Política

Último adiós a Rita Barberá, la 'eterna' alcaldesa de Valencia

  • Conmoción en la capital valenciana al conocer su fallecimiento
Fotografías, velas y flores en recuerdo de Rita Barberá. Imagen: EFE

Valencia despertó ayer conmocionada por el repentino fallecimiento de la que, durante 24 años, fue su alcaldesa, Rita Barberá. Su fuerte carácter le granjeó tantos amigos como enemigos, en el terreno político y en el personal, pero todos coincidían ayer en que Valencia no sería lo que es hoy sin su dedicación total durante sus 40 años de trayectoria política, en los que fue una de las figuras clave del PP a nivel local, autonómico y nacional. EN DIRECTO | Reacciones a la muerte de Rita Barberá.

Los que fueron sus adversarios en vida se sumaron en bloque a las condolencias a su familia y allegados. El Ayuntamiento de Valencia decretó tres días de luto y el alcalde, Joan Ribó, ofreció una sala del consistorio para instalar la capilla ardiente de la exregidora, que, finalmente, por deseo de la familia, no será pública.

Nacida en Valencia el 16 de julio de 1948, en el seno de una familia acomodada, Rita Barberá estudio periodismo, formación de la que siempre hacía gala en su trato con los profesionales de los medios de comunicación, con los que su relación siempre fue fluida, a excepción de los últimos meses. En sus primeros años, compaginó esta labor con la política. En 1978, cuando era responsable de comunicación de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), fue nombrada jefa de prensa del Gobierno Civil.

Fundadora de Alianza Popular, en 1976, en 1982 llegó a disputar la presidencia de la Generalitat a Joan Lerma, que la derrotó en las urnas. En 1983, asumió el acta como diputada en las Cortes Valencianas.

Alcanzó la Alcaldía de Valencia en 1991, gracias a un pacto con Unión Valenciana -ya desaparecido-, que rompió con el hasta entonces mayoritario papel de los partidos de izquierda. Barberá revalidó su cargo en 1995, ya con una mayoría absoluta que mantuvo hasta 2011.

20 años de mayorías absolutas

Veinte años en los que contó con la máxima confianza de los altos cargos del PP, figurando, en cada legislatura, entre los ?ministrables?. Pero nunca quiso abandonar sus responsabilidades en Valencia.

En mayo de 2015, el impacto de la 'Operación Taula' y una nueva coalición, en este caso de izquierdas, le llevó a perder la alcaldía. Su único consuelo fue ser, de nuevo, la candidata más votada, si bien sólo consiguió 10 concejales, frente a los 20 de 2011.

Barberá fue nombrada senadora territorial por el PP, partido que dejó en septiembre de este año, después de que el Supremo decidiera investigarla por presunto blanqueo.

Su muerte conllevará el archivo de esta causa, al darse por "extinguida su responsabilidad penal", según lo establecido en el Código Penal. Las otras causas en su contra por presuntos gastos irregulares en el consistorio -'Ritaleaks'- y por incumplimiento de Ley de Memoria Histórica fueron archivadas en julio. Aunque su nombre sonó en los casos Gürtel y Nóos, nunca estuvo oficialmente investigada.

El diputado del PP valenciano Antonio Clemente cubrirá el escaño dejado por Rita Barberá como senador territorial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin