que rompieron la disciplina de voto las Presidencias, Vicepresidencias, Secretarías o Portavocías que ocupan en una comisión cambiándolos a otra con una simple comunicación a la Cámara.

Según fuentes parlamentarias, todo grupo parlamentario puede cambiar los diputados que tenga asignados a una determinada comisión, independientemente de que la legislatura haya comenzado. Lo haría con una simple comunicación a la Dirección de Comisiones del Congreso, que ni siquiera tendría que tramitar la Mesa.

Lo único que no pueden hacer los grupos es retirar a diputados de la Mesa del Congreso, que han sido elegidos por el Pleno, pero ninguno de los dos miembros socialistas de la misma , Micaela Navarro y Juan Luis Gordo, rompieron la disciplina de voto en la investidura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Los diputados que ocupan cargos en la mesa de una comisión o como portavoces de la misma dejarían de ostentarlos si fueran destinados a otra. Los 350 parlamentarios de la Cámara Baja están en alguna comisión, pero no todos ocupan un cargo en ella.

Por tanto, si el PSOE quisiera, por ejemplo, retirar la Presidencia de la Comisión de Justicia a Margarita Robles, que votó en contra de la investidura quebrantando el mandato del Comité Federal que aprobó abstenerse, le bastaría con destinarla a otra comisión.

En ese caso, señalaron las fuentes consultadas, lo más probable es que los grupos mantuvieran el acuerdo marco por el que se repartieron al comienzo de la legislatura las Presidencias de las distintas comisiones, y por tanto otro diputado o diputada socialista ocupara la de la Comisión de Justicia, pero ya no sería Robles, que pasaría a ser simple vocal en la nueva comisión a la que fuera destinada.

13 de 15

De los 15 diputados que rompieron la disciplina de voto, 13 de ellos son presidentes, vicepresidentes, secretarios o portavoces en alguna comisión, todos ellos cargos remunerados, aunque no se pueden acumular los complementos por cargos en varias comisiones.

Además de Robles, única presidenta que rompió la disciplina de voto, ocupan cargos Zaida Cantera (secretaria segunda de la Comisión de Interior, portavoz adjunta de la de Defensa y vicepresidenta primera de la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible), Manuel Cruz (portavoz de la de Educación y Deporte), Odón Elorza (vicepresidente segundo de la de Cultura y portavoz adjunto de la de Hacienda y Administraciones Públicas), Rocío de Frutos (portavoz adjunta de la de Empleo y Seguridad Social y de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad) y Lidia Guinart (secretaria primera de la Comisión para el Estudio del Cambio Climático).

También Sofía Hernanz (vicepresidenta segunda de la Comisión de Industria, Energía y Turismo), Marc Lamuà (vicepresidente primero de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y portavoz adjunto de la Comisión para el Estudio del Cambio Climático) y Mari Luz Martínez Seijo (vicepresidenta primera de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad y portavoz adjunta de la de Educación y Deporte).

Finalmente, ocupan cargos en comisiones Mercé Perea (portavoz de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo y portavoz adjunta de la de Presupuestos), Pere Joan Pons (portavoz adjunto de la Comisión de Cultura), Joan Ruiz i Carbonell (portavoz de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad) y Susana Sumelzo (portavoz de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo).

Además, el grupo socialista podría retirar sus cargos en la Junta de Portavoces a otras dos diputadas que rompieron la disciplina de voto en la investidura de Rajoy: la portavoz adjunta Meritxell Batet y la portavoz sustituta Sofía Hernanz. Otro portavoz adjunto, José Luis Ábalos, es también significado 'sanchista', y el PSOE de Valencia, del que es secretario general, acaba de exigir la convocatoria urgente del Congreso Federal para elegir nueva dirección del partido, contra el criterio de la Comisión Gestora, aunque acató la abstención en la investidura.

Por tanto, el único diputado que saldría indemne de estas hipotéticas represalias por quebrantar la disciplina de voto sería el catalán José Zaragoza, que no forma parte de la dirección del grupo ni ostenta cargos ni portavocías en ninguna comisión.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

jose
A Favor
En Contra

Le ha tocado la shoshona!

Puntuación -1
#1